La carne ovina se llegó a pagar 25% más que la de novillo en cuarta balanza

Arrancó un año desafiante para la comercialización de carne ovina

Este producto enfrenta una retracción de la demanda en el corto plazo, aunque los fundamentos positivos siguen sólidos por lo ajustado de la oferta global; los stocks se establizarían en 2015/2016
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

La carne ovina tendrá un primer semestre desafiante, a pesar de los fundamentos positivos de oferta y demanda mundial, en un ciclo en que se estabilizarían los stocks luego de varias zafras de caída.

Los principales mercados para la carne ovina se muestran con poca demanda a comienzos de año, luego de un 2015 en el que aumentó la concentración de la demanda desde Brasil, un factor que puede ser de vulnerabilidad para el producto. La carne de ovina mantiene un premio de precio frente a la vacuna, aunque ese diferencial se achicó en los últimos meses.

En los principales competidores de Oceanía la oferta permanecerá ajustada, debido a las restricciones impuestas por el clima.

En Nueva Zelanda –según Beef+Lamb– la señalada de corderos fue de 23,8 millones de cabezas, o sea 1,8 millones menos que un año atrás y el menor volumen desde 1953 con un descenso de 4,5% en el número de ovejas y menos borregas preñadas. Para el ejercicio que cerrará en setiembre se prevé una faena de corderos de 19,4 millones de cabezas, una caída de 1,6 millones. En Australia el stock ovino al 30 de junio del año pasado se ubicó en 70 millones de cabezas, o sea 2,5 millones menos que la campaña previa. Para el ciclo 2015/2016 se prevé un incremento marginal en las existencias.

En 2015 el precio promedio de exportación de la carne ovina fue de US$ 4.605 por tonelada, un 22% por encima de la media para carne vacuna, donde fue de US$ 3.790/t.

centrales 1.jpg
Esta tendencia de mejores precios por la carne ovina se mantuvo desde comienzos de 2014 en forma ininterrumpida hasta el cierre del año pasado, con un premio de 17% en diciembre. El premio del cordero sobre el novillo se ha mantenido desde junio de 2013 en términos mensuales, aunque el diferencial se ha reducido en los últimos meses. Al cierre de la segunda semana de enero el precio del cordero en cuarta balanza era de US$ 3,28 por kilo, un 3,4% más que el valor del novillo (US$ 3,17 por kilo). Entre el cierre de 2014 y comienzos de 2015 el diferencial era favorable al cordero en más de 25%.

Un relevamiento de El Observador Agropecuario entre frigoríficos y operadores locales de carne ovina mostró un descenso en la demanda que podría comenzar a revertirse en la segunda mitad del año, con potenciales mejoras por el ingreso a Estados Unidos y con cautas expectativas sobre negocios con Argentina.

Desde San Jacinto-Nirea señalaron que más allá de las tendencias positivas de mediano plazo, la coyuntura de demanda es complicada en todos los mercados. "Ninguno es pujante o demandante como para tirar de los precios", señalaron.

Brasil-dependencia en aumento

Brasil, el principal destino, está inmerso en una crisis política y económica sumado a la devaluación de su moneda que encarece las importaciones en dólares.

Según datos del Instituto Nacional de Carnes INAC), en 2015 Brasil compró 7.281 toneladas por US$ 39,6 millones, un descenso de 27% en volumen y de 24% en dólares, 27% menos que en 2014, por US$ 39,6 millones, 24% menos. El ajuste en ese mercado, sin embargo, fue menor que en el global. En 2015 las ventas externas de carne ovina cayeron 45% en volumen y 42% en dólares. Es así que Brasil aumentó su participación como principal demandante de carne ovina uruguayas –de 46% a 60% en volumen entre 2015 y 2014– y de 55% a 72% en valor.

La demanda de carne ovina desde la Unión Europea (UE) se ve limitada por los altos stocks de carne porcina. Los países europeos tradicionalmente exportaban este producto a Rusia, pero las ventas cayeron luego que Moscú aplicó sanciones al bloque debido al conflicto con Ucrania. Al no poder colocar la carne porcina, deben bajar el precio y colocarla en el mercado común restringiendo las compras de carne ovina desde el exterior.

centrales2_22_1_16
En China podría haber una reactivación de las compras de carne ovina a partir del segundo semestre, algo que en menor medida se espera para Europa. El mercado chino se sobreabasteció en los años anteriores gracias a la abundante oferta desde Oceanía, a lo que sumó un incremento en la producción doméstica. Sin embargo, se estima que China ha ido reduciendo esos stocks, por lo que tendría que volver al mercado en algún momento del año.

La posibilidad de exportar a EEUU carne ovina con hueso es otra ficha jugada y se espera que en algún momento de 2016 se concrete la habilitación. "El ovino se valora cuando es con hueso. Sin hueso se manejan algunos mercados, como la Unión Europea. Sin embargo, saliendo de eso se hace difícil comercializar. Cuando salga la habilitación de EEUU eso nos daría fuerza para entrar a México y a la UE con hueso", comentaron desde San Jacinto.

Jorge Dimu, broker de carne ovina, se mostró optimista en que "la demanda brasileña va a estar", aunque los precios se pueden ajustar en función de la evolución del tipo de cambio en ese país.
Desde fines del año pasado se especula con la posibilidad de vender carne ovina hacia Argentina. Dimu considera que ese mercado puede generar oportunidades, aunque hay consenso en tener cautela.

centrales3_22_1_16
Desde Frigosalto su presidente, Valentín Camejo, advirtió que el mercado argentino "es distinto en categoría, calidad y en forma de comerlo. Nosotros antiguamente exportábamos a Argentina. Pero era otro el producto. Eran corderos livianos, tenían que ser productos frescos y además no estaba tan desarrollada la competencia. Ellos ahora tienen su producción de corderos e incluso Chile les exporta el cordero patagónico que conocen".

El costo de acceso pesa

Los precios de los corderos en Uruguay y en Australia comenzaron 2016 con valores similares en torno a los US$ 3,30 por kilo en gancho. Hay sí una diferencia notoria en el ovino adulto como la oveja y el capón. En ese mercado el precio promedio para los adultos se ubicaba sobre US$ 1,95 por kilo contra US$ 2,73 de la oveja y US$ 3,03 del capón en Uruguay, según la última planilla de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG).

Lo que hace la diferencia en mercados claves no sería el precio, sino las condiciones de acceso. Según los datos actualizados a comienzos de 2016, en China la carne congelada de cordero y de categorías adultas debe pagar un arancel de 12% este año frente al 9,3% que enfrenta Australia. Si es sin hueso, los porcentajes pasan a 15% y 11,7%, respectivamente. Lo mismo se debe pagar para que las carcasas completas o medias congeladas de cordero puedan entrar, mientras que las de categorías adultas pagan 23% y 17,9%. Nueva Zelanda, en tanto, no paga aranceles, sea por carne vacuna u ovina para ingresar al gigante asiático.

Tendencia de estabilidad en el stock

La campaña 2015/2016 en curso (julio-junio) podría marcar una estabilidad en el stock de ovinos, interrumpiendo una racha bajista en los años anteriores, aunque sin factores que permitan una recuperación sostenida en el corto plazo. Según las estimaciones de Carlos Salgado, consultor privado y asesor del Secretariado Uruguayo de la Lana, la tendencia es de estabilización. Dijo que las proyecciones simplemente dan una señal de "acomodo" de números.

Al 30 de junio del año pasado los stocks ovinos sumaron 6,63 millones de cabezas, 877.000 menos que el año anterior. De acuerdo a Salgado, las cifras sobre existencias se mantendrían con pocas variaciones cuando se cierre un nuevo ciclo el 30 de junio de 2016. Si el clima fuera favorable el stock podría crecer algo, en el orden de 200.000 cabezas. "En el caso de buenas condiciones climáticas, sin un invierno muy lluvioso, el stock podría crecer algo", dijo. Si bien la señalada de corderos mejoró –subió cinco puntos porcentuales hasta el 70%– igualmente "no fue buena". Ante un posible descenso de 9% en la cantidad de ovejas, en términos absolutos la cantidad de corderos será menor.

centrales 4.jpg
Para Salgado una recuperación significativa del stock no se dará hasta que haya una fuerte suba en el precio de la lana. "Son los precios de la fibra lo que impulsan las existencias", agregó.

El hecho de que el sistema productivo se vuelva cada vez más dedicado a la carne, con una fuerte extracción, también juega en contra del crecimiento de cabezas. Si se mira la relación histórica de cantidad de ovejas/capón, con 3,83 millones de ovejas al 30 de junio (410.000 menos que un año atrás) y 520.000 capones (65.000 menos), la relación se ubicó en 7,4 con lo que tocó un máximo de la serie iniciada en 1975. A la reproducción no se le ha dado la importancia que se debería en la producción de corderos para carne, dijo el especialista.

Producción: Agustín Fernández Mendy.

Populares de la sección