Aumentó la tasa de mortalidad infantil con relación a 2015

En 2016 hubo 1.800 nacimientos menos pero murieron nueve bebés más
El Ministerio de Salud Pública (MSP) informó ayer que la tasa de mortalidad infantil aumentó de 7,5 muertes cada 1.000 nacimientos en 2015 a 7,99 en 2016. Eso se desprende de los 376 recién nacidos que murieron el año pasado respecto a los 367 de 2015, incluso con menos nacimientos registrados, según surge de los datos actualizados sobre fecundidad, natalidad y mortalidad infantil y materna.

Si bien la subsecretaria de la cartera, Cristina Lustemberg, señaló que en los países con índices de un dígito no se debe ver la tasa anual sino la tendencia, ese no fue el abordaje del tema que hizo el gobierno en 2016. "Es el porcentaje más bajo desde que se llevan este tipo de registros en Uruguay", dijo el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, en marzo de 2016 cuando se conocieron los datos anteriores. En aquel entonces, según publicó el portal de Presidencia, el jerarca calificó el hecho como "excelente" ya que "el indicador de mortalidad infantil en el mundo es muy importante".

Además, el ministro señaló que la noticia del mínimo histórico trascendía el sector de salud, porque tenía que ver con "las políticas públicas para la población, la calidad de cada uno de los prestadores de ASSE, el control del embarazo, el control en las maternidades y los controles perinatales".

Sin embargo, ante un dato anual más negativo que el anterior ayer se hizo énfasis en la "tendencia de los últimos 50 años", y se minimizó la lectura de los últimos 12 meses. Eso incluso cuando en términos absolutos se registraron más muertes sobre un total menor de nacimientos. "Hubo 9 fallecimientos más con respecto a 2015, lo cual en una tasa que disminuye 1.800 nacimientos hizo una tasa global de 7,9", explicó Lustemberg en rueda de prensa.

Si la tasa se hubiera mantenido en el mínimo histórico del año anterior tendrían que haber muerto 23 bebés menos que en 2015.

"Cada niño o niña que fallece nos genera mucho compromiso, estamos trabajando en identificar uno por uno", agregó.

Explicaciones


Con respecto a la disminución en los nacimientos, la jerarca hizo hincapié en que ese índice fue influenciado por la reducción de embarazos adolescentes. "El aporte que realiza el descenso de nacimientos de madres adolescentes representa más del 42% del descenso total de los nacimientos", explicó.

Uno de los 15 objetivos sanitarios del ministerio para este quinquenio es disminuir los embarazos no intencionales de las mujeres de entre 10 y 19 años. De hecho, Lustemberg destacó que tres de cada cuatro jóvenes que tienen un hijo se desvinculan del sistema educativo, lo que determina que sea "la punta del iceberg de muchísimas inequidades". Del total de embarazos en Uruguay, el 16% corresponde a adolescentes.

Por otra parte, la subsecretaria informó que 123 niñas y adolescentes de entre 10 y 14 años fueron madres durante 2016. "Este es un indicador que tenemos que trabajar muchísimo", afirmó.

En relación con años anteriores, 122 niñas tuvieron un hijo en 2015 y fueron 169 en 2014. Lustemberg sostuvo que casi la totalidad de esos embarazos son producto de situaciones de abuso o explotación sexual, por lo que "los uruguayos no se deben olvidar de esta cifra".

Con respecto a la mortalidad materna, en 2016 murieron 8 mujeres. La tasa de mortalidad materna del año pasado fue de 17 mujeres cada 100 mil habitantes, lo que ubica a Uruguay como el país de América Latina con la menor tasa.

Asimismo, una de las embarazadas murió el año pasado luego de haberse practicado un aborto clandestino. En ese sentido, el año pasado hubo 9.500 interrupciones voluntarias del embarazo, 200 más que en 2015, si bien estas cifras aún son preliminares.

Populares de la sección