Astori, ¿el derrotado?

Pese a marcha atrás en el entorno del ministro celebran la celeridad en cerrar el proyecto de Rendición de Cuentas
Una primera lectura de lo que sucedió ayer con el anuncio del presidente Tabaré Vázquez de modificar el proyecto de Rendición de Cuentas es que buena parte del Frente Amplio (FA) volvió a torcer la voluntad del ministro de Economía, Danilo Astori. Es una historia repetida: la marcha atrás en el TISA o descartar un TLC con EEUU en 2007 son dos ejemplos. Esta vez, para peor, Astori había sido el responsable principal de diseñar y comunicar el anuncio más difícil en materia económica desde que el FA llegó al poder: un ajuste con aumentos al IRPF desde $33.000. Pero tras los reclamos, se anunciaron los cambios, que fueron celebrados por algunos sectores como una victoria. Una nueva victoria.

Sin embargo, en el entorno de Astori la lectura es otra: en pocos días y a un mes de presentarlo, el proyecto está cerrado, lo que debería evitar sorpresas en su trámite parlamentario. Además, el objetivo fundamental planteado por el equipo económico se mantiene: la recaudación será la misma. Por otra parte, los cambios aceptados en el IRPF dejaron atrás otra serie de reclamos como no devolver el Fonasa, aumentos en IRAE, Impuesto al Patrimonio, entre otros.

Evitar esas propuestas es importante políticamente para el Astorismo. También es cierto que para la mayoría de la población –así no lo pague– el IRPF es un impuesto bastante más familiar que el que grava el Patrimonio. Y ese es el impuesto que la gente de Astori planteó aumentar y el FA logró atenuar. Astori puede ser el padre de una propuesta derrotada o quien logró mantener una rendición sólida en un momento complejo para la economía. Como sea, nada es políticamente irrelevante, sobre todo teniendo en cuenta que por lo bajo, y no tan bajo, varios repiten que está en carrera para 2019.


Populares de la sección

Acerca del autor