Asesinaron a un policía cuando intentaba detener a rapiñeros

Mario Layera valoró "la convicción, el coraje y el arrojo" del funcionario

Dos delincuentes amenazaban con armas de fuego a una pareja cuando el policía Eugenio Nicolás Otero, de 26 años, se percató de lo que pasaba y dio la voz de alto. Eran las 23.30 del jueves en la esquina de José Batlle y Ordoñez y Behering. Los rapiñeros se dieron a la fuga y el agente disparó dos veces pero recibió un tiro en el rostro que le quitó la vida al instante. El agente estaba casado y era padre de un bebé de 11 meses.

Una persona se presentó en un centro de salud con un disparo que recibió a la misma hora y en el mismo lugar donde murió el policía que integraba la Guardia Republicana, informó el Ministerio del Interior. El sospechoso fue dado de alta y permanece detenido.

El director nacional de Policía, Mario Layera, destacó "la convicción, el coraje y el arrojo" del funcionario que persiguió a los delincuentes sin estar en servicio y mientras circulaba en bicicleta.

"El ejemplo es que el nos deja este policía y nos fortalece para reprimir nuestras emociones para salir con firmeza para enfrentar el crimen y cumplir nuestra misión convencidos de que nosotros somos la frontera entre los ciudadanos de bien y aquellos que delinquen", dijo Layera en mensaje grabado que divulgó el Ministerio del Interior.

El máximo jerarca de la Policía pidió a la Guardia Republicana "unirse en este momento" y destacó que la relevancia de la presencia policial en las zonas con mayores índices e criminalidad."Demostraremos que la vida de este hijo de la Policía no va a ser perdida en vano", afirmó.

El Ministerio del Interior informó en su cuenta de Twitter que el velatorio de Otero se realiza en la empresa Abbate. A las 15.30 partirá el cortejo fúnebre hasta el cementerio de Las Piedras.


Populares de la sección