Atacante de Orlando usaba apps gays y ya había visitado el club Pulse

Los primeros informes sobre el autor del tiroteo indican que era violento y profesaba el odio por homosexuales
La matanza en la madrugada del domingo en una discoteca gay Pulse en Orlando, Florida, fue la masacre más grande de la historia de Estados Unidos desde los atentados del 11 de setiembre de 2001. Medio centenar de personas fueron asesinadas en un tiroteo, luego de que Omar Mateen, un estadounidense de 29 años de origen afgano, abriera fuego con un arma semi-automática.

Kevin West estaba en el estacionamiento de Pulse -el club donde ocurrió la masacre- y vio llegar a Mateen. Lo había conocido hace un año a través de una aplicación de citas para hombres: Jack'd. También lo había visto varias veces en Pulse, el club nocturno conocido por ser un punto de encuentro de la comunidad LGTB. "Lo reconocí enseguida", aseguró West, según recoge la BBC. "Recuerdo los detalles. Nunca olvido una cara", agregó.

"A veces se sentaba en la esquina y bebía solo, y otras se emborrachaba tanto que se volvía ruidoso y agresivo", contó un asiduo a Pulse sobre el atacante.


Pero West no fue el único que lo contactó a través de una aplicación de citas ni que aseguró haberlo visto en el club nocturno. También lo hizo Cord Cedeno, ciudadano de Orlando de 23 años. "Compartía su fotografía en los sitios, por lo que era fácil reconocerlo", contó al Washington Post.

"Llevaba al menos tres años yendo al bar", dijo Kristina McLaughlin, uno de los artistas que se presentaba en Pulse.

Inestable y homofóbico: ¿quién es Omar Mateen?


A pesar de que aseguran que era visitante asiduo del club nocturno y que utilizaba aplicaciones para tener citas con hombres, los primeros informes de antecedentes del autor del tiroteo que dejó 50 muertos y 53 heridos dan cuenta de un hombre violento que profesaba odio por los homosexuales.

Nació en Nueva York en 1986, pero se mudó a Florida e inició estudios en derecho. En 2009 se casó con su primera esposa, pero se divorció dos años después. "Me pegaba. Podía llegar a casa y empezar a pegarme solo porque la ropa no estaba lavada o algo por el estilo", dijo la mujer, y agregó que tuvo que pedirles ayuda a sus suegros ante la violencia cada vez mayor de su exesposo. "Ellos literalmente me salvaron la vida", expresó la mujer.


"Era un enfermo mental. Esa es la única explicación que puedo dar. Estaba evidentemente perturbado", dijo la exesposa del atacante.


Mateen tenía un arma por su trabajo como guardia de seguridad en un centro de reclusión de delincuentes juveniles.

A pesar de que el Estado Islámico se atribuyó el ataque, los familiares de Mateen dicen que era una persona "privada" y que no era demasiado expresivo sobre su fe musulmana.

El padre del atacante dijo que su hijo era "homofóbico", y que su odio hacia los homosexuales se había incrementado luego de que viera recientemente a dos hombres besándose en el centro de Miami. "Se besaban y se tocaban y me dijo: 'Mira eso, frente a mi hijo hacen eso'", contó el padre de Mateen.


Populares de la sección