Atentado en París agrega más incertidumbre a campaña francesa

Ultraderechista Marine Le Pen y centrista Macron encabezan sondeos
Francia se encamina el domingo a una de sus elecciones más imprevisibles de todos los tiempos, con una carrera ajustada entre la candidata de extrema derecha Marine Le Pen, el centrista Emmanuel Macron, el conservador François Fillon y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, y con un atentado en las últimas horas de campaña que puede generar un efecto no previsto.

La candidata antiinmigración y antieuro Le Pen, que según todas las encuestas lograría pasar a la segunda vuelta de las presidenciales, el 7 de mayo, perdió terreno en los últimos días, al igual que el otro favorito, el centrista y proeuropeo Emmanuel Macron. Ambos tienen una intención de voto de 23%.

Mientras, el conservador Fillon, que se mantiene en carrera pese a que fue imputado en marzo por desvío de fondos públicos, y el líder de la izquierda radical Mélenchon, que registró un sorprendente salto en las encuestas, les pisan los talones con casi 20%.

La diferencia entre los cuatro principales aspirantes a la presidencia de Francia es tan corta que se encuentran dentro del margen de error de los sondeos, por lo que cualquiera está a priori en condiciones de pasar a la segunda vuelta.

En el balotaje, si se cumplen los pronósticos, la líder del Frente Nacional perdería frente a cualquiera de los demás candidatos, por el efecto de la concentración de votos contra la extrema derecha, como había pasado en 2002.

Atentado en París

Sin embargo, el asesinato de un policía ayer en los Campos Elíseos de París, reivindicado por Estado Islámico (EI), puede agregarle más incertidumbre a una elección pareja como pocas, en una sociedad profundamente divida por los efectos de la inmigración y aún marcada por los atentados de noviembre de 2015.

Un policía murió y dos resultaron heridos en un tiroteo registrado anoche en el emblemático sitio parisino, informaron fuentes policiales. El agresor fue abatido tras el ataque, indicó el Ministerio del Interior. El EI reivindicó el ataque por su agencia de propaganda Amaq. El tiroteo ocurrió dos días luego de la detención de dos sospechosos de planear actos de terrorismo en Marsella.

Los cálculos políticos indican que el atentado puede favorecer políticamente a Le Pen, que enarbola un discurso muy crítico con la inmigración musulmana.

Foco en los indecisos

En medio de esta incertidumbre, los candidatos pusieron el foco, ayer jueves, en los indecisos y en intentar mitigar el nivel de abstención, en un momento en que más de un cuarto de los franceses todavía no decidieron por quien votarán el domingo. "Con al menos entre 20% y 25% de indecisos entre las personas seguras de ir a votar, estos últimos tres días serán cruciales para cerca de diez millones de votantes", señaló Chloé Morin, directora del observatorio de opinión de la fundación Jean-Jaurès.

El debate que no fue

La televisión pública francesa desistió de organizar un debate electoral entre todos los candidatos, como el de principios de abril, frente a la negativa de algunos aspirantes a participar tan poco tiempo antes del final de la campaña electoral.

La líder de extrema derecha, que reforzó su discurso antiinmigración en la recta final de la campaña, subrayó ayer que tiene la convicción de que encabezará la primera vuelta del domingo porque siente "una movilización increíble" de sus votantes.

En su último mitin el miércoles por la noche, en la ciudad de Marsella (sureste), pidió a sus simpatizantes una movilización máxima. "No a la abstención, no a la dispersión de los votos. ¡Todos a las urnas!, lanzó Le Pen ante 5.000 personas. La irrupción de Le Pen coincide con el resurgimiento de movimientos populistas de derecha en varios países de Europa.

Fuente: Agencias

Populares de la sección