Así fue la marcha contra la violencia y por la igualdad de género

Miles de personas se movilizaron a lo largo de 18 de Julio por el Día de la Mujer
Marcha por el Día Internacional de la Mujer en Montevideo


Por la igualdad de género, por las mujeres que fueron asesinadas a manos de sus parejas o exparejas o por aquellas que no se animan a denunciar que son víctimas de violencia. Los motivos para unirse a la marcha por el Día Internacional de la Mujer tenían un único objetivo: reivindicar los derechos de las mujeres.

Miles de mujeres, acompañadas en muchos casos de hombres y niños, lo hicieron sentir a lo largo de la avenida 18 de Julio ayer por la tarde. La convocatoria de la Coordinadora de Feminismos del Uruguay, organizadora de la movilización, invitaba a concentrarse en la Plaza Libertad a la hora 18 y partir hacia la explanada de la Universidad de la República (Udelar). Una hora antes, desde la plaza Eduardo Fabini (Entrevero) hasta la explanada de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) caminar se volvió una odisea. "Parece que no quedó ni una mujer en su casa", comentó una de las manifestantes.

La aglomeración de manifestantes que esperaban partir hacia la Udelar era tal que generó impaciencia en muchos de los manifestantes. "¡Qué larguen de una vez¡" "Así no se puede estar", se podía escuchar entre cánticos que se han vuelto un clásico de las marchas feministas.

Además de la cantidad de personas, la diferencia con otras movilizaciones de iguales características fue que contó con el apoyo expreso del PIT-CNT, que convocó a un paro desde la hora 16 para que quienes quisieran asistir a la marcha pudieran hacerlo. Ese paro estuvo motivado por una paralización convocada a nivel mundial. A pesar de eso, la Coordinadora de Feminismos dejó claro que ella fue la organizadora. Una de sus integrantes manifestó a El Observador que no se trataba solamente de la marcha en el Centro de Montevideo, sino de las movilizaciones y asambleas de mujeres que hubo a lo largo de todo el país.

"Porque somos las de ahora, las de siempre, las de todos los tiempos, las de aquí y las de allá, las que sin miedo a la libertad nos empecinamos en cambiar la vida", leyeron en una proclama en la explanada de la Udelar.

Embed

A las pancartas, algunas de las integrantes de colectivos feministas agregaron escobas hechas con hojas y ramas para "barrer" la desigualdad. Esas escobas caseras fueron quemadas en una hoguera que improvisaron luego de formar una ronda, una vez leída la proclama.

Para algunas, el 8 de marzo era un día de "lucha". Para otras, era una oportunidad de recordarle a las mujeres que se encuentran inmersas en situaciones de violencia de género que pueden denunciarlo. Así lo manifestó a El Observador Martha Iglesias, presidenta de Mujeres de Negro. "(Es un día para) que se pueda ayudar a las mujeres que sufren violencia a que no les sea indiferente. Esta es la primera vez que el 8 de marzo se hace una marcha con estas características y esperamos que cada vez sea más grande y cada vez haya más conciencia. Ver a tantas mujeres y tantos hombres acá emociona", dijo minutos antes de que comenzara la movilización.

Marcha mujeres


Junto a ella estaba la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, que suele unirse a las manifestaciones que el colectivo Mujeres de Negro realiza en la explanada de la IMM. "Tenemos niños que son violentos en las escuelas, jóvenes que son violentos en el fútbol. La violencia doméstica es la madre de la violencia social", indicó a El Observador.

Fueron dos horas de gritos, de "Tocan a una, tocan a todas", de aplausos y de mucho ruido. Porque fueron miles de mujeres que se quisieron hacer oír.

Populares de la sección