Ataque a refugiados sirios causa indignación internacional

Hubo 28 muertos en un ataque del que nadie se responsabiliza
Las negociaciones siguen, la tregua se restablece una y otra vez, pero la gente continúa muriendo. Esta vez, las víctimas de un ataque perpetrado durante la noche del jueves fueron 28 civiles de un campo de refugiados cercano a la frontera de Siria con Turquía; el episodio, que ninguno de los bandos en guerra se adjudicó, generó la indignación internacional.

El ataque fue calificado como "crimen de guerra" por las Naciones Unidas, ya que muchas de las personas que se encontraban en el campo eran desplazados que huían de los combates en la provincia de Idleb, en el norte de Siria.

La autoría de los bombardeos, que se realizaron presuntamente desde el aire, todavía no fue descubierta, dado que por esa zona es frecuente que sobrevuelen aviones sirios, rusos y de la coalición internacional que lidera Estados Unidos.

El gobierno sirio, enfrentado desde hace más de cinco años con opositores rebeldes, negó ayer cualquier implicación en el bombardeo al campo de desplazados y acusó a los rebeldes de realizar recientemente "ataques contra objetivos civiles" para luego poder acusar al gobierno de Damasco. Sin embargo, la acusación carece de fundamento si se tiene en cuenta que los opositores que se enfrentan a las tropas de Al Asad en el territorio sirio carecen de fuerza militar aérea. "Las informaciones de algunos medios afirmando que la fuerza aérea siris atacó un campo de desplazados en la provincia de Idleb son falsas", indicó un comando del Ejército gubernamental.

Rusia también se desligó de los ataques y aseguró que ningún avión ruso o sirio sobrevoló la zona del ataque a la hora en que supuestamente se realizaron los bombardeos. "Ninguna nave rusa u otra sobrevoló" esa zona, aseguró el portavoz del ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov, quien añadió que el campo pudo ser víctima de un ataque "premeditado o accidental de artillería" de los yihadistas del Frente Al Nosra. Los rebeldes sirios, como es lógico, acusan del bombardeo al régimen de Damasco.

Tras conocer la noticia, varios organismos internacionales, como la ONU o la Unión Europea (UE) expresaron su indignación. "Estos campamentos de tiendas están instalados en este lugar desde hace varias semanas y pueden verse fácilmente desde el cielo, así que es extremadamente improbable que esos ataques mortíferos sean accidentales. Es mucho más probable que sean deliberados y constituyan un crimen de guerra", afirmó Zeid Ra'ad Al Hussein, alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

La UE calificó el ataque de "inaceptable" y Estados Unidos indicó que, aunque no está confirmada la autoría del régimen sirio en el bombardeo, este corresponde "totalmente" con sus operaciones anteriores. La semana pasada el gobierno sirio también estuvo bajo el ojo público al atacar un hospital pediátrico de Alepo donde murieron decenas de personas.

Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección