Asume Trump y el mundo mira hacia Estados Unidos con temor

Nuevo presidente realizará un discurso "filosófico" en el que dará su visión del país

Con el telón de fondo de manifestaciones previstas en distintas ciudades para protestar contra su investidura, el republicano Donald Trump asumirá hoy como el 45º presidente de Estados Unidos, aunque ya ayer jueves se instaló en Washington para preparar sus actividades oficiales.

Mientras, el mundo aguarda con inusitada expectativa y hasta con cierta dosis de incertidumbre la asunción del magnate que sustituirá al demócrata Barack Obama, el primer presidente negro en la historia de ese país, y que se mantuvo en la Casa Blanca durante dos períodos.

Pero la llegada al poder de Trump, que ganó las elecciones del 8 de noviembre a la candidata demócrata y ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, genera un indisimulado temor respecto de cuáles serán sus decisiones respecto a asuntos como la política internacional, la política comercial, la política migratoria y la salud.

Actos previos

Trump llegó ayer jueves a Washington, para encabezar una serie de actos que culminarán hoy con la toma de posesión del cargo ante las escalinatas del Capitolio.

El avión de la Fuerza Aérea estadounidense que transportaba a Trump, sus familiares y allegados, aterrizó en la base aérea Andrews, en las afueras de Washington, alrededor del mediodía.

"Este viaje comienza y voy a trabajar y luchar muy duro para que esto sea un gran viaje también para los estadounidenses. No tengo dudas de que juntos devolveremos la grandeza a Estados Unidos", había escrito Trump en Twitter antes de dejar su residencia en Nueva York.

Ayer, Trump colocó una ofrenda floral en el Cementerio Nacional de Arlington y habló en el Lincoln Memorial, donde huboconciertos de música country y fuegos artificiales.

En un discurso improvisado, Trump dijo que su administración servirá para "unificar" al país y promover el progreso de los "olvidados".

"Vamos a unificar nuestro país", aseguró delante de miles de seguidores.

En su alocución, afirmó que su gobierno hará "cosas que no han sido hechas en nuestro país por muchas décadas. Las cosas van a cambiar". En su opinión, el movimiento que lo condujo a la Casa Blanca es muy grande. "Yo soy el mensajero", reflexionó.

Trump había llegado a la capital con su gabinete completo, ya que ayer designó a Sonny Perdue, exgobernador del estado de Georgia, como secretario de Agricultura.

En total, se trata de 15 integrantes del gabinete y siete otros cargos que poseen rango equivalente. En el grupo escogido por Trump hay solo cuatro mujeres, un negro y ningún hispano, una situación inédita en casi 30 años.

Discurso "personal"

Fuentes próximas a Trump filtraron a la prensa en la noche del miércoles que aún estaba dando los retoques finales a su discurso de investidura.

Trump consultó con algunos historiadores y en compañía de asesores analizó los discursos de otros presidentes. "Pero será un texto de Trump. Él lo está escribiendo, él lo edita y él lo corrige", dijo Sean Spicer, nuevo vocero de la Casa Blanca.

"No será un programa detallado sino más bien un documento filosófico, de su visión del futuro del país, del papel del gobierno y del papel de los ciudadanos", explicó Spicer.

"Será una presentación muy personal y sincera de su visión del país", dijo Spicer en la víspera de la llegada al poder del magnate republicano.

"Explicará lo que significa ser estadounidense, los desafíos a los cuáles estamos enfrentados", señaló, y evocará en particular el tema de la educación. "No será un programa detallado sino más bien un documento filosófico, de su visión del futuro del país, del papel del gobierno y del papel de los ciudadanos", explicó Spicer.

Apuro

Cientos de miles de ciudadanos, entre partidarios y opositores al nuevo mandatario, comenzaron a llegar ayer a la capital para participar en este ritual democrático en el cual participarán numerosos dirigentes políticos del país y tres expresidentes. Jimmy Carter, George W. Bush y Bill Clinton confirmaron su presencia.

Trump "tiene verdadera prisa de llegar a la Casa Blanca y de ponerse a trabajar para los estadounidenses", había señalado el miércoles su vicepresidente, Mike Pence, de 57 años. Mientras tanto, un tercio de los legisladores demócratas anunció que no concurrirá al acto protocolar de asunción del presidente republicano.

Decretos revisionistas

Trump prevé estampar hoy su firma en cuatro o cinco decretos, y en muchos otros, a partir del lunes, para desmantelar todo lo posible de la gestión de su predecesor sin esperar al Congreso.


Obama y Guantánamo

En vísperas de dejar su cargo, el presidente Barack Obama envió una carta al Congreso, dirigida a los republicanos, para denunciar su oposición al cierre de la prisión de Guantánamo, un hecho que consideró "contrario a los valores" de Estados Unidos.

"No hay simplemente ninguna justificación, más allá de la política, para la insistencia del Congreso en dejar abierto ese centro de detención", indicó el mandatario en el texto, que fue divulgado públicamente por la Casa Blanca.

Un día antes de dejar la Casa Blanca a su sucesor, Donald Trump, Obama llamó al Congreso a "cerrar esa instalación y permitir que los hombres y mujeres en uniforme que sirven en Guantánamo vuelvan a asumir los desafíos del siglo XXI". Ese centro de detención "nunca debió haber sido abierto, para empezar".

En la visión del saliente mandatario, la existencia de ese centro de detención –ubicado en una base militar en territorio cubano– es "contraria a nuestros valores, mina nuestra presencia en el mundo, y ya ha pasado el momento de cerrar ese capítulo".

La carta fue dirigida a los presidentes de las dos cámaras del Congreso (controladas por el Partido Republicano) y en ella Obama afirma que los legisladores contrarios al cierre del centro de detención "abdicaron de su responsabilidad para los estadounidenses".

"Pusieron la política por encima de los costos a los contribuyentes, las relaciones con nuestros aliados y la amenaza que representa dejar abierta una instalación que los gobiernos de todo el mundo condenan", manifestó Obama.

De acuerdo con el presidente, en la actualidad el centro alberga 41 prisioneros, pero señaló que las restricciones impuestas por el Congreso a su eventual trasferencia a cárceles en territorio estadounidense "no tienen sentido".

Poco después de llegar a la Casa Blanca, Obama se comprometió a cerrar Guantánamo.


Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección