Ausid inició un ciclo de jornadas con el objetivo de "volver a las bases"

Satisfacción tras una primera instancia en San José en pos de promover una siembra directa de calidad
La Asociación Uruguaya pro Siembra Directa (Ausid) inició un ciclo de jornadas para ambientar un "volver a las bases" y, de esa manera, realizar manejos más adecuados y avanzar hacia una siembra directa que englobe la totalidad del sistema, afirmó a El Observador Agropecuario Facundo Capandeguy, vicepresidente de la Asociación Uruguaya pro Siembra Directica (Ausid).

Capandeguy evaluó la Jornada de Siembra Directa en Predios Lecheros organizada por Ausid junto con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y el grupo Plesid, institución que nació bajo la órbita de Ausid, impulsada por productores lecheros que querían avanzar en la siembra directa en una zona distante del litoral, que es la tradicional para la promoción de esa tecnología.

"Quedamos muy contentos por varios motivos. Porque iniciamos de muy buena manera un ciclo de jornadas junto con el INIA –la próxima será el 26 de mayo, en Flores–, porque nos acompañó mucha gente y porque anduvo muy bien este concepto de actividad en salón y campo", indicó.

También reconfortó que en la jornada hubo muchos técnicos del INIA, de diversas especialidades, que en los intercambios con los productores ambientaron un ida y vuelta de conceptos que se entiende fue enriquecedor para todos.

Siembra directa "es mucho más que el no laborear", afirmó Facundo Capandeguy, de Ausid.

Por la mañana, en el Espacio Cultural de San José, hubo exposiciones de Luciano Dabalá (Ausid), Horacio Rodríguez (Plesid) y Andrés Quincke (INIA).

Después del almuerzo, en el establecimiento El Chivo, hubo paradas de campo para observar: verdeo de verano aplicado y en barbecho para instalación de pastura; alfalfa de segundo año y alfalfa de tercer año; y cebadilla de tercer año.

"Como institución vemos que el tema siembra directa, que está completamente difundido en el país, es mucho más que el no laborear y por eso entendemos que nos falta muchísimo por hacer, para avanzar, para tener sistemas realmente sustentables", expresó.

Citó que la siembra directa "es un sistema que considera muchas variables, como el suelo dónde estoy parado, qué hago en ese suelo y cómo. Los suelos tienen diferentes capacidades de uso y eso nos determinará en gran medida el manejo que tendremos que realizar según el tipo de producción. Planificar teniendo en cuenta el sistema como un todo ayudará a tener éxito o no en la sostenibilidad del mismo, porque los manejos que hacemos hoy determinarán los del futuro".

"Lo que proponemos desde Ausid es volver a mirar la siembra directa como un sistema y no solo como una práctica, no basta con tener una fumigadora y una sembradora de labranza cero, el concepto es más amplio, hay que enfocarse más en el sistema, volver a las bases, no se están cumpliendo en la forma adecuada las rotaciones, no se están controlando las malezas de forma integrada, nos hemos olvidado de los tiempos de barbecho, de una cantidad de cosas y todo eso va en detrimento de la calidad de los suelos, en la productividad de los sistemas e incide en la erosión", expresó.

En ese marco, estas charlas "hacen una contribución muy rica" y permiten "que estas problemáticas se planteen no solo en las zonas agrícolas, también en otras más ganaderas o lecheras".

Los lecheros, dijo, tienen otras inquietudes, "como cuándo entran o salen sus rodeos de las pasturas, el tema pisoteo, las especies a utilizar, todo lo cual estuvo en consideración en una jornada que dejó muchas enseñanzas, incluso para la gente del INIA que tomó notas de temas en los que trabajar", concluyó.

Acerca del autor