Asesinaron en la calle a diputada británica pro Unión Europea

Suspenden actos de campaña contra el brexit tras el crimen
Una diputada británica, ferviente partidaria de que el Reino Unido siga siendo parte de la Unión Europea (UE), murió ayer jueves después de ser baleada y apuñalada en la localidad de Birstall, en el norte de Inglaterra, mientras se preparaba para una reunión con sus electores de esa zona. El hecho, del que todavía se desconocen las causas, llevó a la suspensión de las campañas para el referéndum sobre la salida del Reino Unido de la UE, conocida como brexit, que tendrá lugar el próximo jueves.

La diputada laborista británica Jo Cox, de 41 años, murió tras ser atacada en la vía pública por un hombre de 52 años. Según varios medios locales, el agresor gritó Britain first! (¡Gran Bretaña primero!), lema de la ultraderecha británica, pero la Policía no confirmó esa versión.

Un testigo llamado Clarke Rothwell dijo a la publicación The Examiner que primero escuchó ese grito, un disparo, y luego hubo un segundo disparo cuando la legisladora ya estaba en el piso, según consignó el periódico británico The Independent. Además, aseguró que hubo un tercer disparo.

"Alguien trató de contenerlo, forcejeando con él, y entonces sacó un cuchillo, un cuchillo de caza, y arremetió una media docena de veces contra ella con el cuchillo. La gente corría y huía de la zona", dijo ese mismo testigo a la BBC.

El periódico The Guardian también aseguró por medio de otro testigo de 38 años, llamado Graeme Howard, que el asesino gritó Britain first! durante el ataque.

Otras dos personas resultaron con heridas leves en el episodio.

Una portavoz de la Policía del condado de West Yorkshire, Dee Collins, dijo que aún no se había confirmado el relato de varios testigos que afirmaron que el atacante gritó Britain first!, y pidió a las personas con información en ese sentido que se comunicaran con las autoridades. "Esta es una investigación muy sensible en la que una gran cantidad de testigos están hablando en estos momentos con la Policía", afirmó.

La campaña del referéndum por la salida del Reino Unido del bloque europeo se suspendió tras conocerse el ataque, a siete días de la votación. "La muerte de Jo Cox es una tragedia. Era una diputada comprometida y atenta", escribió en Twitter el primer ministro británico, David Cameron, quien encabeza la campaña para que el Reino Unido permanezca en la Unión Europea.

"Hasta que los hechos no queden plenamente establecidos, no comentaré nada", dijo la ministra de Interior, Theresa May.

Elegida al Parlamento por primera vez en mayo de 2015, la diputada de 41 años fue trasladada en un helicóptero-ambulancia a un hospital de la cercana ciudad de Leeds, pero murió muy poco después del ataque.

Las encuestas

Hasta el ataque a Cox, la jornada había estado marcada por la ventaja que las encuestas daban a los partidarios del brexit, y por el aluvión de advertencias desaconsejándola.

El Banco de Inglaterra, el Financial Times, The Economist, la canciller alemana, Angela Merkel, y el Fondo Monetario Internacional opinaron que la ruptura con Europa no beneficiaría al Reino Unido ni al bloque.

La multiplicación de advertencias no parece haber hecho mella hasta el momento en el avance del Sí al brexit. El sondeo mensual de Ipsos-Mori puso por delante por primera vez al campo leave (salir) por 53% a 47%, y el del instituto Survation constató una ventaja de 52% a 48%, sin contar en ningún caso a los indecisos. De todos modos, Ipsos advirtió que un 20% de los encuestados admitieron que podrían cambiar de idea en los próximos siete días, por lo que las espadas siguen en alto.

Fuente: Agencias

Populares de la sección