Assange desenmascara métodos de hackeo empleados por la CIA

WikiLeaks divulgó cerca de 9 mil documentos sobre un programa encubierto de la agencia
Un día el australiano Julian Assange volvió a hacerlo. Esta vez puso un manto de duda sobre la legalidad de las prácticas de la CIA al divulgar un supuesto programa encubierto de hackeo, cuya base, según Wikileaks –el portal que dirige y le dio fama mundial– está establecida en el consulado de Franckfurt, Alemania, y desde donde la agencia estadounidense realizaba su operativa cibernética en Europa.

La filtración de WikiLeaks conocida ayer forma parte de una serie en siete entregas, y reveló la forma en que la agencia de inteligencia de EEUU precisamente efectuaba dichas operaciones.
El portal, dirigido por Assange, asegura que su serie "Vault 7", que estrenó con el capítulo "Year Zero (Año Cero)" y que abarca el periodo de 2013 a 2016, es "la mayor filtración de datos de inteligencia de la historia".

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo no tener comentarios que realizar al respecto.
"Year Zero" expone el alcance del programa de 'hacking' de la CIA, lo que incluye arsenal malicioso y docenas de ataques de día cero usados como armas, que explotan las debilidades de un amplio rango de compañías y productos de Europa y Estados Unidos, según el portal.

Algunos de estos productos son, según WikiLeaks, el iPhone de Apple, los teléfonos Android de Google, Windows de Microsoft y hasta los televisores de Samsung, que pueden convertirse en micrófonos encubiertos mediante un software supuestamente elaborado en colaboración con el servicio secreto británico, el MI5.

En un comunicado, el periodista y experto informático, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, dijo que su última filtración es "excepcional desde una perspectiva legal, política y forense", y agregó que supone "un gol" en contra para la agencia estadounidense.

Denunció además que existe un "riesgo extremo" de proliferación en la "carrera acelerada por las ciberarmas", que resulta de la incapacidad de las agencias de seguridad para controlarlas una vez creadas y de su "alto valor de mercado".

Según explicó WikiLeaks, "Year Zero", en el que se exponen los sistemas de "hacking", software malicioso y armas cibernéticas empleadas por la agencia de espionaje estadounidense, comprende 8.761 documentos y archivos, procedentes de "una red aislada y de alta seguridad situada en el Centro de Inteligencia Cibernética de la CIA en Langley, Virginia". Además del centro en Langley, según el portal, la agencia utiliza el consulado de EEUU en Francfurt "como una base encubierta para sus 'hackers' en Europa, Oriente Medio y África".

WikiLeaks señaló que obtuvo los documentos de una persona que tuvo acceso a ellos cuando la CIA perdió el control informático sobre ese material. El portal reveló que recientemente "la CIA perdió el control sobre la mayor parte de su arsenal de 'hacking', incluido software malicioso ('malware'), virus, troyanos, 'días cero' ofensivos, software malicioso infectando sistemas de control remoto y documentos asociados".

Esta colección de "varios cientos de millones de códigos" dan a su poseedor "la capacidad de 'hacking' íntegra de la CIA", aseguró en su comunicado, en el que dijo que la primera entrega "ya eclipsa el total de páginas publicadas en los primeros tres años de revelaciones sobre la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de EEUU) por Edward Snowden".

Según explicó el portal, la colección llegó a manos de antiguos "hackers" del gobierno estadounidense y otros agentes de manera "no autorizada" y uno de ellos "proporcionó a WikiLeaks porciones del archivo". WikiLeaks sostuvo que la CIA fue elevando sus capacidades en la lucha cibernética hasta rivalizar, "con incluso menos transparencia", con la NSA, la otra agencia de seguridad estadounidense.

Filtraciones


28/11/10 WikiLeaks filtra 251.287 documentos sobre instrucciones del gobierno de EEUU a sus diplomáticos para espirar a políticos extranjeros.

7/12/10
Julian Assange es detenido por la policía de Londres y liberado 9 días después.

25/04/11 Distintos medios publican cables del Pentágono sobre la cárcel de Guantánamo.

30/08/11 WikiLeaks publica unos 230 mil cables filtrados de la diplomacia de EEUU.

19/06/12 Assange pide asilo político en la embajada del Reino Unido en Ecuador.

16/04/15 El portal difunde en internet documentos de Sony Pictures pirateados por hackers norcoreanos.

02/07/15 WiliLeaks divulga documentos en los que revela cómo una agencia de EEUU espió a Brasil, Alemania y Japón.

22/02/16
El portal revela el espionaje de EEUU hacia el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el exprimer ministro italiano, Silvio Berlusconi y el exsecretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

16/03/16
Se conoce la publicación de unos 30 mil correos electrónicos de la excandidata presidencial Hillary Clinton durante su etapa como secretaria de Estado de la administración demócrata de Barack Obama.

División republicana por Obamacare

Los legisladores del Partido Republicano presentaron un proyecto de ley para sustituir el sistema de salud conocido como "Obamacare", una obsesión del presidente Donald Trump y de la mayoría conservadora en el Congreso. Trump recurrió ayer a la red Twitter para celebrar que la "magnífica ley sobre cobertura médica está disponible para su revisión y negociación. Obamacare es un desastre total y completo".

La tarea, sin embargo, podría ser muy compleja y exigirá a la mayoría republicana una renovada capacidad de negociación para hacer avanzar el proyecto, por la forma en que funciona el sistema público de salud.

En Estados Unidos la cobertura de salud es fundamentalmente un mercado privado, ya que el país es uno de los pocos que carece de un sistema universal y gratuito de atención médica. Alrededor de la mitad de los estadounidenses posee una cobertura privada a través de su empleador.

Apenas un tercio de la población tiene acceso a un sistema público, reservado a los ciudadanos más pobres (el programa Medicaid) y a las personas de más de 65 años (Medicare).

En 2010 el entonces presidente Barack Obama, apoyado por el Partido Demócrata, negoció e hizo aprobar una importante reforma del sistema de seguros de salud para reducir el número de personas sin cobertura médica.

La idea de los republicanos tiene por delante el desafío de modificar esa reforma sin que los usuarios pierdan su cobertura médica.

El problema puede surgir con la endeble unidad de los propios republicanos, ya que el ala más ultraconservadora se opone al proyecto de reforma.

Para esos sectores, la nueva iniciativa es similar al sistema actual. "Si la dirección (de los republicanos) insiste en reemplazar Obamacare con 'Obamacare Light', no habrá ningún cambio", alertaron el lunes varios de esos legisladores, al anticipar una batalla feroz en el Congreso.


Fuente: El Observador y EFE

Populares de la sección