Astori en ADM: "El gobierno no se sentó a esperar que mejoraran los resultados"

El ministro de Economía destacó desacople de Uruguay respecto a la región
La última vez que Astori había hablado frente a la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) hacía frío y las previsiones a futuro de la economía no eran buenas. Este mediodía, ocho meses después, el ministro de Economía volvió a presentarse en un encuentro de ADM, con el alivio del último dato del PIB, que triplicó las predicciones del propio gobierno y consolidó el crecimiento de 1,5% de la actividad en 2016.

"El país navegaba en aguas turbulentas y el buque se movía", dijo hoy Astori recordando su última conferencia, en julio de 2016. Con la reafirmación de que la situación cambió desde entonces, y que los fantasmas de una posible recesión quedaron detrás, el ministro reivindicó el papel del gobierno en el manejo de la economía.

"El gobierno no se sentó a esperar que mejoraran los resultados internos", señalo, y luego enfatizó un concepto que se ha vuelto un lugar común en sus discursos: "Nunca hemos creído ni creemos ahora que lo que pasa en un país es fruto, para bien o para mal, de lo que pasa en el exterior, así como tampoco es fruto de lo que pasa aquí adentro", dijo Astori. Lo que explica la peripecia que va recorriendo un país es, más bien, "una combinación cambiante de unos y otros factores".

Respecto a las políticas que tomó el gobierno para consolidar el rumbo de la economía, Astori resaltó tres puntos: la modernización institucional, el estímulo a la inversión y el orden macroeconómico.

"No conozco experiencia en el mundo que haya logrado sostener transformaciones en el desorden", dijo el jerarca, resaltando las reformas estructurales que permitieron consolidar un clima propicio para el crecimiento.

Un aspecto fundamental en la instalación de ese clima de negocios fue, según Astori, la actualización y especialización de las instituciones. Sobre ese punto, resaltó dos grandes transformaciones: la transparencia fiscal y la inclusión financiera.

El ministro reiteró que el orden macroeconómico "no es un objetivo en sí mismo", aunque "es imprescindible" para que la situación del país vaya por el carril correcto. Para ello, explicó, es necesaria una coherencia entre la política monetaria, la política fiscal, la política cambiaria y la política de ingresos.

Para ilustrar ese punto, destacó "el prolijo manejo" de la política cambiaria y monetaria por parte del Banco Central, que contribuyó "enormemente" al descenso de la inflación.

Alertas

Las alertas vinieron por el lado del déficit fiscal y algunos sectores productivos. Respecto al primero, Astori volvió a declarar que, si bien es una cifra alta, "es manejable y controlable" y que aún "no se ha ido de las manos".

El déficit, que alcanzó el 3,7% del PIB en el año cerrado a enero, se puede bajar "sin alterar el orden macroeconómico", agregó el ministro, y rechazó por completo las afirmaciones que hablan de "despilfarro de los recursos públicos". Sin embargo, admitió que Uruguay "tiene problemas y mucho que hacer para mejorar la calidad del gasto".

Por otra parte, Astori habló de "necesidad de recuperar al sector de la construcción, por el volumen de empleo que crea". Se trata de un sector que no compartió los buenos números de la economía en general y redujo su actividad un 3,9% en 2016.


Populares de la sección