Argentina impone nuevas trabas a turistas que necesiten dólares

El gobierno deberá autorizar la compra de divisas por parte de viajeros

El gobierno de Cristina Fernández impuso nuevas restricciones a los que decidan vacacionar fuera de fronteras, lo que impacta directamente en Uruguay y Brasil, que son dos de los destinos más elegidos por los argentinos para veranear.

Ahora, los argentinos que decidan viajar al exterior deberán obtener un permiso de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para obtener los dólares que piensan gastar fuera del país, según informó ayer el diario bonaerense Clarín.

El nuevo trámite regirá desde hoy e implicará que los bancos y casas de cambio deberán comunicar de forma obligatoria a la AFIP todas las operaciones de compra de divisas que hagan sus clientes “bajo el concepto de turismo y viajes”.

Esta complicación se suma a la ya instalada para la compra de dólares en general, donde las transacciones deben ser autorizadas por la Administración Federal. Con esa medida se buscó desalentar la fuga de capitales del país.

Ahora, la nueva disposición busca cerrar “una ventana” que es la compra de dólares para turismo, que no era alcanzada por la disposición de la AFIP, y por la cual se podían sacar divisas ya sea mediante giros o para contratar servicios turísticos en dólares.

Clarín informó ayer que la circular del Banco Central Argentino– identificada con el número 5261 – aclaró que no habrá cambio alguno a las “transferencias al exterior que correspondan al pago de los consumos realizados con el uso de tarjetas de crédito y por retiros efectuados de cajeros en el exterior con débito a cuentas locales ”.

Eso significa que no tendrán inconvenientes los que compren con moneda extranjera a través de tarjetas de crédito que luego pagarán en Argentina en pesos al tipo de cambio oficial. “También se podrá obtener efectivo al tipo de cambio oficial, aunque en ese caso hay restricciones de los propios bancos: no más de 200 o 300 dólares por día”, informó el diario.

En estos días en Argentina hubo una fuerte demanda de reales. El público tuvo dificultades para obtenerlos en el mercado oficial y pasó a pagar más en el mercado informal que se conoce como “real blue”, que cotiza cerca de 8% por encima del precio de pizarra de las casas de cambio. 

Además está el “dólar blue”, como se le denomina al billete verde en el mercado paralelo, que se pagó en la víspera a 4,70 por peso argentino.


Comentarios