Aprueban protocolos sanitarios con Argentina

Habilitan el comercio de ganado para engorde y faena
Los servicios sanitarios de Argentina y Uruguay acordaron los protocolos para la exportación de ganado en pie a ambos países, de ganado para engorde y faena. Sin embargo, por el momento Uruguay no habilitó el intercambio en bovinos para reproducción, que es donde mayor interés existe de ambas partes para hacer negocios, confirmó a El Observador Agropecuario una fuente del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

Por otra parte, el presidente de la Unión de Exportadores de Ganado en Pie, Alejandro Dutra, remarcó a El Observador Agropecuario la importancia que tiene el acuerdo para Uruguay.

El empresario destacó especialmente el interés que existe por negocios con ganado destinado a la reproducción, que es donde se espera que Dirección General de los Servicios Ganaderos del MGAP defina el protocolo en acuerdo con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentario (Senasa) del vecino país.

Es en los vientres donde existe mayor interés para hacer negocios, porque en ganados para engorde y faena "los números" están muy ajustados y no cierran por el momento el negocio. La situación es distinta en la categoría de cría, donde Uruguay tiene una buena oferta de ganados preñados y donde Argentina está manifestando un buen interés para fortalecer la recuperación de sus rodeos, afirmó Dutra.

El director del Senasa, José Luis Ferro, resaltó ayer en Tiempo de cambio, de radio Rural, que el organismo ya está transmitiendo a todas sus oficinas y puestos de frontera la aceptación del protocolo para animales para engorde y faena. Desde el punto de vista sanitario argentino no habrá impedimentos luego de acordarse el protocolo y solo se realizará una cuarentena de unos 30 días y pruebas serológicas a los animales con destino a engorde –y si son hembras se les hará las pruebas de brucelosis–.

Luego de las comunicaciones internas el Senasa se abocará a estudiar las solicitudes presentadas.

En reproductores, Uruguay planteó una revisión al protocolo vigente, vinculada a una prueba de campylobacter y trichomoniasis que son pruebas que se está analizando rever entre los técnicos de ambos países. En Uruguay los animales van a cumplir con algunos controles que son de rigor para descartar la fiebre aftosa.

Ferro admitió que son pocas las solicitudes que se han recibido y que hubo más consultas para asesorarse los operadores sobre las normas que se deben cumplir en este tipo de negocios de importación.


Acerca del autor