Bajo el hechizo de Cate Blanchett

Con "Carol", la actriz australiana luce su distinción y encuentra en Rooney Mara la pareja ideal

Una mañana, en el caos del ruido y el comercio, entró una mujer rubia en un abrigo de piel", recordaba la autora Patricia Highsmith en una edición de 1989 de la novela El precio de la sal, ahora llevada a la pantalla bajo el nombre Carol (2015). "Quizá la noté porque estaba sola, o porque su abrigo de visón era una rareza, y porque parecía emitir una luz (...). Mi cabeza se sintió rara, como si me fuera a desmayar, pero al mismo tiempo elevada, como si hubiese tenido una visión".

La experiencia, en conjunción con las vivencias de una de sus exparejas, permitieron a Highsmith tejer un drama con aires a thriller, en el que Carol (Cate Blanchett), una mujer de clase alta, esposa y madre, comienza una relación con Therese (Rooney Mara), una joven empleada de una tienda de departamentos en el Estados Unidos de mediados del siglo pasado.

Los obstáculos no tardan y pronto, la soledad que habían logrado dirimir entre ambas resurge a la fuerza, en una sociedad que no solo estigmatiza e insulta a los diferentes sino que también los sume en una suerte de callejón sin salida.

Así, Carol debe enfrentarse a un esposo controlador que quiere quitarle la custodia de su hija. Así, Therese comienza a ver sus cimientos sacudidos, tanto en lo romántico como en lo vocacional.

El filme, dirigido por Todd Haynes (I'm not there, Lejos del paraíso, Velvet Goldmine) y con seis nominaciones al Oscar, pone a la australiana Blanchett en el rol de Carol, dándole la oportunidad de volver aún más quimérica a la figura rubia creada por Highsmith. A lo largo de la película, Blanchett se envuelve con una elegancia intoxicante, delicada, pero amenazante, que enamora al espectador de la misma forma en la que enamora a Therese.

En el caso de Blanchett, la sofisticación trasciende la ambientación, las joyas, los peinados armados y los trajes ceñidos. En el filme se hace notorio el histrionismo que la caracteriza, aquella afinidad dramática y teatral que la hace más que perfecta para el rol. Sin embargo, cuando Carol sufre los impedimentos y las traiciones de su esposo, la intensidad de Blanchett no se pierde, se convierte. En ningún punto su vulnerabilidad se torna frágil, sino que le imprime aún más aristas a un encantamiento arrancado de otra época.

Mara, por su parte, es la contrapartida ideal que nunca se reduce a ser solo una joven embelesada por la figura de la mujer mayor. Para ella, el enamoramiento no es obnubilación, sino una verdadera chance para terminar de comprenderse y construirse a sí misma. Aunque parece inocente e ingenua, su rostro de ojos fascinados deja entrever desde un principio que está a la espera de algo que la sacuda, como la Sabrina de Audrey Hepburn. A pesar del amor y la pasión entre ambas, la amenaza de que las protagonistas pierdan todo lo demás (status social, familia) a manos de su relación se hace omnipresente, inevitable e inquietante.

Como realizador, Todd Haynes ya había deslumbrado a la crítica con I'm not there (2007) y Lejos del Paraíso (2002). Ahora logra presentar una cinta que en ningún momento rompe el embrujo, sino que seduce, como la ilusión de Highsmith.

Populares de la sección

Acerca del autor