Auto lleno de garrafas de gas generó alerta en París

Estaba estacionado cerca de la catedral de Notre Dame. El dueño y un acompañante fueron detenidos
Dos personas permanecen detenidas este miércoles después de que la policía francesa hallara varias garrafas de gas en un auto abandonado que estaba estacionado cerca de la catedral de Notre Dame de París en la noche del sábado, según fuentes policiales y cercanas a la investigación.

La fiscalía antiterrorista abrió una investigación, indicaron las fuentes y precisaron que no había ningún detonador en el vehículo.

El propietario del auto y una persona de su entorno fueron detenidos el martes. Los detenidos, según la cadena informativa "BFM TV", son un hombre y una mujer de 34 y 29 años conocidos por los servicios de seguridad, cuya nacionalidad e identidad no ha trascendido.

Un empleado dio la voz de alerta, tras advertir que el vehículo estaba estacionado con la carga, las luces de emergencia encendidas, sin matrícula, en la ribera del río Sena frente a la catedral de Notre Dame de París, una de las principales atracciones turísticas de la ciudad, según una fuente de la policía.

Expertos de la Policía Técnica y Científica examinaron el vehículo y encontraron en él una garrafa vacía en la parte delantera y otras seis llenas en la valija.

El diario "Le Figaro" señaló que las garrafas no estaban conectadas a ningún detonador o cable pirotécnico, pero su hallazgo ha despertado las alarmas por el actual contexto de amenaza terrorista, que según el primer ministro, Manuel Valls, nunca ha sido tan elevada en el país.

Francia está sometida a una amenaza terrorista sin precedente desde hace año y medio. En los últimos meses, varios atentados reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) han sacudido el país.

El pasado 14 de julio, 86 personas fallecieron atropelladas por un camión que irrumpió en el paseo marítimo de Niza durante las celebraciones del día de la fiesta nacional.

Menos de dos semanas después, dos jóvenes yihadistas asesinaron a un cura en Ruán, en el norte de Francia.

El grupo EI también reivindicó los ataques de París de noviembre de 2015, que costaron la vida a 130 personas.

El primer ministro, Manuel Valls, ha repetido en varias ocasiones que Francia debe estar preparada ante la posibilidad de nuevos ataques, aprender a vivir con la amenaza y desarrollar una nueva cultura de seguridad.

Fuente: AFP y EFE

Populares de la sección