Avanza indagatoria por lavado de exintendente argentino

Investigan a un escribano, un contador y un testaferro
De a poco, la Justicia uruguaya avanza en una investigación iniciada en 2013 sobre una maniobra de lavado de activos que implica a un exintendente de la provincia argentina de Santiago del Estero que compró por US$ 800 mil un apartamento en Punta del Este y tiempo después fue imputado por un caso de corrupción.

La condena contra el exintendente de la municipalidad de Santiago del Estero, Julio Alegre (aliado político del kirchnerismo), por una causa de corrupción en Argetina hizo que la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) del Banco Central radicara una denuncia ante el juez especializado en crimen organizado Néstor Valetti ante la sospecha de que la propiedad en Punta del Este haya sido comprada con dinero ilícito.

Desde entonces, el juez Valetti y el fiscal Juan Gómez iniciaron una investigación por presunto lavado de activos. "Hemos tenido algunos avances", comentó el magistrado a El Observador, aunque se excusó de brindar mayores detalles porque el expediente es reservado.

El año pasado declararon como indagados un escribano y un contador que tuvieron participación en la compra del apartamento en Punta del Este que adquirió Alegre y también otro ciudadano uruguayo que, supuestamente, actuó como testaferro del político argentino que en 2012 fue condenado a cumplir ocho años de prisión y hasta noviembre de 2015 seguía tras las rejas aunque con salidas transitorias, según publicó el diario La Nación.

Uno de los próximos pasos a seguir en la indagatoria será definir si se pide la extradición de Alegre, que si bien fue condenado en Argentina por las maniobras de corrupción, en Uruguay pudo cometer el delito de lavado de activos si se confirma que invirtió el dinero que ilegalmente obtuvo en el vecino país.

Como medida cautelar, la Justicia embargó el apartamento situado en el edificio Le Parc (frente a la Playa Brava de Punta del Este) y también un auto de alta gama que adquirió en Uruguay.

Alegre, que fue procesado en Argentina en 2009, había montado una estructura con funcionarios de la municipalidad de Santiago del Estero y de ese modo simuló contratos para cobrar cheques mediante empresas fantasma. En total quedaron implicados en la maniobra unas 20 personas, entre ellos, un hermano del exjerarca que también es indagado en Uruguay.

En Argentina, Alegre fue condenado por los delitos de asociación ilícita, defraudación calificada reiterada, peculado, negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho pasivo en concurso real de delitos. Esas figuras constituyen en Uruguay delitos precedentes al lavado de activos.

Según informó en su momento el diario argentino Página 12, el eslabón que permitió descubrir las maniobras de Alegre fue la detención de un funcionario de la municipalidad de Santiago del Estero que intentó cobrar un cheque emitido por esa dependencia.

Acusado de golpeador


En noviembre de 2015, uno de los hijos del exintendente de Santiago del Estero, Julio Alegre, hizo pública en una carta en la que acusó a su padre de haber ejercicio violencia doméstica, informó La Nación.

Populares de la sección