Atentado en Orlando es el peor de la historia de EEUU desde el 11/9

Medio centenar de personas murieron en una discoteca; el Estado Islámico asumió la autoría
La matanza en una discoteca gay en Orlando (Florida) es la masacre más grande de la historia de Estados Unidos desde los atentados del 11 de setiembre de 2001. Al menos 50 personas murieron en el tiroteo, luego de que Omar Mateen –un ciudadano estadounidense de 29 años, de origen afgano– abriera fuego con un arma automática.

Asimismo, más de medio centenar de personas se encuentran heridas, algunas de ellas en estado crítico.

El hombre portaba un fusil de asalto y una pistola, se atrincheró dentro de la discoteca con rehenes y comenzó a disparar hasta que fue abatido por la Policía. "No vi a los atacantes, solamente vi cuerpos cayendo cuando estaba ordenando una bebida en el bar", dijo uno de los testigos.

El Estado Islámico (EI) asumió la autoría del atentado a 12 horas de la tragedia. De hecho, el atacante llamó al 911 antes de perpetrar la masacre y declaró su lealtad al grupo yihadista. El FBI enseguida creyó que se trataba de un ataque islamista, en especial porque Mateen había sido objeto de investigación, ya que "era sospechoso de tener vínculos con los radicales islámicos", de acuerdo con un funcionario del FBI.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dio una conferencia de prensa en donde definió el atentado como un "acto de terror y odio". Se trata del peor tiroteo de la historia del país, pero Obama llamó a no caer en la desesperación. "Ningún acto de terror u odio puede cambiar lo que somos", dijo el mandatario.

Mateen había sido investigado por sus lazos con otro atacante suicida, el primer estadounidense en perpetrar un atentado en Siria en 2014. Asimismo, el atacante ya había estado en el ojo del FBI antes, en 2013, cuando hizo comentarios en los que trasuntó posibles vínculos terroristas.

"En el curso de la investigación, Mateen fue entrevistado dos veces. Al final no pudimos verificar el fondo de sus comentarios y la investigación fue cerrada", dijo un agente especial del FBI.

Luego de los atentados que el EI se ha atribuido en Europa, como el de París de noviembre de 2015 o el de Bruselas en marzo de este año, el ataque en la discoteca de Orlando marca la presencia del grupo yihadista en Estados Unidos. Pero no es la primera. En diciembre de 2015, una pareja armada en San Bernardino, California, realizó un atentado y asesinó a 14 personas. El EI saludó a los autores de la masacre y los calificó como "soldados" de su autoproclamado "califato".

El candidato a la presidencia por el Partido Republicano, Donald Trump, se felicitó por "tener razón" sobre el radicalismo islamista. "Pero no quiero felicitaciones, quiero vigilancia y severidad. ¡Tenemos que ser inteligentes!", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

El club Pulse de Orlando, lugar en donde sucedieron los hechos, es uno de los sitios nocturnos más emblemáticos de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales) y la discoteca forma parte de una red que busca "despertar conciencias" sobre la homosexualidad en EEUU y en el mundo.

El padre del atacante dijo que el tiroteo no se vinculaba con la religión sino con la homofobia, pero esta teoría fue descartada una vez que el EI asumió la autoría del hecho.

¿Quién es Omar Mateen?

Estadounidense de nacimiento y de origen afgano, Omar Mateen fue quien perpetró la peor masacre en la historia de Estados Unidos desde los atentados del 11 de setiembre de 2001.

Nació en Nueva York en 1986, pero se mudó a Florida e inició estudios en derecho. En 2009 se casó con su primera esposa, pero se divorció dos años después. "Me pegaba. Podía llegar a casa y empezar a pegarme solo porque la ropa no estaba lavada o algo por el estilo", dijo la mujer, y agregó que tuvo que pedirles ayuda a sus suegros ante la violencia cada vez mayor de su exesposo. "Ellos literalmente me salvaron la vida", expresó la mujer.

Mateen tenía un arma por su trabajo como guardia de seguridad en un centro de reclusión de delincuentes juveniles.

A pesar de que el Estado Islámico se atribuyó el ataque, los familiares de Mateen dicen que era una persona "privada" y que no era demasiado expresivo sobre su fe musulmana.

El padre del atacante dijo que su hijo era "homofóbico", y que su odio hacia los homosexuales se había incrementado luego de que viera recientemente a dos hombres besándose en el centro de Miami. "Se besaban y se tocaban y me dijo: 'Mira eso, frente a mi hijo hacen eso'", contó el padre de Mateen.


Fuente: Agencias

Populares de la sección