Autoridades de la enseñanza esperanzadas con resultados de liceos de tiempo completo

Los logros de los liceos de tiempo extendido también son destacados por Secundaria

A un año de que el Consejo de Educación Secundaria (CES) se resolviera a apostar por la extensión del tiempo pedagógico, con la creación de liceos de tiempo completo y de tiempo extendido en ciclo básico, las autoridades celebran, con cautela, los primeros resultados positivos que arrojaron estas experiencias.

Los dos liceos de tiempo completo (LTC) inaugurados en 2016 - Barra de Maldonado y Las Piedras Nº 5- registraron una promoción de alumnos del 90% y 94%, respectivamente. En tanto, entre los liceos de tiempo extendido (LTE), tres de ellos se destacaron con resultados similares. Rivera Nº 6 alcanzó una promoción equivalente al 94% y San Carlos Nº 2 y Melo Nº 4 llegaron al 80%, según los datos preliminares que maneja el CES.

Después de años de números en rojo, en lo que se refiere a promoción y desvinculación en los liceos, las autoridades de Secundaria ven en estos resultados una luz en el horizonte.

De hecho, en diálogo con El Observador, la directora general de Secundaria, Celsa Puente, se manifestó esperanzada: "Acá hay una ruta para explorar. Para lo que es la realidad de Secundaria son resultados muy alentadores".

En 2016 existían en el país cinco LTC. Además, del de la Barra de Maldonado y Las Piedras Nº 5, se sumaban el de San Luis (Canelones), Rivera Nº 4 y el de Ismael Cortinas (Florida). El de San Luis fue el pionero y se inauguró en 2011. Este año el CES sumó el liceo Nº 4 de Mercedes.

A su vez, hasta el año pasado existían en todo el territorio nacional 12 LTE, a los que este año las autoridades sumaron tres: Piedras Coloradas (Paysandú), La Coronilla y Castillos (Rocha).

Puente señaló que no en todos estos liceos los resultados fueron tan auspiciosos como en los cinco mencionados al principio, pero indicó que en los que ya tienen algunos años, se notó una mejoría de dos o tres puntos porcentuales. El Monitor Educativo de Secundaria indica que en 2015 el liceo de San Luis logró una promoción de 67% (ver recuadro) y el de Rivera Nº 4 llegó al 64%, cuando el promedio nacional de promoción fue de 73%. Es decir, a nivel nacional 27% de los estudiantes de ciclo básico repitió el curso en 2015.

Lea también: Cuatro de cada 10 liceales tienen extraedad y tienden a desertar

Modalidades

En los LTC los estudiantes ingresan entre las 7.30 y 8.00 horas y salen entre las 15.30 y 16.00 horas. Dado que el edificio está ocupado durante todo el día, el liceo trabaja solamente con un turno de alumnos. Allí los estudiantes asisten a las asignaturas correspondientes a su año, almuerzan y en la tarde tienen tutorías o asisten a talleres.

En los LTE los estudiantes asisten a las clases curriculares durante un turno y en el contraturno tienen la posibilidad de concurrir a talleres, que en la mayoría de los casos no se desarrollan en el liceo, sino en locales comunales, clubes o plazas de la zona. Por esta razón, los LTE pueden recibir a dos turnos diferentes de alumnos. En la mañana, mientras un turno tiene clase, el otro asiste a los talleres en la tarde, y viceversa. A diferencia de los LTC no tienen cocina y comedor, por eso a los alumnos que no pueden ir a sus casas a almorzar, se les ofrece una comida rápida, como empanadas o sandwiches

"Los LTE tienen una oferta que necesita de otras instituciones y de la existencia de una red de trabajo diferente. Por otro lado, la limitante del TC es que el edificio tiene que tener las condiciones plenas. Por lo general, ya se construyen con su comedor y su cocina", explicó Puente. La jerarca adelantó que los LTE son la "opción" a la que apuntan actualmente las autoridades, cuando desde algún liceos les llega la inquietud de ofrecer una mayor oferta a los alumnos. "No podemos barrer una generación de jóvenes para transformar el liceo en TC, por eso les decimos que generen propuestas de talleres, en trabajo con la comunidad, y si funcionan les aprobamos la transformación a TE", afirmó.

Entusiasmo y gestión

Puente indicó que según un estudio que está realizando el departamento de Planeamiento Educativo de Secundaria, los LTC y LTE "están impactando" en los resultados educativos porque "generan un clima de trabajo diferente".

"Los chiquilines se entusiasman porque tienen una oferta complementaria a las asignaturas curriculares, que son los talleres, donde se los escucha y se recoge qué les gustaría hacer", dijo.

En los LTC, se les ofrece a los alumnos una serie de talleres y pueden elegir los que más les interesen. Para los estudiantes de LTE, los talleres son completamente opcionales porque estos se ofrecen fuera del horario curricular. Según señaló la directora de Secundaria, los talleres tanto en una modalidad como en la otra son muy variados: van desde el deportes (además de lo que ya tienen en el currículo), arte (danza, teatro, candombe, hip hop), ciencia (clubes de ciencia), periodismo, talleres de liderazgo, fotografía, actividades al aire libre (en el liceo de la Barra de Maldonado se ofrece, en este espacio, clases de surf).

Por otro lado, estas modalidades se ven beneficiadas por la llegada a los liceos de profesores de educación no formal -que se encargan de los talleres- y aportan al centro educativo una lógica distinta. Su figura es "más flexible", indicó Puente.

"El ambiente institucional cambia, por un lado, porque los chiquilines están más contentos, más enganchados con la oferta, pero por otro lado, los adultos empiezan a cambiar a partir de un intercambio con otros pares con los que antes no tenían vínculo", apuntó.

Más allá de esto, la jerarca resaltó que el impacto de los LTC y LTE es mayor cuando están acompañados de una buena gestión a nivel de dirección. Manifestó que este factor se cumple en los cinco liceos con más de 80% de promoción. "Cuando el TC o TE está a cargo de un director que es innovador, que acepta los talleres como espacios distintos que vienen a aportarle a los chiquilines otra lógica distinta y da lugar a los adultos nuevos, los resultados son fantásticos", expresó. "Cambia la realidad del centro, cambia el clima de convivencia, son liceos donde hay muy pocas dificultades, no hay casi problemas de convivencia. Hay entusiasmo", remató Puente.

Liceo de San Luis, el pionero

Dos plantas, ocho salones, sala de informática, laboratorio, huerta, comedor, cancha de fútbol, gimnasio y una biblioteca. Esas comodidades pertenecen al liceo del balneario San Luis, Canelones, el primero de tiempo completo del país, inaugurado en 2011 luego de que los vecinos de la zona reclamaran por más de una década tener un liceo propio. Es el mismo donde ayer se desarrolló el Consejo de Ministros presidido por el presidente Tabaré Vázquez. Durante años, los estudiantes debían compartir las instalaciones de la escuela Nº 159. Unos 200 alumnos asisten diariamente desde la hora 7.50 a las 16.45. En la mañana tienen clase curricular, como un centro tradicional, pero en las tardes los protagonistas son los talleres, con actividades que fueron elegidas por un consejo formado por padres, profesores y alumnos y que incluyen música, cocina, danza y teatro. Al año de inaugurado, la directora de aquel entonces Marta Bogorja señaló que se notaba una mejora en la deserción de los estudiantes.




Populares de la sección

Acerca del autor