Aporte de UPM al PIB supera 1% y genera 6 mil puestos de empleo

La planta de celulosa encargó un estudio para cuantificar el derrame de su actividad industrial
La planta de celulosa UPM –instalada en Fray Bentos– es responsable de más del 1% de la producción total de la economía uruguaya y sus exportaciones equivalen a las ventas totales de bienes que Uruguay realiza a destinos como Estados Unidos o México, de acuerdo a un estudio que la empresa encargó a CPA Ferrere para cuantificar su impacto socioeconómico. El trabajo fue divulgado ayer a la prensa y estuvo a cargo del economista Alfonso Capurro.

De acuerdo al estudio, en 2014 el conjunto de actividades desarrolladas por UPM en Uruguay y sus proveedores insumos representaron el 1,1% del PIB de Uruguay en dólares corrientes. Sus exportaciones de celulosa alcanzaron el 7,2% de las ventas totales al exterior del país (fue el principal exportador individual) y el 5,5% de bienes y servicios. De acuerdo a estimaciones que realizó Capurro en la presentación, el peso de UPM en la economía uruguaya podría estar entre 1,3% y 1,4% del PIB en 2016, producto de la caída en dólares corrientes que prevé CPA Ferrere para la economía uruguaya este año –como consecuencia de la apreciación de la divisa estadounidense– y al aumento de la producción que obtuvo la planta luego de 2014.

En 2014, el sector forestal empleaba a 16.082 personas en forma directa, de las cuales 8.560 estaban afectadas a la fase primaria de la actividad silvícola. La empresa de capitales finlandeses genera empleos en 11 departamentos por medio de una red que vincula a más de 235 empresas contratistas y más de 580 proveedores. Los empleos generados por UPM por los proveedores directamente vinculados a la operativa de la empresa suman 3.710. A esto hay que sumarle unos 560 empleos directos de UPM. Por tanto, la compañía genera uno de cada cinco empleos de la cadena forestal uruguaya.

A su vez, esos 4.270 empleos generan con sus remuneraciones, por demanda de bienes y servicios, un total de 1.687 puestos de trabajo "inducidos". Ese total de 5.957 equivale al 0,3% del empleo del país. El estudio de CPA resalta que la demanda de empleo de UPM es de una "calificación importante", lo que se refleja en una remuneración "por encima de la media". En 2014, las remuneraciones de la empresa –incluyendo las leyes sociales– a sus trabajadores directos e indirectos sumaron US$ 146 millones y US$ 170 millones si se contempla el empleo inducido.

Diariamente ingresan a trabajar en la planta y prestar servicios aproximadamente 800 personas. En tanto, en los trabajos asociados a plantaciones participan 81 empresas que emplean a 1.100 personas, cuya tarea está asociada a la preparación de suelos, plantación, fertilización y control de malezas. Cuenta con dos viveros (Santana y Guichón) que generan 125 empleos directos en las localidades de Guichón, Piñera y Algorta.

Proceso y logística

Actualmente, UPM Forestal Oriental cuenta con 14 frentes de cosechas, para evitar cualquier dificultad logística que impida que la planta se pueda quedar sin madera para funcionar. El proceso de carga y transporte de madera abarca a 37 empresas que cuentan con 270 camiones.

Esta flota realiza unos 315 viajes diarios a la planta con una plantilla de 640 conductores profesionales. Para garantizar el suministro de madera, están en funcionamiento tres centros de acopio: Durazno, Río Negro y Tacuarembó. Esto evita la circulación de tránsito pesado en época de lluvias, en caminos vecinales y montes.

La inversión que realizó UPM Forestal Oriental en caminería propia, vecinal y rutas nacionales en 2014 fue de US$ 14 millones, frente a una inversión global para mantenimiento que realiza el Ministerio de Transporte de unos US$ 250 millones.

Asimismo, desde 2014 la empresa inició el transporte a través de barcazas para transportar la madera del litoral este desde el puerto de La Paloma, lo que permite un ahorro anual de 2.800 viajes de camiones por las rutas nacionales.

Educación y medio ambiente

En paralelo con su giro industrial, la empresa viene desarrollando actividades con su fundación para promover la calidad de vida de las comunidades del interior profundo. En 2014, más de 3.000 personas participaron de sus programas, que incluyen becas de estudio y formación técnica. También pone énfasis en la adopción de estándares globales de tecnología y calidad, para elevar la competitividad del sector.