Atchugarry: "Un héroe" que se marchó en silencio

Sin honores de Estado y con una reservada ceremonia, fueron velados los restos del exministro
Alejandro Atchugarry fue un cultor del perfil bajo. Lo había demostrado en 2003 cuando decidió renunciar a su cargo de ministro de Economía y Finanzas, luego de sortear con éxito la peor crisis económica de la historia reciente del país, y lo reafirmó ayer, al ser velado -como él lo había pedido- en un reservado acto, pese a que Presidencia dispuso honores fúnebres de ministro de Estado, y el Partido Colorado propuso velarlo en su sede.

El expresidente, Julio María Sanguinetti, lo definió como "un héroe de la República sin quererlo", como alguien que "brilló sin proponérselo, austero y sencillo".

Por su parte, el presidente Tabaré Vázquez, que llegó al velatorio sobre las nueve de la mañana, lo definió como "un hombre de diálogo, de conocimiento profundo, muy centrado y serio". "Los uruguayos le debemos mucho", agregó.

El senador colorado, Pedro Bordaberry, recordó a Atchugarry como alguien que "no solamente tenía la tranquilidad de enfrentar momentos duros, sino que lo hacía con una sonrisa, con paz". Atchugarry era "un ejemplo de conducta en el Estado", apuntó el líder de Vamos Uruguay.

En el mismo sentido, el senador y presidente del directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Heber, se refirió a Atchugarry como "un ejemplo de cómo deben ser los hombres políticos". "En esta actividad, a veces tan desprestigiada lamentablemente, acá tenemos a un hombre prestigioso por la entrega, sin pedir nada a cambio, ayudando al país como lo ayudó cuando estuvo en tiempos difíciles".

Al velatorio asistieron también, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre; el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García; el exintedente de Montevideo, Mariano Arana, el senador de la Lista 1001, Marcos Carámbula, el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, el líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, entre otros.

El presidente del Banco Central durante la crisis, Julio De Brun, lo definió como "un gran patriota, una persona extremadamente creativa, tenaz, terca, con un enorme sentido republicano". De Brun recuerda una frase del almirante inglés Horatio Nelson, que Atchugarry usaba como mantra en tiempos de dificultad: "Inglaterra espera que cada uno cumpla con su deber".

Cuando los restos del ex ministro de Economía emprendían viaje rumbo al Cementerio Parque del Recuerdo, un puñado de familiares, políticos y empresarios que habían asistido al velatorio, lo despidieron con un contundente aplauso, al que se sumaron los vecinos que desde la vereda de sus casas veían partir la caravana. "Era lo más grande que hay", exclamó uno de ellos.

Opiniones

Fernando Pereira, presidente del pit-cnt
"Además de que supo navegar en la crisis, era un tipo fraterno, cariñoso, amigo. Hoy es un día de duelo para Uruguay.
(Atchugarry) Es de los pocos uruguayos que tienen consenso de todos los partidos, y en todas las organizaciones. Él tuvo una actitud muy firme con el Uruguay, muy realista, muy consciente y no se aisló de los trabajadores".

Jorge Larrañaga, senador (Partido nacional)
"Muere un ejemplo, ojalá el sistema político tuviera a muchísimos como Alejandro Atchugarry. Un hombre que se transformó en una figura vital en tiempos muy duros para la vida del país en la salida de la crisis económica del 2002. Sin Atchugarry seguramente hubiera sido muy difícil encontrar los caminos de la reprogramación de los depósitos de las bancos públicos y el canje voluntario del endeudamiento externo".

José amorín batlle, senador (partido colorado)
"Alejandro Atchugarry era un fenómeno. En lo más profundo de la crisis ayudó de forma determinante a sacar el país adelante. Eso lo pudo hacer por como fue como diputado y senador, por la capacidad por el trabajo por esa calidad para intentar consensuar. Siempre se ganó el respeto de todos. Fue el más querido de los legisladores y cuando le tocó ser ministro en la más fea cosechó lo que sembró".

Edgardo Novick, partido de la gente
"Alejandro era un amigo, una persona muy honesta, que dejó su vida por el país. Yo me seguía juntando con él casi todos los meses, íbamos a comer algo, aunque Alejandro no comía casi nada, y me seguía dando muchos consejos. Seguía muy informado sobre todas las cosas del país (...) y nos aconsejaba mucho como aconsejaba a todos aquellos que se lo pedían. Estamos muy apenados por su pérdida".

Populares de la sección