Avenida 18 de Julio: sin ruido, con bicisendas y transporte eléctrico

La Intendencia planea modificar los usos en el transporte y continuar con los recambios en cartelería y luces
Transformar y jerarquizar la principal avenida de la ciudad es una de las materias pendientes que tiene la intendencia de Montevideo, y a la que se apostarán todas las fichas en un plan de recambio que implica tanto los usos de transporte como el de los espacios públicos.

En junio, un estudio presentado por la comuna y realizado en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo y un equipo de consultores del experto en ciudades a escala humana, Jan Gehl, aseguraba que los espacios mal distribuidos, la falta de lugar o calles poco atractivas para caminar y la falta de oferta cultural eran algunos de los problemas de 18 de Julio.

Y proponía para solucionarlo restringir la circulación de autos, retirar el mobiliario obsoleto, crear bicisendas y solucionar la presencia del comercio informal.

La comuna había anunciado en principio que realizaría uno de los pilotos, sin embargo, ahora redobló la apuesta y asegura que la transformación será "100 veces lo de Gehl".

Cambio radical

"Lo de Gehl era un piloto en algunos lugares y esto es una transformación mucho más profunda de 18 de Julio", dijo a El Observador Ramón Méndez, asesor del intendente Daniel Martínez.

La idea es la de volver a ese punto emblemático de la ciudad en una avenida amigable y atractiva, sobre todo para quienes la recorren caminando y los ciclistas.

"Estamos pensando en una radical transformación del uso de 18 de Julio para el transporte, específicamente donde el centro esté en el peatón, la bicicleta y en un sistema de transporte colectivo mucho más eficiente, eléctrico y con otras características", agregó Méndez, lo que implica, por ejemplo, instalar bicisendas.

La movilidad es uno de los ejes estratégicos planteados por el intendente para realizar cambios en la ciudad, donde la "Y" que conforman 18 de julio, avenida Italia y 8 de Octubre es el centro.

Con un promedio de 2.000 peatones y 295 ómnibus circulando por hora, pensar en una 18 de Julio en silencio parece hoy una utopía. Sin embargo, eso es justamente lo que tiene en mente la intendencia.

"Solamente ómnibus eléctricos, peatones y ciclistas. Imaginate 18 de Julio sin ruido, sin bocinas, sin motores, solamente la gente", aseguró Méndez.

Trabajan en el proyecto 24 personas y la idea es realizarlo en este periodo de gobierno, en conjunto con proyectos en la misma línea para las otras dos avenidas.

La avenida de las marquesinas

La decadencia de 18 de Julio, que sufrió primero los embates de los centros comerciales y un nuevo revés con la crisis del 2002, comenzó a combatirse en 2014 con un cambio en la normativa sobre la cartelería.

Esa medida permitió descubrir fachadas de varios edificios emblemáticos.

Sin embargo, a dos años del decreto que solo admite la exhibición de un cartel plano-de no más de 0,40 metros de alto, entre el dintel de las aberturas de planta baja y los balcones o pretiles-, no se ha logrado que todos los comercios lo modifiquen.

Según dijo a El Observador Álvaro Paciello, asesor de Espacios Públicos y quien coordina la "rehabilitación a cielo abierto" de 18 de Julio, casi 70% de los comercios instalados entre Barrios Amorín y la plaza Independencia hicieron el recambio.

Paciello indicó que el núcleo duro está en entre 12 y 15 locales que no han mostrado interés en realizar el cambio y a los que se intimará este mes a apegarse a la nueva legislación.

"La intendencia ha dado una gracia para terminar de acá a fin de año el 100%", afirmó el Paciello, y agregó que a partir de 2017 se comenzará con un plan de recambio de marquesinas desde Santiago de Chile hacia el Obelisco.

Además de esos cambios, la intendencia planea terminar el año entrante con el recambio en la iluminación e igualarlo a la que se encuentra actualmente en la zona de la Facultad de Derecho.

Se busca lograr una "rehabilitación" de la avenida y del centro "en torno a la convivencia y habitabilidad" ya que está comprobado que eso redunda por ejemplo en el cescenos de los delitos, dijo el asesor de Espacios Públicos.

En conjunto con esa apuesta, se busca poder ampliar la oferta comercial y extender el horario de atención de los comercios. Paciello afirmó que desde noviembre ampliarán su horario –por ejemplo los sábados– y sumarán actividades en las plazas, aunque desde Grupo Centro informaron a El Observador que eso todavía es un proyecto y que no hay definiciones concretas.

Falta financiamiento para escaparates

El diseño está listo. Se trata de un escaparate movible, sobre ruedas, con espacio para guardar la mercadería dentro del mostrador que unificará los puestos de los 43 vendedores ambulantes en 18 de Julio.

Sin embargo, cada uno de ellos cuesta US$1.500 y la IMM no tiene el dinero para realizarlo.

Por otra parte, la comuna negocia con los vendedores de diarios y revistas para unificar también esos puestos, aunque no se ha llegado a un acuerdo.

Populares de la sección

Acerca del autor