Avanza la cosecha de trigo en un escenario de desánimo

Los rindes son buenos, pero dados los bajos precios no se cubren los costos; en algunos casos hay niveles de humedad y calidad que preocupan
La cosecha de trigo avanza a buen ritmo en estos días. No hay contratiempos para efectuar la labor, no obstante el ánimo en los agricultores no es el ideal. Considerando el precio por el grano –el más bajo en mucho tiempo–, y que los costos no han descendido al mismo nivel, este rubro reportará pérdidas a muchas empresas.

Un relevamiento realizado ayer por El Observador permitió detectar que el avance en la labor de cosecha es muy dispar, con casos en los que se trilló el 50%, otros están lejos de eso y algunos casi han concluido la tarea.

En materia de rendimientos, por considerar un caso, el contratista Juan Maglia indicó que apreció un pico de 3.200 kg/ha cuando para cubrir los costos se precisan 3.500 kilos.

Maglia, quien presta servicios agrícolas a una empresa en el norte de San José, dijo que este año su cliente sembró 1.700 ha, un área idéntica a la del año pasado cuando a nivel país se sembró menos.

En algunas chacras se lograron más de 5.000 kilos de trigo por hectárea y en otras la mitad.

Lo positivo, indicó, es que "por lo menos acá se ha logrado una buena calidad". Habló de pesos específicos de 79 a 82 kilos por hectolitro. Complementó que se pudo trabajar bien, casi sin interrupciones y que avizora concluir la cosecha al comienzo de la semana que viene.

Tras confirmar que el trigo no es hoy un buen negocio, Maglia adelantó que "esta empresa hará una fuerte apuesta a la soja, va a sembrar en 4.000 hectáreas".

Álvaro Núñez, gerente técnico de la Unión Rural de Flores (URF), dijo que en la zona de acción de dicha institución se han ido cosechando las primeras chacras "y los trigos están entrando húmedos, con rendimientos que han andado bien –en el entorno de 3.000 kilos y algo más–, con buen peso hectolítrico, pero con problemas de proteína, de gluten".

"Es lo que pasa siempre", dijo, al comentar que en la medida en que se obtienen rindes más altos "se diluye la proteína en el grano".

Núñez expresó que de alguna forma "habrá que replantearse el negocio del trigo y el de la cebada, el precio es bajo y las mermas son muy importantes", incluso los productores "no tenían muchas ganas de invertir más, no querían echar más urea; hay que ver si en las condiciones actuales se pueden hacer cultivos de invierno".

Buenos indicadores en ADP

Un caso muy distinto es el de ADP. Alexis González, gerente de producción agrícola en la empresa, dijo que hoy concluirá la cosecha.

"En rendimientos venimos con un promedio de 3.800 a 3.900 kg/ha, con chacras que anduvieron en 5.000 o más (en Dolores, Río Negro y Paysandú) y otras en 2.500 (en Flores, Florida y Colonia)", informó, con diferencias que en gran medida responden a las condiciones de implantación.

En el tema calidad, "en chacras de alto rendimiento, la proteína bajó, está en 10 o algo menos". No obstante, vale precisar que en ADP "casi todo el trigo está pensado para forraje, porque tenemos una producción ganadera propia, en feedlot, muy importante".

Es más, a contramano de casi todos, ADP de 2015 a 2016 más que duplicó el área de trigo avanzando a 12 mil ha, motivado eso por su fuerte apuesta a la ganadería.

Según datos oficiales, este año en Uruguay se sembró trigo en 222 mil ha, 30% menos que en 2015, en la tercera zafra al hilo con caída de área.

La cifra

US$ 150,10 por tonelada fue el precio que ayer se informó para la posición marzo 2017 del trigo.

Populares de la sección

Acerca del autor