Argentinos con campos locales se suman al blanqueo de Macri

Operadores reciben consultas y definen estrategias y tarifas ante fuerte demanda de tasaciones
Así como está aconteciendo con los argentinos que tienen inmuebles en Maldonado y Punta del Este (ver aparte), los propietarios de campos de la vecina orilla también están consultando a operadores inmobiliarios y estudios jurídicos en Uruguay para adherirse al plan de blanqueo de activos que acaba de lanzar el gobierno argentino de Mauricio Macri, aseguraron a El Observador operadores del mercado de tierras.

En los últimos 15 años, unas 7,8 millones de hectáreas (ha) en Uruguay –casi la mitad de las 16,4 millones ha del total del área agropecuaria–, cambió de manos, según datos de la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA). Como consecuencia de la fuerte transformación productiva y tecnológica que tuvo el agro en ese período en rubros como la agricultura y la forestación, una porción importante de esa superficie pasó a manos de capitales extranjeros.

Aunque no hay datos oficiales sobre el total de campos que empresarios o sociedades anónimas de la vecina orilla adquirieron en su conjunto, operadores del mercado inmobiliario como autoridades reconocen que Argentina es el país que ha liderado cómodamente dentro de los nuevos propietarios foráneos de la tierra uruguaya en la última década. En esa tendencia no solo incidieron factores de cercanía geográfica o similitud de la estructura productiva de ambos países.

La política hostil e impositiva que aplicaron los gobiernos kirchnerista (2003-2015) sobre el campo argentino hasta que Cristina Fernández culminó su segundo mandato en diciembre del año pasado, fue otro aliado nada despreciable que fomentó el arribo de capitales argentinos en busca de un refugio seguro para su capital. Muchas de esas operaciones se realizaron por fuera del radar de las autoridades tributarias argentinas de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).
De acuerdo a los últimos datos disponible de las operaciones de tierras por nacionalidad de la DIEA en Uruguay, entre los años 2000 y 2012, los argentinos lideraron la compra de campos con 243 mil ha por un monto de US$ 518 millones. En un segundo escalón aparecen los brasileños con 147 mil ha por un monto de US$ 145 millones.

Sin embargo, el grueso de las operaciones de venta de campo se realizó en ese período a través de sociedades anónimas, donde la DIEA no pudo tener acceso al origen de la nacionalidad de sus propietarios. Bajo ese formato jurídico, entre 2000 y 2012 se adquirieron 3,4 millones de ha por un monto de US$ 4.726 millones. Según explicó a El Observador una fuente oficial, es complejo estimar cuánta área se compró por medio de esas sociedades anónimas con capitales argentinos, aunque seguramente "esté por encima del 50%".

Hay consultas

Si bien el plan de blanqueo se lanzó hace una semana, hay propietarios de tierras en Uruguay que ya se están moviendo para regularizar sus situación. En diálogo con El Observador, el director de Caldeyro Victorica Bienes Raíces, Rodolfo Victorica, comentó que los últimos días han recibido consultas de clientes y estudios jurídicos uruguayos que trabajan con argentinos para conocer los parámetros de tasación de un campo.

El intermediario indicó que estaba ajustando con otro estudio del sector la necesidad de regular una tarifa particular para este nuevo servicio, ya que no se trata de una "tasación exhaustiva" como exige una operación de venta común.

Victoria adelantó que se podría pensar en una cotización de entre US$ 1 y US$ 3 por ha, según el tipo de clientes y superficie por la cual se haga la tasación de inmuebles rural. En la misma línea, Sebastián da Silva, director de Da Silva Agroinmuebles, comentó que han recibido varias consultas de clientes argentinos con campos en Uruguay para sumarse al blanqueo de capitales que lanzó Macri.

De hecho, esta firma tiene previsto realizar una viaje la próxima semana a Buenos Aires para atender las consultas de los propietarios. También tiene planeado tender una área de su oficina en Uruguay a fin año abocada a atender la demanda por el servicio de tasaciones que se esperan recibir.
Respecto a la tarifa, dijo que es improbable aplicar un arancel del 1% sobre el valor total –que es el costo que suele cobrarse para tasar una estancia–, porque la operación no es la venta del inmueble. "Vamos a presentar un producto que sea lógico", explicó.

Sin fuga

El giro político-económico y las muestras de cercanía que la impronta del gobierno de Macri viene mostrando con el campo argentino, han provocado un "impacto acotado" en la retirada de argentinos con campos en Uruguay, para volver a apostar a su país natal, según coincidieron los operadores.
Para el director de Da Silva Agroinmuebles, "no se procesó una retirada masiva" de propietarios argentinos en Uruguay. "El argentino está muy adaptado a la realidad uruguaya", aseguró. De todas formas, sí se aprecia que no hay interés por realizar nuevas operaciones de compra. "Seguramente hoy (por los inversores argentinos) estén enfocados en la realidad de su país, ya que potencialmente sus suelos son superiores", apuntó.


Inmobiliarias de Maldonado ya se mueven

El régimen de exteriorización de activos que abrió el gobierno argentino permite blanquear tanto bienes registrables muebles e inmuebles, como valores y depósitos y dinero en efectivo, y presenta para esta última variante una serie de posibilidades que varían en costo, plazos de adhesión y permanencia, y montos que se pueden blanquear, entre otros aspectos. Para el general de los bienes a exteriorizar, la ley estipula el pago de un "impuesto especial" del que están exentos los primeros 305 mil pesos argentinos (unos US$ 19.934); por lo que va desde ese monto hasta los 800 milpesos argentinos (unos US$ 52.287) y para el total de los inmuebles, la tasa es del 5%. Mientras que para lo que supere ese valor (excepto inmuebles), la tasa es del 10% si se blanquea antes del 31 de diciembre y del 15%, si la adhesión se hace entre esa fecha y el 31 de marzo de 2017, informó El Cronista.

Las inmobiliarias de Maldonado y Punta del Este fueron las primeras en advertir el movimiento de los argentinos por blanquear sus activos en Uruguay. El directivo de la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este y Maldonado (Adipe-Cidem), Andrés Jafif, había informado a El Observador que desde que comenzó el proceso de blanqueo de capitales, las 160 inmobiliarias afiliadas a la gremial –que la AFIP reconoce como tasador de los inmuebles en Uruguay– han tenido "un ritmo interesante" de clientes que están interesados en adherirse al plan que ofrece el gobierno argentino.

La AFIP pide a los propietarios de inmuebles de la vecina orilla que eleven dos tasaciones, tomando la más elevada para registrar la operación. Jafif indicó que cada inmobiliaria tiene su criterio y tarifa a la hora de prestar ese servicio. Agregó que los valores de tasación son los reales del mercado. Según informó el programa argentino de televisión Periodismo para Todos conducido por Jorge Lanata, la AFIP detectó unos 1.500 inmuebles de argentinos sin declarar en Punta del Este.

Populares de la sección

Acerca del autor