Aseguran que engorde de corderos es el mejor negocio

Central Lanera Uruguaya lanzó el Operativo 2016, que incluye la invernada de borregos
En la coyuntura actual del sector agropecuario, con dificultades en varios rubros y dudas sobre la rentabilidad, Central Lanera Uruguaya (CLU) presentó esta semana los detalles del Operativo Ovinos 2016, que en 2015 consiguió para faena 100 mil corderos y borregos pesados, alrededor de 20% del negocio de la invernada de corderos.

El gerente general de CLU, Diego Saavedra, comentó a El Observador Agropecuario que, pese a la situación "complicada" que vive Brasil, el principal mercado para la carne ovina uruguaya, China y la Unión Europea –que completan los tres principales destinos– "es posible armar este Operativo que ya con los precios base, con seguridad y certeza, es rentable".

Saavedra informó que este año el Operativo Ovinos "tiene un precio base o mínimo asegurado de entre US$ 3 y US$ 3,10 por kilo, según el período de la faena" y agregó que los adelantos a los productores se ubican entre US$ 25 y US$ 40 por cordero inscripto, dependiendo de los antecedentes del productor y si inscribe toda la lana y más de una zafra".

Los adelantos "ya están disponibles para los productores que comprometan sus corderos –y borregos– y las inscripciones para participar del operativo están abiertas hasta el 30 de abril próximo", dijo Saavedra.

El gerente general de CLU remarcó que "además hay US$ 5 adicionales, que van directamente a la cooperativa, para la compra de ración para engordar los corderos".

Al mismo tiempo, se mantienen otros beneficios, como un sobreprecio de US$ 0,10 por kilo para razas carniceras y sus cruzas; otro sobreprecio de US$ 0,05 por kilo por cumplimiento; y la cobertura de riesgo por mortandad posesquila, entre otros.

Engorde de borregos

Conocido más por la operativa de corderos pesados, el programa productivo de CLU tiene un atractivo adicional que es el engorde de borregos, según resaltó Saavedra al analizar el negocio.

"El borrego pesado solo tiene cinco centavos (de dólar) menos de precio y le permite a los productores más extensivos –en especial, el Merino en el norte– tener al animal un año más", dijo Saavedra.

De esa manera, el productor "le saca un vellón más al animal, que en el caso del Merino es muy valioso porque es lana fina, y no precisa tanta comida para terminarlo", agregó.

Saavedra analizó que "es una alternativa en momentos que es probable que se ofrezcan animales para engordar. Sobre todo desde el norte, donde no los van a engordar porque vienen muy golpeados por las lluvias".

A diferencia de otros años, el gerente general de CLU aseguró que "habrá corderos para engordar. Ya tenemos productores que se han inscripto y un productor grande dijo que no compró más porque no tenía más comida".

Una vez recibidos los animales, CLU tiene acuerdos "estratégicos" con la industria frigorífica para la faena –"siempre con más de una", acotó Saavedra–. Y traslada los beneficios que obtiene a los productores.

En 2015, el operativo de CLU cerró con "la gente conforme, pese al atraso que hubo en las entregas", reseñó Saavedra, y recordó que el precio promedio de las mejores carcasas fue de US$ 3,73 el kilo, faenadas entre agosto y diciembre pasado y para los productores que cumplieron el 100% del contrato. Un precio que recibió 40% de las carcasas. Para 2016, esperan repetir el éxito.

Oportunidad

"Estamos en un momento donde en todos los rubros los márgenes económicos no dan. Haciendo los números de la lechería, la agricultura y aún de la invernada vacuna no se ve la rentabilidad. Pero el negocio de engorde de corderos y borregos, aún con los precios base, deja un margen muy interesante", señaló Saavedra.

Por otra parte, "es una oportunidad para que ingrese gente nueva que está haciendo puentes verdes o pensando en áreas marginales que ha dejado la agricultura y que hay que repoblar. Incluso sirve para productores lecheros que están buscando una renta para sus establecimientos", concluyó.

Populares de la sección

Acerca del autor