Arroceros plantearon quejas y demandas

Productores, en su asamblea en Treinta y Tres, expusieron su malestar con la industria y el gobierno
La Asociación Cultivadores de Arroz (ACA) manifestó su disconformidad con la actitud de la industria en las negociaciones por el precio del producto –siguen sin llegar a buen puerto–, planteó la necesidad de instaurar un cuarto fondo arrocero que involucre la asistencia financiera al sector con US$ 60 millones y, finalmente, denunció que el "elevado costo país" sigue siendo perjudicial para el normal desarrollo de la cadena arrocera.

Los socios de la gremial de los arroceros se reunieron ayer en Treinta y Tres por varias horas, tras lo cual divulgaron un comunicado.

Según consta en el texto, por un lado se decidió "apoyar a la comisión directiva en las gestiones realizadas en la negociación con los molinos industrializadores".

En ese sentido, se manifestó "la total disconformidad con la posición de la industria en las diferentes instancias de negociación reciente, así como con las sucesivas imposiciones de suba de precios de los servicios que brinda a los productores en forma unilateral".

La asamblea tomó también la decisión de "avanzar en la firma del precio definitivo (para el arroz de la zafra de 2014/15) y del provisorio (para el arroz de 2015/16) condicionado a la conformación de una Comisión ACA–GMA Coopar para rediscutir el contrato de compraventa de arroz".

Se aclaró que los integrantes de esa comisión, por parte de la ACA, "representarán a todas las comisiones regionales de la asociación".

El sector arrocero tiene dificultades que incidirán en un achique del 8% del área para 2016/2017.

En otro punto del comunicado se resolvió "facultar a la comisión directiva de ACA para que, en un plazo razonable y de acuerdo a los precios de mercado, redefina los valores de precio provisorio".

En relación a la problemática económica y financiera, se decidió "dada nuestra baja o nula rentabilidad reafirmar la necesidad del FFRAA IV de US$ 60.000.000 dentro de los límites planteados en la Ley de Rendición de Cuentas y mandatamos a la comisión directiva a la implementación del mismo".

Eso se planteó "teniendo en cuenta que las soluciones financieras no pueden seguir siendo sustitutas de la soluciones económicas genuinas que el sector productivo necesita", señala el comunicado.

También se decidió "reafirmar la preocupación por el elevado costo país que afecta el desarrollo de la cadena arrocera".

La última zafra arrocera fue muy adversa. A la dificultad para colocar el arroz de la zafra previa –durante varios meses no se exportó–, se le añadieron inconvenientes productivos derivados de lo climático. El rinde promedio cayó a 8.094 kilos/ha, lo que dejó a muchos productores con números "en rojo" y ni que hablar a quiénes no llegaron al promedio. Varios perdieron las chacras total o parcialmente por las inundaciones. Tal es el nivel del problema, que en sus consultas el MGAP detectó que la perspectiva para la zafra venidera es reducir 8% el área, que podría no alcanzar las 150 mil hectáreas.