Babasónicos, o cómo encantar fieras en un teatro

Adrián Dárgelos explica por qué el concierto que la banda argentina
da el martes en el Sodre es una experiencia irrepetible
Entrevista Dárgelos

"Nuestra posición es la de la opinión dentro de la música latinoamericana". La frase de Adrián Dárgelos no es novedosa en su caso; ese concepto se desprende fácilmente de cada trabajo que la banda ha realizado durante su carrera. Las opiniones de Babasónicos dentro de la música pop ("popular", simplificará el cantante) gravitan mucho más a nivel latinoamericano desde 2001, cuando su disco Jessico significó el paso hacia la masividad por parte de "un grupo de inadaptados de clase media" –así se han definido en varias entrevistas– que se convirtió en una de las referencias contemporáneas obligadas que interpelan a la música masiva haciendo canciones que a su vez siguen descifrando en forma permanente el código del gusto de millones de personas.

Pero, ¿qué es "opinar" haciendo discos y canciones? Una prueba de esto es lo que van a presentar el martes en Montevideo: Desde adentro / Impuesto de fe, es un disco en vivo realizado con la cadena de televisión HBO, editado en formato CD y DVD y también disponible en plataformas pagas como Spotify o gratuitas, como el sitio del grupo en Youtube. No es un show en vivo de concepto predecible, sino que más bien vuelve a encontrar a Babasónicos logrando lo improbable: resignificar algo supuestamente estandarizado –un show para TV cable– sin que esto implique alienar al espectador.

Este es el espectáculo que será presentado el martes en el Auditorio Adela Reta del Sodre, un espacio que Babasónicos reservó hace 18 meses y que explicita que este no es el clásico concierto que suelen presentar en Montevideo con regularidad y aceptación.

Sobre las 9 y media de la mañana de un martes, Adrián Dárgelos se acomodó en un sillón del VIP del Aeropuerto de Carrasco para explicar, con una agudeza y profundidad que ya son una marca de fábrica, un espectáculo que es asimilable a todo lo que representa ese complejo y magnético concepto llamado Babasónicos. "Había que formular un show que se llamaba 'Desde Adentro'. Nosotros elegimos que ese formato fuera 'ver donde la magia sucede', trabajar la cercanía con el público y conseguir una distancia en que los músicos casi se pueden tocar. No íbamos a hacer un unplugged. Esa es una idea del 89 que atrasa mucho y donde no podés cambiar nada, en el que se suele tender a los duetos o a lo sinfónico. Es un disco multiplataforma, es una forma de hacer discos que es nueva. Y como el formato nacía con nosotros, más allá de que luego se aplique a otras bandas, nosotros pudimos poner un poco para definir eso", explicó en el arranque de una gira de medios de dos días que marca cuán importante e irrepetible es la fecha para el grupo. "Lo vamos a hacer una vez en la vida, va a ser un show bastante único que no se va a volver a ver en nuestra carrera", aseguró.

En el espectáculo para HBO, la banda comienza a tocar mientras la gente va llegando a la sala y los músicos están dispuestos en círculo alrededor de Dárgelos, como nunca en posición de crooner en lo que es una relectura contemporánea de aquellos clásicos y añejos shows de TV. Esta vez, su voz queda casi desnuda. El planteo estético permite interacciones como que un enjambre de espectadores rodee a la banda, que haya intervalos cinematográficos y que ocurran otros cambios en escena.

dargelos5.jpg

Las influencias son evidentes. "Yo vi shows hasta de la Radio Televisión Uruguaya, vi conciertos para televisión de Sandro, de (Frank) Sinatra, de (Tom) Jobim, de los (Rolling) Stones. Acá todo esto se aplica a un show de teatro. Para nosotros intentarlo era como salir de la comodidad. Nos hace salir de nuestra posición y que reformulemos la música", explicó el cantante y compositor.

¿Cómo suena Babasónicos en Impuesto de fe? Para Dárgelos es mucho más que "minimalista", o al menos hay formas más específicas de definirlo: "Se le quita el barroquismo típico a la música y entonces se abre a otra sonoridad. Las canciones quedan más desnudas y por eso se puede disfrutar desde otro lado. A la vez, la melodía obtiene un punto de dramatismo y soledad y la música la sostiene con la menor armonía posible, no hay tantos instrumentos arriba de ella. Lo que no quita que no haya música bailable o tecno. Es menos barroco pero no es un acústico, no es un espectáculo simple".

Un conglomerado de 25 canciones componen la identidad de estos conciertos en vivo, lo que acerca al show que se verá en Montevideo a los 95 minutos de duración. Elegirlas no es tan fácil como podría parecer, comentó Dárgelos: "Verse a sí mismo, escucharse a sí mismo es complejo. Rever nuestra obra no es buscar solo los hits sino pensar qué clásicos funcionan reversionados. Y nosotros tenemos entre 260, 300 grabaciones. Es una obra muy vasta".

Este asunto y la cantidad de personas involucradas en la producción de un concierto así, que según Dárgelos llegan a unas 300, hacen que preparar un show de este tipo tome un tiempo de trabajo previo que toma, según el músico, "como tres veces lo que lleva hacer un disco de canciones originales". No es algo menor en el caso de alguien que tiempo atrás aseguró al diario La Nación que compone con displacer y "por hambre" y de una banda que edita con fruición por dentro y por fuera de las grandes discográficas. A fin de año, de hecho, lanzarán a través de su sello Bultaco el disco Inflame, una selección de descartes actualizados de Infame, el trabajo que les dio un premio Gardel de oro (uno de los máximos reconocimientos artísticos en Argentina) y fue editado en 16 países.

Estetización primero, espontaneidad después

dargelos1.jpg

"A nivel latinoamericano, solo nosotros y dos bandas más podemos hacer este formato (de conciertos). Quizá en México debe haber tres. Ellos (HBO) están apuntando a ese sector de bandas. Pero es un trabajo muy grande el que hay que hacer. Necesitás mucho repertorio y voluntad de cambio, aunque sea por un año. Son muchas horas de ensayo, de trabajo", dice Dárgelos. Y no es tan solo arrogancia lo que desprende en esta frase, sino también una percepción clara y resuelta de cómo se tiene que plantar un artista hoy para seguir teniendo peso específico en la evolución de la música popular en Latinoamérica. Para llegar a un concepto no seriado y estandarizado de concierto en vivo también hay que pensar en cómo estetizar formas musicales ya inventadas para que sean actuales. Este es un elemento evidente en la personalidad eternamente moderna del grupo, tanto a nivel de sonido y puesta en escena como en su producción audiovisual. "La música de la que yo provengo y de la que quiero formar parte –y por la que quizá seremos recordados– es la que contribuyó a la estetización de un proceso musical, no tanto por su espontaneidad. La espontaneidad es importante para la fluidez y para el delivery de esta música. Pero Babasónicos piensa mucho en este proceso de reestetización del sonido; eso que le da sobrevida a la banda e interés y curiosidad de los músicos por seguir haciéndola ", añadió Dárgelos.

En un futuro en el que la idea de una música popular parece algo mucho más fragmentado y lejos de los éxitos globales y las audiencias multitudinarias, Babasónicos sigue tendiendo precisamente a ser su propio nicho. "La melange de estilos y voluntades que hacen a la música luchan por la tendencia de la música popular. Nosotros queremos opinar en eso. Cuando vos ves una cosa y podría haberse hecho hace 20, 30 años atrás... y bueno. En Impuesto de fe hay muchas cosas que no podrían haber sido hechas tanto tiempo atrás. Hay instrumentos que no existían y otros elementos. Pero la gracia acá es ver la alquimia de cómo se produce esto. La magia de la sincronía de músicos tocando en un mismo lugar, en un mismo tiempo y encantando a la gente. Suscitando la atracción del espectador y provocando su catarsis. Esa es la idea de Impuesto de fe: cómo encantás a las fieras", sentenció.
Poner al espectador en ese lugar, puede concluirse entonces, es también una forma de opinar, más allá de que este no sea un disco de canciones nuevas. Pero, ¿cuántas bandas opinan hoy? "Un puñado", dice Dárgelos. ¿Y qué se necesita para eso? "Tomar posiciones de riesgo respecto a lo lírico, a lo compositivo, a lo sónico y lo sonoro; a la actitud en la formación de un discurso y en la relación con la industria. Si no tenes actitud en esa relación con la industria es imposible sobrevivir".

dargelos2.jpg



Populares de la sección

Acerca del autor