Annette Bening sobre hacer, y responder, preguntas

La actriz participa en 20th Century Women, nominada al Oscar por su guion
Logan Hill - New York Times News Service

La nueva película 20th Century Women empieza en 1979 en Santa Bárbara, California, donde Dorothea, una madre de espíritu libre interpretada por Annette Bening, acaba de ver a su Ford Galaxy estallar en llamas. Odia ver quemarse a su amado cacharro, pero, nacida en 1924, ha sobrevivido a cosas peores. Así que da las gracias a los bomberos y los invita a pasar, mortificando a su hijo adolescente, quien se queja: "Sabés, cuando los bomberos acuden, la gente habitualmente no los invita a cenar".

Dorothea, sin preocuparse por lo que otras personas hagan o no, simplemente dice: "¿Sí? ¿Por qué no?"

Unas escenas después, cuando un funcionario escolar le dice que su hijo no puede solo quedarse en casa, ella pregunta: "¿Por qué no? ¿Por qué no puede faltar a la escuela? ¿Si tiene la necesidad legítima de no ir?"

Quizá sea imposible trazar un hilo conductor entre cada actuación para conjugar el legado de una gran actriz. Pero si una cosa conecta a las muchas mujeres en pantalla de Bening es la traviesa confianza que aporta a esa pregunta sencilla e irreverente: "¿Por qué no?"

Irrumpió en 1990 con su actuación nominada a un premio de la Academia en Ambiciones prohibidas como una estafadora que calculaba: ¿Por qué no usar lo que mamá le dio? En Bugsy, su dama descarada se preguntaba: ¿Por qué no traicionar a un mafioso? En Mi querido presidente, su cabildera explosiva inquiría: "¿Por qué no enamorase y pelear con el hombre más poderoso del mundo? En Belleza americana, Conociendo a Julia y Mrs. Harris, las mujeres de Bening concluyeron: "¿Por qué no pelear para ser libre, aun cuando eso signifique finalmente admitir un romance, destruir a una joven rival en el escenario o matar a tu amado?"

"Siempre estoy tratando de salir de los clichés de los retratos de mujeres", dijo Bening, y añadió que no estaba interesada en "idealizar a las mujeres" porque "eso es muy aburrido".

Como Julianne Moore, su coestrella en Mi familia, Bening ha perseguido incansablemente papeles idiosincráticos y roles convencionales de otro modo complicados ricos en matices. Bening, de 58 años de edad, ha sobrepasado los roles convencionales de la actriz cinematográfica: ya sea la ingenua sexy, el personaje romántico, la estrella de prestigio con clase o, en los últimos años, la madre de película. Lo mismo puede decirse de su papel como esposa de una celebridad, Warren Beatty (quien recientemente la dirigió en Rules Don't Apply).

Dorothea se basa en un ser humano real, Jan Mills, la madre del escritor-director Mike Mills (de manera similar a como la cinta Beginners de 2010 del cineasta se inspiró en su padre, Paul, quien reveló su homosexualidad después de la muerte de ella). Jan Mills quería ser piloto de las fuerzas militares pero perdió su oportunidad al terminar la segunda guerra mundial. en vez de ello, se convirtió en la primera dibujante en su despacho de arquitectura y crió a tres hijos en Santa Bárbara. A Mike Mills le gusta llamarla una mezcla de "Amelia Earhart y Humphrey Bogart; pero más Humphrey Bogart", dijo en una entrevista vía telefónica.

En la cinta, la ficticia Dorothea es una viuda que alquila habitaciones en su destartalada casa. Luchando para comprender a su hijo y preocupada de que necesite más orientación, pide audazmente a dos jóvenes, el amor platónico adolescente de su hijo (Elle Fanning) y su pensionista amante del punk y de cabello rosado (Greta Gerwig), que le enseñen cómo ser un buen hombre; porque, bueno, ¿por qué no?

"Quizá me encanta escribir a partir de la vida real más que cualquier cosa porque el texto fuente es salvaje, silvestre y desordenado", dijo Mills. En Bening vio un espíritu similar que tenía "una desobediencia deliciosa y maravillosa", dijo. "Hay algo un poco pícaro en ella", añadió.
Cuando Bening leyó el guión, dijo, le asombró el misterio "opaco" de Dorothea y le recordó su juventud en San Diego, hasta al empleado de mantenimiento hippie, William, interpretado por Billy Crudup. "¡Tuve muchos novios que eran muy similares a William!"

En pantalla, Bening es casi imprudente e inconteniblemente abierta. En persona, es más cautelosa. "No me gusta en particular dar entrevistas, pero leo las entrevistas de todos, porque me encanta el oficio", dijo.

Después de cuarto de siglo de estarse encogiendo de hombros, Bening está de vuelta en el circuito de los premios, recogiendo galardones a su trayectoria, laureles y reseñas de los críticos que llaman a esta su mejor actuación.

Populares de la sección