Autoridad militar artiguense confirma siete casos de muermo en Quaraí

En el MGAP hay cautela, ya que aún no recibieron información oficial desde Brasil

Siete casos de muermo, enfermedad infecciosa que afecta a los caballos, fueron confirmados en la ciudad fronteriza de Quaraí, ubicada a pocos kilómetros de Artigas, según confirmó al portal Todoartigas.com el comandante Juan Carrere, del Regimiento de Caballería Nº 10.

El militar señaló en la mañana de este miércoles que se obtuvieron resultados positivos en los exámenes de maleína y de fijación de complemento. Los animales permanecen aislados a la espera de otras pruebas más rigurosas, que arrojarán 100% de efectividad en los resultados. En caso de confirmarse la presencia de la enfermedad, los animales serán sacrificados.

Al respecto, El Observador consultó al director de la División de Sanidad Animal del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Federico Fernández, quien dijo desconocer la información. Comentó que le parece extraño que si fuera así, aún no se haya recibido ninguna comunicación oficial desde Brasil, ya que la existencia de siete casos de muermo equino sería una información muy importante.

El funcionario agregó que hasta el momento sí hubo sospechas de algún caso, pero que nunca fueron confirmadas.

Se mantienen las medidas que prohíben actividades de circulación y concentración de equinos en un radio de 50 kilómetros desde la frontera con Brasil, así como el control de los movimientos desde y hacia los establecimientos de acopio de equinos, con destino a reventa y faena, en ese radio.

El muermo es una enfermedad infecciosa exótica, típica de los equinos, pero afecta a otros animales como los ovinos. Además es una zoonosis, o sea que afecta al ser humano, aunque su contagio a las personas es algo muy raro y los casos que se han dado hasta el momento ocurrieron a nivel de laboratorios. Hasta el momento no se ha desarrollado una vacuna para su combate.

Establecida la enfermedad, la tasa de mortalidad es próxima al 100%. Solo hay cura en detecciones muy prematuras; por lo tanto, si un animal es diagnosticado y su situación es considerada irreversible, será sacrificado.