Avizoran una década de precios estables para las materias primas

Serán clave áreas de cultivos levemente mayores y productividad más alta
Una productividad agrícola más alta y áreas de cultivo levemente mayores en la próxima década cubrirán una aumento en la demanda de alimentos, lo que conducirá a precios estables y a un período de mercados agrícolas más restringidos, según un reporte conjunto de la FAO y la OCDE que fue publicado este lunes.

En su informe anual sobre perspectivas agrícolas, ambas agencias dijeron que el consumo de alimentos sería mitigado por un crecimiento económico moderado, incrementos poblacionales más lentos y la tendencia de los hogares a destinar ingresos adicionales a ítems no alimenticios.


Según informó Reuters, las proyecciones a 10 años de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos refuerzan la lectura de que las materias primas agrícolas están dejando atrás una era de intensa volatilidad alentada por alzas de precios y tensiones en los suministros en 2007-2008.


"Con el crecimiento de la oferta y la demanda equilibrados, los precios reales de las materias primas agrícolas se mantendrían relativamente estables", dijeron la FAO y la OCDE.


"La creciente demanda por alimentos sería cubierta con incrementos en la productividad, con modestos cambios en las áreas de cultivo y en los rebaños de ganado", según el reporte.


El alza de los rendimientos explicarán el 80% del crecimiento productivo en los cultivos.


Para los cultivos, los incrementos en los rendimientos representarían un 80% del crecimiento de la producción. El otro 20% provendría de la expansión de las áreas de cultivo, en particular en Brasil y Argentina.


El reporte prevé también que las exportaciones agrícolas seguirán dominadas por un grupo pequeño de países, y que varias materias primas dependerían de un país para más de un 40% de los flujos de exportaciones en 2025, como es el caso de Brasil para el azúcar y la soja.


Los países en desarrollo seguirían liderando el crecimiento del consumo debido al aumento de sus poblaciones y un mayor gasto per cápita, lo que reduciría el número de personas desnutridas a un 8% de la población global en 2025 desde el actual 11%, según estiman las agencias.


Populares de la sección