Aumentó la venta de vivienda nueva en Montevideo en el segundo trimestre

Después de un primer tramo del año a la baja, hubo un incremento en las operaciones

Luego de varios meses de caída –después de un muy buen año– la venta de viviendas a estrenar empezó a repuntar en Montevideo. El año móvil a diciembre había cerrado con unas 1.970 unidades comercializadas, el mejor desempeño desde al menos 2013, muy influido por la vivienda de interés social. Pero le siguió un periodo de contracción: en marzo, el acumulado a 12 meses mostraba que ese número había caído a unas 1.800. Desde ese mes, sin embargo, la actividad tuvo signos de mejoría, por lo menos hasta junio, de acuerdo a un relevamiento encargado por la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (Appcu) al que accedió El Observador, que abarca los primeros seis meses del año.

Si se considera únicamente el segundo trimestre del año, los números muestran un marcado dinamismo en el mercado de obra nueva. En el período comprendido entre abril y junio se registró un incremento en la venta de viviendas a estrenar en la capital frente a los mismos tres meses de 2015. Este año se colocaron 545 unidades nuevas durante el segundo trimestre del año, lo que marca un aumento de 13% interanual.

El presidente de la Appcu, Eduardo Steffen, dijo que el crecimiento de la demanda "sorprendió" a los empresarios del sector, porque en los primeros tres meses de 2016 se había producido un descenso en la cantidad de operaciones: 33% menos que un año atrás.

A la hora de encontrar qué causas podrían haber hecho cambiar la pisada, Steffen apuntó al debilitamiento del dólar tras haber subido de manera notoria en los primeros meses del año. En el promedio de marzo la divisa estadounidense llegó a $ 32,1. Desde ese momento hasta ahora, en tanto, comenzó a descender de manera ininterrumpida. "Eso ha influido en el ánimo de los inversores para comprar", indicó Steffen.

Monoambiente y un dormitorio

El informe de la gremial también permite ver qué tipo de viviendas están dinamizando el mercado.

En el segundo trimestre de 2016 casi la mitad de las unidades adquiridas fue construida bajo el paraguas de la Ley de vivienda de interés social (conocida como VIS, que próximamente pasará a denominarse "vivienda promovida").

Los datos muestran que entre abril y junio el 55% de las viviendas vendidas en la capital respondía a promoción privada (300 unidades), mientras que el 45% restante (245 unidades) fue levantada bajo el régimen de VIS.

De acuerdo a Steffen, muchos inversores se han volcado a las viviendas de interés social, sobre todo para ofrecerlas luego en el mercado de alquileres. De hecho, el dirigente gremial sostuvo que "la ley ha tenido como consecuencia una estabilización en el mercado" de los arrendamientos.

Si bien el relevamiento de la Appcu no discrimina el costo de las viviendas comercializadas, Steffen indicó que "fundamentalmente" se están pidiendo unidades "pequeñas", monoambientes y de un dormitorio en el caso de la zona costera, y viviendas de un dormitorio si se trata de una VIS.

Por esto, uno de los pedidos de la gremial al Ministerio de Vivienda es que revea el tope de 50% de unidades de un dormitorio que puede haber por edificio, según lo estipulado en la reglamentación de la ley de VIS.

A fines de octubre se conocieron algunos cambios que el Poder Ejecutivo implementará en este sistema (como el mencionado cambio de nombre).

La nueva reglamentación –que estará vigente desde enero próximo– implica que el 10% de las unidades que se construyan en Montevideo tendrá limitados sus precios. En el interior, en tanto, el 20% de las unidades que se levante tendrá un techo en su precio de comercialización. Hoy los topes de precios rigen para el 25% de las VIS que se hace en Montevideo y para el 100% del interior del país.

Más allá de este punto, la gremial espera algunas otras respuestas vinculadas a las modificaciones que se introducirán en el régimen.

De ahora en más

Steffen prefirió no hacer proyecciones acerca de cómo pueden seguir las ventas porque el mercado está "muy cambiante", dijo. La comercialización de viviendas en general "bajó mucho", pero "influenciado" por un descenso en las operaciones de inmuebles usados, señaló. "Si la vivienda nueva ha aumentado en forma significativa, la usada ha bajado también en forma significativa", comentó.