ARU y gobierno expusieron visiones contrapuestas del país en el Prado

Reilly planteó las necesidades del agro y Aguerre remarcó logros del gobierno
Los discursos de cierre de la muestra agroindustrial y ganadera de la Rural del Prado, pronunciados el sábado por el presidente de la Asociación Rural, Ricardo Reilly, y el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, volvieron a poner en evidencia las visiones contrapuestas del sector y el gobierno respecto a una misma realidad: la del país en su conjunto y la de la agropecuaria en particular.

En su discurso –que fue crítico con el gobierno–, Reilly reclamó inversiones en infraestructura, cuestionó el elevado costo del combustible, criticó el uso de las tarifas públicas como herramienta de recaudación fiscal y además fustigó el nivel de presión tributaria.

El titular de la ARU planteó como algunas de las principales preocupaciones del sector agropecuario los altos costos de producción, que son cada vez "más estructurales", además del creciente atraso cambiario, que, según dijo, impactan contra la rentabilidad de los productores.

En ese sentido, Reilly puso como ejemplo la compleja coyuntura que afecta al sector lechero, así como las dificultades que enfrenta la agricultura, en particular la producción de soja y arroz, entre otros rubros.

Al mencionar el impacto del combustible en la estructura de costos del sector, el dirigente ruralista señaló que el precio del gasoil incide en una mejor rentabilidad agrícola. En ese sentido, dijo que cuando los uruguayos cargan combustible cubren "las tremendas pérdidas" registradas en ANCAP.

También fustigó el aumento impositivo, a través del incremento de 30% en la contribución inmobiliaria rural, y mostró preocupación por el nivel de endeudamiento.

Por su parte, Aguerre, en clara contraposición a lo manifestado por Reilly, enumeró algunos logros del gobierno y recordó que en 2010 invitó a las gremiales agropecuarias a mirar "el vaso medio lleno y no el vaso medio vacío". En su opinión, "es mucho más fácil decir que hacer".

Recordó que Uruguay es el único país del mundo que exporta la mayoría de los alimentos que produce, lo que le lleva a competir con las barreras arancelarias y no arancelarias, razón por la cual la competitividad debe estar regida por políticas de Estado.

Dijo, entonces, que la primera vez que fue al acto de cierre de la Rural del Prado como ministro se reclamaba por una trazabilidad que no funcionaba y que hoy sí lo hace. Agregó que luego se reclamó por la exportación de ganado en pie y que nunca en la historia el país tuvo cuatro años seguidos con una producción de 2,4 millones de terneros.

Asimismo, sostuvo que Uruguay creció como nunca antes en la historia de la mano de la agricultura, entre otros aspectos destacados durante su gestión.

Al responder a Reilly, Aguerre dijo que el país no era "producto" de una administración o de un partido político en particular. "Transitemos por el camino de nuestros antepasados políticos". Entonces, mencionó a José Batlle y Ordóñez y también a Wilson Ferreira Aldunate y Líber Seregni.

Populares de la sección