Apatía en las calles de Brasil después de Rousseff

La indiferencia es generalizada, aunque quizá sea racional
Por Samantha Pearson
Financial Times

–Brasil es el país del futuro y siempre lo será.
–Brasil no es un país serio.
–En Brasil, incluso el pasado es incierto.

En ciertas ocasiones, los clichés que los brasileños utilizan para describir su país a los extranjeros son sorprendentemente acertados.

Mientras Brasil se recupera de la destitución de Dilma Rousseff, la máxima final parece particularmente apta.

Desde la destitución dictada por el Senado de la exlíder y su sustitución por parte de Michel Temer, los economistas y los politólogos han examinado minuciosamente las implicaciones de estos hechos sobre la elección presidencial de 2018.

Los oponentes de Rousseff han alardeado; sus seguidores han llevado a cabo protestas a nivel nacional –en ocasiones violentas–denunciando lo que ellos llaman un "golpe de Estado".

Sin embargo, al hablar con numerosos brasileños comunes y corrientes, se hace evidente que no hay ni desesperación ni regocijo; ellos simplemente no tienen idea de qué sucedió.

Una semana después de la destitución, me pasé la tarde en la plaza central de Sé en San Pablo –hogar de los fanáticos religiosos de la ciudad, de los adictos al crack de cocaína y de todas las variedades entre ellos– preguntándole a gente al azar por qué Rousseff ya no era presidenta.

Hablé con 10 personas: un barrendero, un estudiante, un administrador de edificios, un agricultor, un analista de sistemas, un operador de ascensores, un cuidador de ancianos, un limpiabotas, un escribano y un hombre que vendía lentes de sol ilegalmente.

Nadie pudo darme una explicación correcta. El escribano, el barrendero y el vendedor de lentes fueron quienes se aproximaron más a la realidad, al opinar que Rousseff había infringido "leyes fiscales", pero más tarde admitieron que no sabían lo que esto significaba. Cinco de ellos dijeron que había sido destituida debido a la corrupción, uno dijo que era debido a la alta tasa de inflación de Brasil y el limpiabotas dijo que no sabía.

Tres (el agricultor, el estudiante y el cuidador de ancianos) no sabían quién era presidente. "Su nombre comienza con 'R' creo", dijo el cuidador, y agregó con una sonrisa: "De hecho, a mí mismo me gustaría ser presidente para poder hacerme rico".

Una muestra tan pequeña en la mayor megalópolis del país es difícilmente representativa, pero estudios a nivel nacional han llegado a conclusiones similares. Una encuesta realizada por el instituto Datafolha en julio, por ejemplo, indicó que un tercio de los brasileños no sabía quién era presidente.

En San Pablo, por lo menos, el problema no es la falta de información, sino la falta de interés. De hecho, el escribano amablemente me sugirió que verificara en Google para averiguar exactamente por qué Rousseff había sido destituida.

La "ignorancia del votante" no solo es comprensible, sino también racional, declaró Fernando Schüler, profesor de ciencias políticas en Insper, una universidad de San Pablo. En Estados Unidos, por ejemplo, numerosas encuestas recientes han demostrado que alrededor del 30% de los estadounidenses no sabe el nombre de su vicepresidente.

Para la gran mayoría de los ciudadanos que vive bajo cualquier democracia, ¿qué sentido tiene pasar tiempo investigando la política dada la insignificancia estadística de su voto? Tal y como lo explicó Schüler, "¿por qué tratar de participar en un proceso sobre el que no se puede influir?"

En países como Brasil, donde la corrupción es común, los incentivos son todavía menores. Además, aprender de qué se tratan las enrevesadas leyes de responsabilidad fiscal que Rousseff supuestamente infringió no suena para nada interesante.

En Brasil, sin embargo, la creciente apatía política debería causar especial preocupación por dos razones.

En primer lugar, esta apatía se produce en un momento en que el país ha estado llevando a cabo sus mayores manifestaciones callejeras, lo que sugiere que muchos ciudadanos desesperadamente desean un cambio, pero han perdido la fe en que el sistema pueda producirlo. A menudo se le echa la culpa a una serie de escándalos de corrupción, así como a las imperfectas normas de financiación de campaña.

En segundo lugar, el voto es obligatorio, lo que permite que los desinteresados y los desinformados decidan el futuro del país. La mayoría de los analistas está de acuerdo en los beneficios a largo plazo en los que redundaría el hacer que la votación fuera opcional.

Sin embargo, al menos en el corto plazo, podría permitirles tomar el poder a candidatos marginales con devotos seguidores. De los 10 entrevistados en la plaza de Sé, solo dos –el agricultor y el administrador de edificios– dijeron que les gustaría la oportunidad de votar en este momento por otro presidente que sustituyera a Temer. Curiosamente, ambos eligieron los políticos de extrema derecha que todavía defienden la dictadura del país entre los años 1964-1985 que prohibió que los brasileños votaran directamente por el presidente.

Como dice otro viejo refrán: "Brasil no es para principiantes".

Populares de la sección