Aplicarán derecho de admisión a hinchas filmados con bengalas

Las cámaras de reconocimiento facial guardaron imágenes de los rostros de quienes encendieron fuegos artificiales durante el clásico del miércoles 5
Mientras los hinchas de Nacional y Peñarol llegaban al Estadio Centenario, la Policía observaba. Las imágenes capturadas por cámaras de seguridad en distintos puntos de 8 de Octubre, y zonas estratégicas cercanas al Parque Batlle, eran vistas con atención en el del Centro de Comando Móvil del Ministerio del Interior, un ómnibus especialmente acondicionado para coordinar los esfuerzos tácticos de un operativo de seguridad como el del clásico del pasado miércoles, y que estaba estacionado justo en frente al ingreso de la tribuna América.

Desde allí, el director nacional de Policía, Mario Layera, y el jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Pérez, junto a un equipo del Ministerio del Interior, daban indicaciones y recibían comunicación de los más de 1.200 efectivos desplegados en distintos puntos de la capital. El operativo, que fue valorado como exitoso por parte del jefe de seguridad de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Rafael Peña, y por el propio Ministerio del Interior, terminó con 110 personas detenidas, 103 de las cuales fueron apresadas en la zona de Avenida 8 de Octubre y Luis Alberto de Herrera, justo en frente de una de las cámaras de video vigilancia de la Policía.

Pero el trabajo de observación no terminó con el inicio del partido. Durante el encuentro, el equipo apostado en Centro de Comando Móvil puso su atención en las imágenes de las cámaras de reconocimiento facial, instaladas por la AUF el pasado 31 de marzo.

No era la primera vez que la Policía grababa la actividad de las tribunas, pero las imágenes nunca habían tenido tanta definición. Por eso, cuando varios hinchas encendieron bengalas minutos antes de que comience el encuentro, no demoraron en hacer zoom sobre el rostro de varios de ellos.

Lea también: Un operativo pensado para filtrar a los violentos

El objetivo de la Policía es enviar estas imágenes para que la AUF pueda aplicar el derecho de admisión a aquellos que burlaron la prohibición de llevar pirotecnia al Estadio. Lo mismo ocurrió con dos hinchas que ingresaron con una bandera, algo que también estaba vetado.

El jefe de seguridad de la AUF, Rafael Peña, dijo que estudiarán la situación de cada hincha que portaba bengalas o banderas, y aseguró que gracias a las cámaras de reconocimiento facial sus rostros quedaron registrados. Peña explicó que no es una falta portar una bengala pero sí ingresarla, por lo que se revisarán todas las cámaras para ver quién y cómo entró la pirotecnia prohibida.

Si la AUF decidiera aplicar el derecho de admisión contra estos hinchas, lo harían en función del rostro y no por su nombre y número de cédula, como ocurre con aquellas personas que fueron procesadas por delitos asociados a la violencia en el deporte.

Por lo tanto, si estas personas quisieran comprar entradas no tendrían problema para hacerlo, ya que Abitab y RedPagos no utiliza una lista de rostros, sino de nombres.

Sin embargo, al llegar al Estadio Centenario las cámaras ubicadas en los ingresos de cada tribuna, alertarían a los policías, y estos deberían bloquear su ingreso.

La primera prueba


El clásico del miércoles fue la primera prueba para el decreto presentado por Tabaré Vázquez en diciembre de 2016, después de que el 27 de noviembre el cásico fuera suspendido por los desmanes causados en la tribuna Ámsterdam. La creación de una lista de hinchas violentos que cuente con información de personas procesadas por delitos asociados a la violencia en el deporte, y datos de hinchas peligrosos que son aportados por lo propios clubes, sumado a la venta de entradas con cédula y a la colocación de cámaras de reconocimiento facial, sirvieron de filtro para evitar que los violentos ingresen al Estadio.

Según Peña, unos "pocos" hinchas no pudieron comprar su entrada en Abitab y RedPagos por figurar en la lista negra. Además, una persona que el miércoles pretendió ingresar al Estadio fue identificada como peligrosa por el software de reconocimiento facial, por lo que debió abandonar el lugar.

Además, el operativo previsto por el Ministerio del Interior permitió evitar que más de 100 hinchas llegaran a la zona de exclusión del Parque Batlle. Algunos de los hinchas detenidos no llevaban entradas y portaban armas blancas, según dijo a El Observador el director nacional de Policía Mario Layera.

La información de todos los hinchas detenidos será transmitida a la AUF para que, si así lo desea, pueda aplicarles el derecho de admisión en futuros encuentros.

"Estamos valorando enormemente el operativo de seguridad, porque fue sorprendente. Pocas veces había visto un trabajo táctico tan coordinado como este", dijo Peña, quien hasta hace un año se desempeñaba como jefe de la oficina regional de Interpol.

Las cámaras aportarán a la lista negra

Peñarol y Nacional presentaron una lista con más de 100 hinchas violentos que no podían comprar entradas. Esta lista se suma a la presentada por el Ministerio del Interior, en la que figuran personas que fueron procesadas por delitos asociados a la violencia en el deporte, y a las que un juez dispuso como medida cautelar la prohibición para asistir a eventos deportivos por un período de tiempo determinado. Esta lista cuenta con el nombre y la cédula del hincha considerado violento, por lo que puede ser filtrado, en el momento de hacer la compra, debido a que estas se venden presentando el documento de identidad.

Sin embargo, la tarea de identificación se dificulta para aquellos hinchas que participan de actos de violencia dentro del estadio y no fueron procesados. Para estos casos, está previsto que las cámaras de reconocimiento facial guarden rostros, para que en el futuro puedan ser identificados, a pesar de que no están asociados a un nombre o número de cédula. A pesar de la colaboración de parte del Ministerio del Interior en la confección de esa lista, quien tiene la última palabra es siempre la AUF, ya que es la única que puede aplicar el derecho de admisión. Para evitar que ingresen hinchas violentos, los efectivos policiales solicitan a los hinchas que se retiren el gorro, lentes, o cualquier elemento que dificulte su identificación, y que mire a las cámaras dispuestas a ambos lados de las puertas.

Sin procesados

Unas 110 personas fueron detenidas en el operativo de seguridad del partido clásico que se disputó en el Estadio Centenario en la noche del miércoles 5. Según información aportada por el Ministerio del Interior, se trata de 78 hinchas de Peñarol y 32 de Nacional. Uno de estos hinchas de Nacional detenidos, mayor de edad, portaba una cuchilla de 15 centímetros, y fue derivado a Inteligencia.

Sin embargo, fuentes policiales informaron a El Observador que solo uno de los 110 detenidos en el marco del partido entre Peñarol y Nacional continuaba hasta ayer privado de libertad y en indagatoria judicial. Los informantes dijeron que esa persona permanecía requerida por una causa anterior y no por ningún hecho de violencia vinculado al espectáculo deportivo del partido clásico.

Como suele ocurrir en estos casos, la Policía detiene hinchas por incidentes menores pero cuando se informa a los jueces penales y estos reclaman pruebas, resulta que se trató de hechos menores y los jueces dan la orden de que sean liberados.



Populares de la sección

Acerca del autor