Aumentan policías en estadios pero siguen sin entrar a tribunas

Ministerio del Interior capacitará a guardias de empresas de seguridad
Cámaras de seguridad con reconocimiento facial instaladas, guardias de seguridad privados capacitados por el Ministerio del Interior y un cuerpo especial de policías destinado a partidos de fútbol. Esas medidas fueron acordadas ayer en dos reuniones que tuvo la cartera de seguridad, una con el Club Nacional de Fútbol y otra con el Club Atlético Peñarol.

Luego de los encuentros, el subsecretario del Ministerio del Interior, Jorge Vázquez, anunció en conferencia de prensa que a partir de marzo, cuando comience el próximo torneo de fútbol, el Estadio Centenario, el Gran Parque Central y el estadio Campeón del Siglo tendrán las cámaras de identificación facial en funcionamiento y se trabajará en conjunto con las empresas de seguridad para capacitar a su personal. "En este sentido tanto la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) como los clubes y el Ministerio del Interior estamos alineados en el trabajo", sostuvo.

A su vez, la Policía contará con 300 efectivos que serán destinados a un cuerpo especial para partidos de fútbol.
De todos modos, esa fuerza especial no ingresará a las tribunas, sino que se concentrará en el perímetro exterior de los estadios, rodeará las canchas y se ubicará, además, en puntos de entrada y centros de recaudación.

"No va a haber presencia policial en las tribunas, si tenemos que apoyar en alguna circunstancia veremos de qué forma se realiza ese ingreso", dijo el director nacional de Policía, Mario Layera.
Eso implicará que las tribunas seguirán siendo controladas por empresas de seguridad contratadas por los clubes. Las autoridades del Ministerio del Interior destacaron que el personal de esas empresas será capacitado por la Policía.

Layera explicó, además, que en un principio la fuerza policial especial será destinada solamente a partidos de fútbol y utilizará la misma lógica que el del Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) que se aplica en el área metropolitana, por el que se definieron áreas críticas donde aumentar la presencia de policías.

En el caso del fútbol, se lo considera un "escenario crítico" y por eso la especialización de personal. "Va por ese camino. Hay que recorrer varios elementos jurídicos y contractuales para lograr tanto que la AUF como los clubes puedan participar con este programa conjuntamente con nosotros y estaríamos elevando el nivel de seguridad en los escenarios deportivos", subrayó el director de Policía.

A las cámaras, que estarán instaladas en los estadios de Nacional, Peñarol y el Centenario se adicionará una versión "móvil" para poder ser trasladadas a otras canchas. La Policía estará capacitada para detectar a quienes generen disturbios, pero serán los clubes los que apliquen el derecho de admisión, por tratarse de espectáculos que organizan ellos.

El presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, dijo que en el momento en el que una persona sea detectada como participante de un disturbio, queda inmediatamente inhabilitada a ingresar a cualquier estadio a partir del próximo partido. "No podemos dejar que un puñado pueda contra el placer y el fervor del fútbol", dijo.


Populares de la sección