Aún fuera de tono, Adele continúa brillando

Pese a su accidentada presentación en los Grammy, la cantante salió mejor parada gracias a su humor y honestidad

Al otro día de su presentación en vivo en los premios Grammy, Adele lloró. "Lloré casi todo el día", le contó la cantante inglesa a la conductora de televisión Ellen DeGeneres durante una entrevista en su programa. "De todas formas, si hubiese sido una actuación sobresaliente, también hubiese llorado. Siempre lloro", bromeó.

Durante su interpretación de la canción All I Ask en la ceremonia televisada en vivo, Adele experimentó dificultades técnicas con el piano que acompañaba a su voz. Según explicó la cantante en sus redes sociales y en el programa de DeGeneres, los micrófonos dentro del piano se cayeron y golpearon las cuerdas del instrumento, que generaron un ruido similar al de una guitarra eléctrica desafinada.

Mientras que la prueba de sonido ocurrió sin problemas, explicó , durante la actuación escuchó los golpes de los micrófonos "inmediatamente", pero que debido a la naturaleza de la transmisión en vivo decidió seguir cantando, pese a sentirse "congelada" sobre el escenario.

Su presentación en los Grammy era una de las más esperadas de la entrega de premios que celebran lo mejor de la industria musical. Pese a que la cantante atravesó la canción sin vacilar a la hora de cantar, en redes sociales como Twitter no faltaron los comentarios y bromas en torno a las figuras de los ingenieros y técnicos de sonido de los Grammy, encargados de preparar la presentación. También hubieron usuarios quienes, sin entender lo ocurrido, criticaron la presentación de la artista.

Embed

Desde el domingo, sin embargo, Adele ha sabido redimirse mediante una serie de acciones que no solo han reafirmado su carisma como estrella mundial de la música. "Debido a ello (la presentación)...Me voy a deleitar con un In-n-Out. Así que tal vez valió la pena", tuiteó Adele tras la ceremonia al hacer referencia a su posterior visita a una cadena de comida rápida estadounidense.

Días después, durante su pasaje por el programa de DeGeneres, la cantante tomó la oportunidad para redimirse y no dejar dudas sobre su talento. Adele interpretó nuevamente la canción All I Ask, que fue coescrita junto a Bruno Mars, en una presentación sin problemas técnicos y vitoreada por el publico del programa. La artista también cantó When We Were Young, otro de los temas que componen su tercer disco 25, que publicó a fines de 2015 y con el que ha roto varios récords de venta en diferentes países.

"Mientras más exitosa soy, más presión hay", comentó la cantante a la hora de responder si sufre de pánico escénico. "Siento que no puede ponerse peor que los Grammy, así que ahora estoy bien", bromeó.

Sin tapujos a la hora de reírse de sí misma, Adele participó además en una broma con cámaras ocultas ingeniada por la producción de DeGeneres, en la que entró a un local de bebidas y comenzó a actuar de manera disparatada, mientras seguía las órdenes de que la conductora de televisión le daba por un micrófono.

Embed



Populares de la sección