ANCAP ve poco margen para continuar bajando deuda en 2017

Así como ayudó en 2016, la cotización del crudo y el dólar pueden jugar en contra este año

Con un ajuste de las tarifas de 8% que rige desde enero –que incluye una suba del Imesi sobre los combustibles–, ANCAP considera que los números están "bastante justos" como para pensar en una nueva baja del pasivo este año, dijo una fuente del ente a El Observador.

En 2016, gracias a un petróleo barato y un dólar que evolucionaron por debajo de su paramétrica de costos –que no se trasladó en las tarifas al público–, el ente pudo abatir su abultado pasivo en US$ 130 millones para dejarlo en US$ 500 millones, sin contemplar la deuda de US$ 180 millones que tiene su subsidiaria Alcoholes del Uruguay (ALUR). La evolución que puedan tomar las dos variables claves para el ente –la cotización del petróleo y la evolución del dólar– pautarán la revisión o no de los precios actuales de los combustibles sobre mediados de año.

La presidenta de ANCAP, Marta Jara, declaró esta semana a la prensa, antes de partir en una misión oficial a La Antártida, que la empresa monitorea constantemente la evolución de los principales variables que integran la paramétrica que define el valor de los combustibles: la evolución del crudo y el tipo de cambio.

Cuando ANCAP anunció la suba de tarifas en enero junto con el ministro de Economía, Danilo Astori, Jara dijo que para el ajuste se contempló una proyección de alza de ambas variables del 10% en promedio para 2017. De todas formas, en un mundo de volatilidad e incertidumbre por el rumbo político y económico que tomará la principal economía del mundo (EEUU) bajo la batuta del controvertido Donald Trump, es un foco de atención permanente.

"Nos pararemos a mitad de año y miraremos nuevamente los números, como cualquier empresa. Lo estamos haciendo constantemente, proyectando nuestro flujo de fondo y nuestros resultados. Hay que tomar premisas prudentes", explicó Jara sobre la actitud que tomará la empresa respecto a su política tarifaria.

La mediana de los privados que respondieron la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador espera una suba gradual del tipo de cambio en el año para culminar diciembre en
$ 32,30, este valor implica una alza de 10% frente al cierre de la última operación del año pasado ($ 29,34). Para fines de mayo los expertos proyectan un dólar a $ 30,5.

Por otro lado, la fuente de ANCAP explicó que uno de los aspectos en los cuales el ente aún no sabe cómo saldrá parado es el mantenimiento de la refinería que se realiza cada quinquenio y que está previsto demande como mínimo un trimestre. "Si bien hay una estrategia ya definida, hay que ver que es un partido muy importante porque se juega la planificación y el funcionamiento de las máquinas para los próximos cinco años", explicó.

La parada técnica de mantenimiento que tendrá la refinería –que se aplazó de 2016 para este año– le demandará al ente un costo de US$ 55 millones. A eso hay que sumarle un lucro cesante de US$ 5 por barril de crudo que ANCAP no refinará durante ese período y que deberá compensar con importación.

Prueba para alza del crudo

Así como la cotización del dólar es clave para la evolución de los números de ANCAP, la otra variable de peso que también está marcada por la incertidumbre es la cotización del petróleo durante 2017.
Los mercados mundiales del petróleo se están ajustando lentamente a medida que aumenta la demanda, mientras los inversores esperan a ver si se aplican los recortes de bombeo acordados por la OPEP y otros productores, reportó ayer la Agencia Internacional de Energía (AIE). En su reporte mensual sobre el mercado del petróleo, la AIE dijo que los recortes anunciados en noviembre por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y 11 productores fuera del grupo ha "entrado en su período de prueba".

La OPEP acordó en noviembre recortar la producción en 1,2 millones de barriles por día (bpd) a 32,5 millones de bpd durante los primeros seis meses del 2017, junto con otro de 558 mil bpd en reducciones de países como Rusia, Omán y México.

"Es demasiado pronto para ver qué nivel de cumplimiento se ha logrado", dijo la AIE, que asesora a las economías industriales avanzadas en materia de política energética. "El mercado espera el resultado del acuerdo de producción", añadió.

Mientras tanto, las existencias de petróleo están cayendo y la demanda está aumentando. Los inventarios comerciales en los principales países industrializados bajaron por cuarto mes consecutivo en noviembre, dijo la AIE, aunque permanecen más de 300 millones de barriles por encima del promedio de cinco años. En julio del año pasado, las existencias de las naciones que integran la OCDE alcanzaron un máximo histórico de 3.101 millones de barriles. La agencia dijo que un consumo más sólido de petróleo la llevó a elevar su estimación de crecimiento de la demanda mundial durante el último año en 110 mil bpd, a 1,5 millones de bpd, muy por encima de la tasa media de expansión vista en este siglo de 1,2 millones de bpd.

El crecimiento global de la demanda de petróleo alcanzó un máximo en cinco años de 1,8 millones de bpd en el 2015. Para este año, la agencia espera que el aumento del consumo mundial de crudo se acerque a 1,3 millones de bpd. La AIE indicó que Estados Unidos y otros países fuera de la OPEP están empezando a responder a los precios más altos generados por el anuncio de recortes de producción del grupo y otras naciones exportadoras.

Fuente: Con Reuters

Populares de la sección