Así es el plan de acción del MSP en Salto para la emergencia sanitaria

El MSP obliga a sacrificar a los perros infectados y aplica plan de acción en el departamento
Hace seis años se detectó por primera vez el vector transmisor de la leishmaniasis en el país, en Bella Unión (Artigas). Desde esa fecha hasta ahora su presencia se extendió a Paysandú y Salto, que fueron los únicos departamentos estudiados hasta el momento. Pero también se dispersó la enfermedad y se detectaron los primeros casos autóctonos de perros infectados en febrero de 2015. Para diciembre aparecieron tres nuevos focos con decenas de caninos implicados lo que supuso la realización de un plan de acción por parte del Ministerio de Salud Pública (MSP) para combatir esta enfermedad, que es mortal en 90% de las personas contagiadas si no es tratada a tiempo.

En la tarde de ayer, representantes del MSP se dirigieron al departamento de Salto donde realizaron una recorrida por la zona más afectada, a orillas del Río Uruguay, y se reunieron con las autoridades locales. Fue allí que decidieron decretar la "emergencia sanitaria" en todo el departamento por leishmaniasis, por temor a que se comiencen a detectar casos en humanos y para poder aplicar el "Plan de Acción para la prevención y control de la leishmaniasis visceral" en todo el país (ver recuadros)

"El hallazgo de leishmaniasis en Salto y una evolución que evidencia la tendencia de extenderse a otras zonas del departamento, en un contexto sanitario de riesgo por las recientes inundaciones y sus consecuencias ambientales" fue lo que motivó a la declaración de emergencia sanitaria por parte del MSP, según expresa la resolución a la que tuvo acceso El Observador.

Alta mortalidad

La leishmaniasis es una enfermedad altamente mortal –en 90% de los casos si una persona no es tratada a tiempo- que afecta tanto a perros como a humanos. Se transmite a través de la picadura de un flebótomo, una "mosquita" de 2 milímetros. Los caninos son el principal reservorio de la enfermedad, por lo que si un flebótomo pica a un perro infectado y luego pica a una persona, le transmite la enfermedad.

Es incurable para los perros, ya que no existe tratamiento ni una vacuna que lo prevenga. Es incurable para los perros, ya que no existe tratamiento ni una vacuna que lo prevenga.
Como son los principales depósitos de la enfermedad, el MSP recomienda su sacrificio y a partir de ahora lo transforma en obligatorio, para los próximos 180 días en los que rige la resolución. Hasta el momento 90% de los perros afectados por la enfermedad habían sido sacrificados voluntariamente. En el caso de humanos existe un tratamiento, que es muy costoso y tiene graves efectos colaterales, que puede afectar al corazón y los riñones. Además, se estima que 10% de las personas mueren a pesar de ser tratados.

En 2010 Uruguay se transformó en un "País vulnerable" a la enfermedad, lo que generó un aumento en las acciones de vigilancia y búsqueda de perros infectados y ahora crece el temor a que se extienda o aparezca en personas.

Plan de acción

Sacrificio
El "Plan de Acción" al que tuvo acceso El Observador enfatiza en que se trata de una enfermedad grave para las personas, con una mortalidad de 90% sin tratamiento y del 10% aún siendo tratados, cuyo principal reservorio son los perros infectados, tengan o no síntomas. Por esa razón, a partir de ahora todo dueño de perro tiene la obligación de permitir la extracción de sangre si lo solicitan y, en el caso de dar positivo para leishmaniasis, el canino será sacrificado.

Focos
El MSP considera foco a la presencia de un canino o trampas positivas a leishmaniasis. En el primer caso se colocará una "trampa de luz" en la vivienda y se testeará al 100% de los perros de las cuatro manzanas linderas. Además, se realizará un "interrogatorio exhaustivo" a los dueños acerca de la procedencia del animal. Si una trampa da positivo se analizará 100 perros de la zona. Para evitar la expansión del foco y su consolidación, se realizará un control de cada uno de los focos y a cada perro inspeccionado se le colocará un microchip para que quede identificado.

Intendencias
El documento presentado en la tarde de ayer incluye tareas para todas las intendencias donde se encuentren casos positivos a leishmaniasis. Plantea la coordinación de acciones para limpieza de las zonas aledañas a la presencia de focos y zonas de alto riesgo, la realización de fumigaciones donde se indiquen necesarias y la revisión del cumplimiento de las normativas que prohiben los gallineros en zona urbana -teniendo en cuenta que generan "terreno fértil" para el desarrollo de las larvas- , así como de tenencia responsable de mascotas.

Vigilancia
Las direcciones de Salud de todos los departamentos del país incorporarán a las tareas cotidianas la vigilancia entomológica de la leishmaniasis.
Para ello, visitarán semestralmente una muestra de viviendas elegidas al azar para relevar datos de cantidad de perros que viven en ellas. En una de cada 500 casas colocarán "trampas de luz" para identificar si está presente el vector y le extraerán sangre a 100 perros. La idea con ello es ir realizando un diagnóstico de la presencia de la enfermedad y su vector en Uruguay, generando un "mapa de riesgo.

Comunicación
Otra de las medidas a tomar por el MSP será reforzar la comunicación a la población de las características, riesgos, síntomas y formas de prevenir que se expanda la enfermedad, que fue encontrada en Salto y algunas zonas adyacentes. Por otro lado, realizarán talleres de capacitación sobre el diagnóstico y tratamiento de la leishmaniasis visceral a pediatras, internistas, hematólogos, infectólogos y laboratoristas. Pero también realizaran talleres de capacitación para veterinarios, con el objetivo que conozcan el diagnóstico de la enfermedad en perros.

Prevención
Las medidas de prevención tienen que ver con evitar que la leishmaniasis se transmita entre perros y se manifieste en humanos. En ese sentido, recomiendan mantener limpio el domicilio -evitar que se acumulen ramas, troncos y desechos orgánicos- y delimitar el espacio de casillas de perros, gallineros. Para disminuir el riesgo de infección se pueden utilizar collares repelente con deltametrina en perros y adquirirlos en criaderos reconocidos, así como la utilización de mosquiteros en las casas.


Populares de la sección

Acerca del autor