Ataque en Múnich mantiene latente el terror en Europa

Es el tercer ataque contra civiles en el continente en menos de 10 días
Europa se encuentra en una situación de temor y susceptibilidad por los atentados de los últimos meses, que produce que cada ataque o tiroteo se vincule casi inmediatamente con el extremismo islámico. París, Bruselas, Estambul y, más recientemente, Niza, dejaron instalada la sensación de que en cualquier lugar un ataque como ese puede suceder, ya sea a instancias de una célula coordinada o de un "lobo solitario". Múnich fue, por varias horas de la tarde de ayer viernes, otro de esos puntos de atención mundial, pero por más que la tragedia golpeó la ciudad, esta vez la amenaza islámica no parece haber sido parte del ataque.

Se trata del tercer ataque contra civiles en Europa Occidental en menos de 10 días, después del atentado con un camión en Niza (sur de Francia) el 14 de julio, que dejó 84 muertos, y un ataque con un hacha en un tren en Baviera, que dejó un saldo de cinco heridos.

Ayer, 10 personas –incluido el atacante– murieron en un tiroteo en un centro comercial de la capital bávara, que fue obra "muy probablemente" de un germano-iraní de 18 años oriundo de la ciudad bávara que se suicidó, anunció anoche la Policía local. Las autoridades señalaron a su vez que hubo varios heridos de gravedad. "El autor es un germano-iraní de 18 años de Múnich", que no era conocido por los servicios de policía y sus motivaciones hasta el momento siguen "totalmente no dilucidadas", declaró el jefe de la Policía local, Hubertus Andra, en conferencia de prensa.

El ataque se abordó como un atentado terrorista para activar a todas las unidades disponibles de los diferentes cuerpos, pese a que no había indicios que apuntaran en esa dirección, reconoció la Policía. Testigos del hecho señalaron que el autor del tiroteo disparó con armas largas. La policía indicó que no disponía de ningún indicio que vinculara el tiroteo a un atentado islamista.

Como consecuencia de este incidente, un festival musical que se estaba llevando a cabo en la ciudad fue cancelado.

La canciller alemana, Angela Merkel, convocó para hoy a una reunión de su consejo federal de seguridad en Berlín para "analizar la situación", indicó anoche su portavoz. Una de las primeras reacciones internacionales tras el ataque fue del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que se comprometió a dar "todo el apoyo necesario" a Alemania.

"Alemania es uno de nuestros más próximos aliados y vamos a comprometer todo el apoyo que sea necesario en estas circunstancias", dijo el mandatario. "Nuestros corazones están con todos aquellos que han resultado heridos", añadió.

La Policía de la ciudad bávara mencionó un "final de la alerta" lanzada al producirse la matanza, aunque se mantenía "prudente".

Los transportes volvieron a funcionar anoche. La estación central de trenes de Múnich, que había sido evacuada, reabrió y los trenes volvieron a funcionar.

Fuente: Agencias

Populares de la sección