Antes de irse, la línea ortodoxa del PCU legó sus reclamos al gobierno

Lorier dijo que la economía mejoró, razón por la cual es hora de invertir
Antes de abandonar sus cargos en la orgánica del Partido Comunista del Uruguay (PCU), los referentes de la línea más ortodoxa de esa colectividad le reclamaron al gobierno que garantice los recursos para cumplir con los compromisos que el Frente Amplio asumió en la última campaña electoral.

Los comunistas argumentan que la economía ha mejorado, razón por la cual es hora de invertir más en áreas sensibles como la educación, la salud, la vivienda y el Sistema de Cuidados.

Durante el fin de semana pasado, los delegados comunistas de todo el país discutieron estos asuntos a fondo en su congreso. Allí, los militantes votaron a sus referentes para renovar a los integrantes del Comité Central. Ese organismo será el encargado de designar al futuro secretario general, el líder comunista que será la cara visible en las negociaciones con el gobierno y con el resto de la izquierda.

Ese cargo es ocupado en la actualidad por el exsenador Eduardo Lorier, uno de los representantes de la vieja guardia. En sus últimas intervenciones ante los micrófonos como secretario general, Lorier salió a marcar la posición de los comunistas ante la Rendición de Cuentas cercana.

"Ha habido una mejora relativa de la economía nacional. Hemos tenido una buena temporada turística (...) Va a haber más producción de la que pensábamos y naturalmente van a haber más ingresos. Creemos que están dadas las condiciones para posibilitar el cumplimiento de lo que nos habíamos comprometido con la ciudadanía en cuanto a educación, Sistema de Cuidados, vivienda popular, salud y todas aquellas cosas que son vitales para nuestro pueblo y que no podemos dejar congeladas hasta 2020", dijo Lorier a El Observador.

El exsenador hizo ese comentario cuando aún estaba previsto que el efecto de la Rendición de Cuentas durara tres años. Sin embargo, en la tarde de este lunes el presidente Tabaré Vázquez sorprendió con el anuncio de que la vigencia será solo de un año.

El Sistema de Cuidados, por ejemplo, sufrió algunos recortes que los comunistas quieren saldar. El exsenador Lorier recordó que el año pasado, durante las negociaciones previas a la aprobación de la Rendición de Cuentas, hubo un compromiso de Vázquez de evaluar la nueva realidad económica.
"Nosotros decimos que hay que cumplir, nada más y nada menos, que lo que el programa establece. No es que estemos inventando nuevas demandas. El programa ha establecido algunos compromisos y hay que cumplirlos", enfatizó Lorier.

Por su parte, el responsable del área sindical del PCU, Gabriel Molina, otro de los dirigentes que abandonará su cargo partidario, remarcó que es hora de avanzar en otras medidas para lograr una mayor recaudación. "Estamos tratando de poner sobre la mesa los acuerdos que se hicieron en la Rendición de Cuentas anterior. El gobierno se comprometió en avanzar en algunos espacios, como aumentar el IVA en los juegos de azar, concretar algunos aspectos más desde el punto de vista tributario para que realmente pague más el que tiene más y generar avances para que el gran capital aporte lo que tiene que aportar", dijo Molina a El Observador.

Hacia un nuevo líder del PCU

Este domingo, a medida que avanzaba la tarde, crecía la ansiedad de los comunistas por conocer el resultado de la elección del nuevo Comité Central.

Durante toda la jornada habían votado a sus referentes y la expectativa estaba centrada en quién había logrado mayores apoyos. El más votado fue Juan Castillo, un histórico dirigente del PIT-CNT que también forma parte del gobierno del Frente Amplio desde su cargo de la Dirección Nacional del Trabajo.

Con 526 votos, Castillo le ganó nada menos que al dirigente del Sindicato Único de la Construcción (Sunca), Oscar Andrade, quien quedó en segundo lugar, con 509 adhesiones. El tercer lugar fue para el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala.
Dentro de pocos días, el nuevo Comité Central será el encargado de nominar al nuevo secretario general. La elección de ese cargo es observada con mucha atención tanto por el gobierno como por el resto del Frente Amplio dada la gran influencia del PCU en las bases de la izquierda y en los sindicatos.


Populares de la sección