AUF espera convencer a Interior de que Policía ingrese al clásico

El Ministerio del Interior dice que es un "tema cerrado"
A pocos días de que se dispute el primer clásico del año en el país, las autoridades del fútbol uruguayo y del Ministerio del Interior terminan de concretar los detalles del operativo de seguridad previsto para el miércoles 5. Sin embargo, todavía persisten algunos temas por resolver en los que los clubes y el ministerio no se ponen de acuerdo. Es que aún con un decreto del Poder Ejecutivo que regula los controles de seguridad durante los partidos y con las cámaras de identificación facial ya instaladas y probadas, el punto de discusión sigue siendo si la Policía debe entrar o no al estadio. En ese sentido, la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) espera convencer al Ministerio del Interior de que los policías ingresen a las tribunas para reforzar a la seguridad privada. Sin embargo, para el ministerio ese es un “tema cerrado”.

“A nosotros nos gustaría mucho (que la Policía ingrese), es una presencia fuerte desde el punto de vista institucional. Todas las medidas que se han tomado hasta el momento están dirigidas a eso”, dijo a El Observador el jefe de seguridad de la AUF, Rafael Peña. Para Peña, la presencia policial dentro del estadio “es un problema que se tiene que conversar” de cara al partido del miércoles. En ese sentido, se mostró optimista y sostuvo que en su momento el ministerio se había negado a que el partido se jugara de noche pero que “se conversó y se llegó a que sí existía la posibilidad”.

Pero la AUF no es la única que se muestra a favor de esta iniciativa. Por el contrario, el encargado de seguridad de Peñarol, Jorge Ruibal, dijo a El Observador que “estos temas se están tratando” ya que “la normativa dice que una vez que estén instaladas las cámaras la policía tiene que estar dentro pero obviamente eso es resolución última de la autoridad policial”.

El decreto del Ejecutivo sostiene como “medida inmediata” el “ingreso de grupo de intervención de respuesta policial de la Guardia Republicana a sectores seguros que garanticen su accionar en tribunas evaluadas según la amenaza de riesgo incidentes, para garantizar la prestación de colaboración a la seguridad privadas”.

En ese sentido, el asesor legal del Ministerio del Interior en la Comisión de Violencia del Deporte, Celestino Conde, dijo a El Observador que la Policía dará “garantías en la puerta del Estadio” pero no ingresará salvo caso de necesidad. “Eso está establecido en el protocolo, vamos a estar en las entradas del estadio apostados y en caso de que sea necesaria la intervención de la Guardia Republicana ahí vamos a ingresar. Para el Ministerio del Interior es un tema cerrado”, sentenció.

Cámaras habilitadas

El encuentro del miércoles contará por primera vez con la presencia de las cámaras de identificación facial que el Poder Ejecutivo obligó a la AUF instalar dentro y fuera del Estadio Centenario antes del 1ero de abril. Según explicó Peña las cámaras fueron puestas a prueba desde el “punto de vista operativo” el pasado jueves 23 durante el encuentro de Uruguay y Brasil. Incluso se simuló una falla en la corriente para verificar que las mismas continúen funcionando con un generador. Peña aseguró que la falla fue “imperceptible”.

Si bien la conclusión de la primera prueba fue “muy positiva”, Conde opinó que lo “deseable” hubiese sido “la posibilidad de tener más partidos para hacer ajustes tanto en lo exterior (del estadio) como en lo interior”. Sobre todo teniendo en cuenta que “el nivel de riesgo” de un partido de la Selección es diferente “al clima que se vive durante la disputa de partidos del fútbol local”.

Las cámaras volverán a ser puestas a prueba hoy durante el partido de Nacional y Boston River. En ese sentido, Peña dijo que el partido de este sábado “fue elegido” por desarrollarse en condiciones “similares” a las del clásico. “Queremos tener la oportunidad de probar todas las herramientas que disponemos para la seguridad en esas circunstancias”, señaló. En tanto, Ruibal dijo que “que hay que tomar prevenciones para que no ocurran cosas lejos del campo de juego” , razón por la que la AUF estudia una resolución para prohibir la presencia de todo tipo de banderas durante el clásico.

Fecha en cuestión

La fecha en la que se realiza el clásico fue cuestionada días atrás por la Comisión de Prevención de Violencia en el Deporte que recomendó a la AUF jugar el partido un fin de semana y horario diurno. El director nacional de Deporte, Fernando Cáceres, dijo al sitio web de Presidencia que mantener la fecha del 5 de abril fue “una decisión desafortunada” y que “los inconvenientes que ofrece el fixture no pueden ser más importantes que las condiciones necesarias de seguridad para los aficionados espectadores”.

Pero el partido del sábado también despertó críticas por parte de la Unión de Trabajadores del Transporte (Unott) que esta semana advirtió al ministerio la posibilidad de que se generen disturbios dado que horas antes del partido de Nacional, Peñarol se enfrentará a Sud América en el estadio Campeón del Siglo y las hinchadas de ambos cuadros podrían eventualmente coincidir en las calles. “Este tipo de actitudes de la mesa ejecutiva de la AUF lo único que hace es complicarle la vida a los ciudadanos y la operativa del ministerio”, sostuvo Conde quien agregó que la decisión “aumenta los riesgo” y exige un esfuerzo mayor del ministerio para desplegar un operativo en dos lugares casi que al mismo tiempo. Pese a eso, Conde aseguró que se van a tomar medidas de seguridad “adicionales”.

Protocolo para solicitar salir de la lista negra

El decreto del Poder Ejecutivo encomendó al Ministerio del Interior y los equipos de fútbol a elaborar una lista con los nombres de las personas que tienen antecedentes asociados a conductas de violencia en el deporte. Para esto, el Ministerio del Interior solicitó al Poder Judicial los nombres de todas aquellas personas que fueron procesadas, sancionadas o tipificadas por esta falta. En tanto, los clubes tuvieron que elaborar listas propias con los nombres de aquellas personas que, aún sin haber sido procesadas, tienen una notoria vinculación a hechos de violencia.

De cara a esta “lista negra”, el encargado de seguridad de Peñarol, Jorge Ruibal, contó a El Observador que el club está elaborando un protocolo para que las personas “que se sientan injustamente incluidas en la lista tenga un procedimiento para salir de ella”. Una vez culminado, el protocolo deberá contar con la aprobación de la AUF y de los demás clubes. El punto en cuestión es definir el tiempo que tiene que pasar para que una persona pueda solicitar ser quitada del listado.

En ese sentido, el asesor legal del Ministerio del Interior, Celestino Conde, dijo a El Observador que en el caso de las personas que ingresan a la lista por tener antecedentes, la Justicia es la que determina en la sanción el periodo de tiempo en el que la persona no podrá ingresar a un partido como medida cautelar. Una vez pasado ese plazo, corresponde a los clubes resolver si quitarlos de la lista o mantenerlos por el tiempo que considere necesario. El jefe de seguridad de la AUF, Rafael Peña, dijo que la lista ya tiene más de cien nombres.

Populares de la sección

Acerca del autor