Andrea Nande: los inesperados caminos de la creatividad

Tanto en los proyectos empresariales como en la vida, es importante estar abierto y dejar que las cosas pasen. Andrea Nande aplica esta regla y hoy puede afirmar que tarde o temprano los resultados llegan

[Por Gonzalo Palermo]

@GonzaloPalermo

En Montevideo hay cada vez más vehículos. No hace falta estudiar el tema con demasiada profundidad para constatarlo, cualquiera que camine o maneje por la calle se habrá dado cuenta. Pero si alguien tiene alguna duda puede ubicarse en el Centro, Pocitos o a cualquier altura de la rambla en horas pico para confirmarlo. Todos esos autos, motos, camiones y hasta bicicletas que muchas veces se trancan por varios minutos circulan también por esta calurosa tarde de fines de febrero en la capital. Estamos en la rambla, a pasos de avenida Brasil. Algunos pisos más arriba, en una atmósfera mucho más tranquila, desde su apartamento con amplia vista a la rambla, Andrea Nande tiene la solución para los miles de gomas que después de años de uso y parches son descartados y quedan abandonados a su suerte.

Todo empezó hace algunos años, cuando Nande estudiaba diseño textil en la Escuela Universitaria Centro de Diseño Industrial. Hoy, aquel sueño es una realidad palpable con cuatro años en el mercado. Su marca GoMade tiene más de una decena de modelos de carteras, bolsos, alforjas para bicicleta, necessaires, billeteras, morrales, llaveros y hasta materas hechos con gomas recicladas. Todo con un fino diseño. Ante todo, lo más importante para Nande es transformar las cosas. "Lo que más me gusta de este trabajo es trascender la función del material y llevarlo a otro ámbito diferente", asegura.

En su casa, donde quedan dispersos aquí y allá algunos elementos de trabajo, mientras sus dos gatos inspeccionan atentamente a cada recién llegado, Nande recibe a Seisgrados y muestra varios de sus diseños. Cuesta creer que la cámara de la rueda de una bicicleta se convierta en un delicado artículo de diseño confortable para el uso diario. Pero así es. "En aquel momento me gustaba mucho andar en bicicleta. Empecé a observar que en mi casa se iban juntando las cámaras de bicicleta y quedaban ahí. No podían volver a ser utilizadas porque ya habían sido emparchadas varias veces. En ese momento empecé a mirar el material desde otro lugar. Me di cuenta de que era un material que seguía teniendo un montón de virtudes a pesar de que para la bicicleta ya no servía. Me pregunté cómo se podía volver a utilizar, de qué manera se le podía dar vida para seguir aprovechando esas características que aún conservaba. Además, el material demora cientos de años en biodegradarse. Después de eso, empezó el proceso de llevarlo al mundo textil. Lo más largo fue investigar cómo llevar un material de un ámbito como el tránsito y la calle, a uno textil y de uso doméstico".

De la calle al bolso

Nande 5


GoMade empezó como proyecto en 2010 y se estableció como marca en 2012. Hoy, el equipo fijo está formado por un modelista, un estampador y tres encargados de coser el material, todo bajo el diseño y la dirección de Nande. Aunque la marca ha crecido mucho últimamente —vendiendo productos a países como Argentina, Brasil y España— la pasión de su creadora se remonta mucho más atrás en el tiempo, hasta su infancia. "Creo que debe haber alguna cuestión genética, porque vengo de una familia textil por el lado de mis abuelos. Hubo una influencia desde la infancia que me quedó. Eso estaba latente y afloró de grande. Me acuerdo de estar rodeada de telas cuando iba a la casa de mi abuela y estar interesada en la producción y fabricación", recuerda la diseñadora.

La explicación tiene sentido: a muy pocos se les ocurriría reconvertir una goma de auto en algo tan alejado del asfalto como un bolso de mano y, en tal caso, a casi nadie le saldría bien. Más que una empresa de diseño estrictamente, GoMade es el resultado de una manera particular de acercarse a las cosas para sacar lo mejor de ellas. Incluso cuando se trate de objetos abandonados y en desuso.

Autos, camionetas, camiones, bicicletas, motos... todo sirve. Las ruedas desechadas de esos vehículos son captadas por Nande, que las somete a un estricto proceso de acondicionamiento. Primero las clasifica por tipo ("todas tienen una dureza distinta, algunas son más dóciles, otras más elásticas o más duras"), luego viene la etapa de la limpieza y al final les encuentra un destino. En ese último punto entra en juego su creatividad y su pasión por el diseño textil. Aunque, claro, la goma no es una tela.

Hace un lustro, Nande entró en un terreno inexplorado en Uruguay y hoy es la máxima referente. "Tuve que entrenar gente porque no hay personas que sepan específicamente cómo coser sobre goma. Hay que hacer honor al material. Fue un aprendizaje no solo para las personas que fui entrenando sino también para mí. Me llevó mil intentos hasta que el producto quedó de una manera funcional y estética. Es un camino que hay que transitar, no hay atajos, pero al final llegás adonde querés".

En su casa, Andrea Nande no tarda en abrir cajones y mostrar sus diseños. Los hay de todo tipo y con estampados de diversos colores. Pero lo más interesante es la particularidad que tiene cada ejemplar, ya que dos carteras de un mismo diseño pueden presentar detalles distintos. "Si la cámara tenía un parche el diseño va a tener un parche y si el material era liso el producto queda liso. El diseño es el mismo pero cada producto tiene una identidad propia".

Un diseño responsable


Nande 4

Después de un rato de conversación, algo interrumpe el silencio. El llanto de un bebé. "Dame un segundo", se excusa Nande. Vuelve poco después con su hija Fátima, de cinco meses, en brazos. "Tuve que configurar las cosas para poder seguir con todo", asegura. Ser madre, sin embargo, es un incentivo para la creatividad. "Tengo que optimizar cada segundo en el que voy a hacer algo. Planificar mejor el día. Cuando voy a hacer algo tiene que salir sí o sí porque cuento con poco tiempo. En realidad, más que una dificultad, ser madre te ayuda. Me ha ayudado a desarrollar más la creatividad para mi trabajo con el diseño".

Y desde ya, la creatividad es un punto clave en GoMade. Eso salta a la vista. Pero de la mano de la creatividad viene también la conciencia por la conservación del medioambiente. Una cosa trajo a la otra. "El diseño textil y el hecho de usar gomas reutilizadas me llevó a pensar en el tema de la obsolescencia. Lo primero fue darme cuenta de que existía un material que podía ser reutilizado y luego que estaba quitando algo que contaminaba".

La mente abierta


A la cabeza de un proyecto que no deja de crecer y que tiene todo para seguir afianzándose dentro y fuera de Uruguay, y con una familia que se hace más grande, Andrea Nande tiene muy claro que lo importante es el día a día. No piensa en proyecciones a largo plazo. ¿El futuro? No se fija mucho en él. Explica: "No tengo una imagen de algo fijo. Lo voy construyendo. Cuando vos estás en el rubro del diseño no hay un camino que tengas predeterminado o que puedas decidir y que luego sea como lo prevés. La vida misma es así. Tiene que ver más con el día a día. La vida te va llevando por caminos que ni esperabas. Hay que estar receptivo a que esas cosas sucedan. Una cosa que está buena es dejar abierta la cabeza".

En los emprendimientos, como en la vida, la clave parece ser la calma y la receptividad. La inestabilidad e incertidumbre muchas veces traen algo bueno. GoMade es un claro reflejo de eso. "La gente primero lo incorporó mentalmente y después realmente para su vida. Eso no se hace de un día para el otro, lleva tiempo, es un proceso de trabajo. Y también implica lidiar con la inestabilidad".

Preguntas frecuentes


¿Cuándo se considera viejo un neumático?

A los cinco años de uso sostenido. Por más que en apariencia esté bien, la goma de los neumáticos pierde elasticidad y agarre con el asfalto luego de ese tiempo.

¿Cuánto demora en descomponerse la rueda de un auto?

Aproximadamente 1.000 años.

¿Cuál es el volumen de neumáticos usados y descartados en el mundo?

Según datos de la Agencia para el Medio Ambiente y el Control de la Energía, en el mundo se generan unos 17 millones de toneladas de neumáticos usados al año.

¿Siguen usando cámaras los neumáticos nuevos?

No. Los antiguos necesitaban de una cámara para retener el aire mientras que los modernos ya no las necesitan.
Nande 3

Una tendencia mundial


El público objetivo de sus productos es muy amplio. Desde ciclistas que buscan accesorios para mejorar sus viajes, hasta veganos que se oponen al uso de cuero animal. Parte del éxito de la marca tiene que ver con una conciencia creciente a nivel global acerca del cuidado del medioambiente y la preocupación por conservar los recursos naturales. Su desarrollo también se vio acompañado por el renacimiento de la bicicleta como vehículo en las ciudades (desde hace ya varios años en varias regiones de Europa y desde hace un par en Uruguay). "La gente contribuyó al fortalecimiento de la marca. El círculo se cierra cuando hay un cliente que compra el producto y se siente a gusto con él".

La gente, desde ya, es fundamental para que el producto tenga éxito. GoMade hoy se vende a través de su fanpage de Facebook, en tiendas multimarca y en locales especializados en ciclismo y afines. Nande también realizó trabajos por encargo y regalos empresariales para el exterior. Todo esto se hace posible con un objetivo claro pero con apertura a las ideas de los demás. "Voy observando lo que el público quiere. Todo el tiempo me estoy flexibilizando. Ahora que ya me amigué con el material —algo que me llevó un tiempo largo— puedo decidir hacia qué lado quiero llevar el producto".

Uruguay, pionero en reciclaje


Desde 2009 Uruguay recicla neumáticos viejos con una línea de producción china y es pionero en la región. Declarado de interés nacional por el gobierno, y apoyado por la Cancillería y los ministerios de Salud y Transporte, la inversión de 1,5 millones de dólares en 2009 buscaba mejorar la salud y el medioambiente; y atacar un problema emergente como el surgimiento de la larva del mosquito Aedes aegypti, algo que hoy ya es una realidad en el país.

De las más de 7.000 toneladas de cubiertas que se consumen anualmente en Uruguay, el 60% se transforma en caucho molido, el 30% en mallas de acero y el 10% en tela prensada en forma de bloque para energía de hornos.

Esta inversión ha reducido en 30% el precio del asfalto para la construcción de infraestructuras varias.

En paralelo, también funciona desde 1996, Cempre (Compromiso Empresarial Para el Reciclaje), organización sin fines de lucro que busca reducir la contaminación y promover el reciclaje de residuos en Uruguay. Este organismo tiene una sección destinada únicamente al reciclaje de neumáticos usados. Entre los usos que se le encuentran están la ingeniería civil, aplicaciones marinas, agrícolas, combustión y barreras parachoques de las carreteras.