Apareció un caso de rabia paralítica en Rivera

Se registró en una vaquillona de un predio ubicado en zona de Tranqueras

Surgió un caso positivo de rabia paralítica en la zona de Tranqueras en el departamento de Rivera, por lo cual la Dirección General de Sanidad Animal, que está trabajando con sus técnicos en el lugar, dispuso la vacunación de los animales de establecimientos ganaderos ubicados en la zona circunstante.

Los productores obligados a vacunar sus animales vacunos, son los que tienen predios al norte: ruta 30 entre ruta 5 hasta Masoller; al oeste: Cuchilla Negra hasta Masoller; al oeste: Cuchilla Negra desde Masoller hasta Laureles; al este: ruta 5: desde el empalme de ruta 30 hasta Manuel Díaz en el departamento de Rivera.

Además la zona norte del departamento de Tacuarembó también deberán vacunas los animales vacunos.

El doctor Rafael Carriquiry, técnico regional del Instituto Plan Agropecuario (IPA) en la zona que comprende a Rivera resaltó que el caso fue registrado en una vaquillona de un predio ganadero, próxima a la localidad de Tranqueras y cerca de la zona donde la rabia paralítica había aparecido hace 10 años.

La rabia es una enfermedad zoonótica, por lo cual se trasmite de los animales al hombre y es mortal. Se trasmite solo por la mordedura de un animal enfermo y en este caso la vaca se contagió por vampiro (murciélago hematófago que se alimenta de la sangre), explicó el veterinario.

Explicó que no es un caso inesperado en función de que el último caso se registró en 2014 en Aceguá, en Cerro Largo y anteriormente en 2007 y 2008 en Rivera. Esto quiere decir que el virus está presente en el ambiente y que cada varios años reaparecen algunos casos.

Carriquiry explicó que estas situaciones se ven favorecidas porque al pasar el tiempo algunos productores se descuidan y empiezan a bajar el porcentaje de animales vacunados contra la rabia y aumenta el riesgo.

Los equipos coordinados tanto del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y del Ministerio de Salud Pública (MSP) ya fueron alertados a partir del aviso del veterinario particular que tuvo las sospechas sobre el animal afectado.

Las medidas incluyen la definición de un perímetro donde se evalúa el riesgo en cada predio, se entrevista a los productores y se recomienda la vacunación de los animales que están un radio de 25 kilómetros alrededor de Tranqueras.

Carriquiry explicó que cuando se observan animales con sospechas, con síntomas nerviosos, con problemas para desplazarse, que permanecen echados y que están agresivos o que mueren luego de estos síntomas se debe avisar a los técnicos veterinarios oficiales y privados.