Así se renuevan los bares en Montevideo para sobrevivir

Trivia, campeonato de videojuegos, noches de cine y ambientes temáticos son algunas de las propuestas que los dueños de varios locales montevideanos han implementado para encontrar nuevos clientes
Boliches en Montevideo que apuntan al factor "innovación" para sobrevivir
En un comienzo la noche en Montevideo se limitaba a viernes y sábado. Luego, de a poco, algunos comenzaron a animarse a salir los jueves a la noche con el riesgo de padecer la jornada laboral o de estudio posteriores. Pero desde hace varios años la capital ofrece actividades nocturnas los siete días de la semana. Gracias a esta tendencia instalada, el negocio de los bares y pubs comenzó a expandirse. No solo abrían más y más locales sino que también contaban con una considerable asistencia de público todos los días, o al menos la mayor parte de la semana.

Pero los dueños de los bares entrevistados en esta nota afirmaron que aún hoy abrir — y mantener abierto — un establecimiento con estas características no es tan sencillo como parece y, para no morir en el intento de poner un negocio dedicado al entretenimiento y la gastronomía, algunos emprendedores montevideanos tratan de incorporar elementos "innovadores" a su propuesta para distinguirse del resto y sobrevivir dentro de un mercado uruguayo que es tan chico como demandante.

Preguntas y respuestas

trivia nox
"Las propuestas son todas muy similares en la noche de Montevideo", dijo a El Observador Germán Lombardi, propietario de Bar Nox, un boliche ubicado en Canelones y Joaquín de Salteraín que abrió sus puertas hace apenas unos meses.

Sabiendo que aquella zona de la ciudad está saturada de ofertas, Lombardi debía generar una propuesta diferente y efectiva para atraer clientes. Fue en un viaje a Europa donde descubrió la solución a su inquietud: una competencia de trivia.

Se trata de un juego de preguntas y respuestas "típico" entre equipos de 4 y 12 personas pero con algunas particularidades que les aporta el contexto de un bar tradicional. Las preguntas se proyectan en una pantalla gigante dentro del local y cada equipo de jugadores posee un control remoto con el que va seleccionando las respuestas. De esta manera se van sumando puntos que luego se traducen en premios, que por lo general son bebidas.

Lombardi cree que su idea fue exitosa porque combina tres elementos fundamentales: juego, amigos y competencia. "Si bien la zona en su momento demandó más propuestas ahora lo que hay que buscar es atraer a la gente con algo distinto", reflexionó el propietario de Nox. Y agregó que si todos los bares ofrecen desde la misma carta hasta la misma música "es demasiado monótono y a la gente le va a dar lo mismo ir a un lugar que a otro".

La trivia se organiza todos los miércoles y es necesario realizar una reservación previa para jugar.

Películas y videojuegos

fachada fenix
A varios kilómetros de distancia, en una esquina tranquila detrás del Teatro Solís sobre la calle Juan Carlos Gómez, se encuentra el Bar Fénix. Actualmente es administrado por Federico Mercapidez quien supo ser también un cliente recurrente del lugar antes de adquirir el bar. "Creo que los boliches en Montevideo tienen un tiempo de vida bastante corto, es mucho de lo mismo", dijo Mercapidez a El Observador.

Ante una crisis, el dueño del Fénix se dio cuenta que debía barajar propuestas de reinvención sólidas y convincentes para recapturar clientela. Fue así que surgió la idea de adquirir un sistema que proyectase videojuegos y películas sobre la pared de un edificio que se encuentra en la vereda de enfrente al bar. Y le funcionó.

muro fenix
Ignacio Guillén, un cliente habitual del Fénix, contó que la primera vez que se aproximó al bar fue precisamente porque pasó caminando por la zona y vio una partida del juego Street Fighter proyectada en el muro. "Ese día entré, me encantó la buena onda del lugar y desde entonces sigo viniendo. Hay pocos lugares así en Montevideo", relató Guillén a El Observador.

A su vez, el Fénix cuenta con la particularidad de que son los propios clientes quiénes eligen la música que se escucha durante la noche ya que el bar tiene una rockola de uso libre.

Un culto a la música

cartle bhaley
La idea de un bar temático puede sonar pomposa y hasta un poco ridícula, pero en B.Haley Music Bar sus propietarios han generado una mística rockera atractiva. Desde la puerta que simula un baúl gigante donde se cargan instrumentos, hasta las lámparas que están hechas de micrófonos: todo allí remite a la música.

Johnny Walker, jefe de relaciones públicas en B.Haley, explicó a El Observador que la idea era precisamente la de "hacerle culto" a la música. Walker y todo su equipo de trabajo están convencidos de que la gente "ya no se conforma con tomar una cerveza y comer un chivito sino que quieren probar cosas nuevas" y transformar la salida nocturna en toda una "experiencia".

nachos bhaley






Populares de la sección

Acerca del autor