Ballet del Sodre presentó con éxito su Hamlet ruso en Buenos Aires

La compañía uruguaya recibió muy buenas críticas en la vecina orilla
El Ballet Nacional del Sodre (BNS) se mudó temporalmente a la capital argentina para llevar al país vecino su versión de Hamlet ruso, y según las críticas y sus protagonistas fue un éxito. La obra, que propone un impresionante despliegue escenográfico para contar su historia y que agotó funciones en su presentación en Montevideo, se presentó en Buenos Aires con cuatro shows que fueron hasta el sábado pasado en el teatro Ópera de la calle Corrientes.

Creado por el coreógrafo ruso Boris Eifman y estrenada por primera vez en 1999 en San Petersburgo, Hamlet ruso recorre la historia del príncipe Pablo de la familia Romanov, que luego pasaría a ser el zar Pablo I de Rusia. El espectáculo aborda, principalmente, la relación con su madre, Catalina la grande, y el supuesto asesinato del zar Pedro III a manos de esta última.

La compañía nacional estuvo en la capital argentina desde el pasado miércoles hasta el sábado, montando una serie de funciones que, a pesar de que sufrieron algunos contratiempos, catalogaron como "mágicas". El principal problema fue la lesión de uno de los bailarines del cuerpo, que se lastimó en una de las acrobacias que se realizan en el espectáculo, y la partida de una de las integrantes del elenco, que tuvo que regresar a Montevideo por problemas personales.

"Había muchísima energía, los bailarines estaban súper concentrados, estaban atentos y dándose un montón para adelante. Eso creó una emoción extra muy linda y pudimos trabajar muy bien como equipo", contó a El Observador Lorena Fernández, asistente de dirección.

"A la gente le está gustando muchísimo y las críticas publicadas en los medios fueron muy buenas", agregó.

En ese sentido, La Nación aseguró que Hamlet ruso "es un fenómeno escénico que desborda danza, neoclásica y por momentos expresionista", mientras que Clarín catalogó el espectáculo como excelente y destacó las individualidades de los primeros bailarines María Noel Riccetto, Ciro Tamayo y Gustavo Carvalho, y la bailarina Careliz Povea.

Fernández contó también que una de las funciones fue gestionada exclusivamente por parte del gobierno de la ciudad de Buenos Aires para niños de la periferia de la ciudad, donde pudieron compartir una charla con Julio Bocca una vez terminada la presentación.

Allí también se le entregó una placa como homenaje al director de la compañía, un acto en el que estuvo presente la directora del teatro Colón, Paloma Herrera, con quien se fundió en un abrazo que despertó la ovación de los presentes. La argentina había estado semanas atrás en Uruguay asistiendo en los ensayos del próximo espectáculo del BNS, Don Quijote.

"El público reaccionó al verlos unidos. La gente en Buenos Aires tiene muchas expectativas de lo que pueda surgir de su trabajo en el Colón. Es una mujer muy fuerte", dijo la asistente de dirección del BNS.

Lo siguiente en la temporada del BNS será el Don Quijote, que se estrena el 25 de mayo e irá hasta el 9 de junio. A eso le seguirá la Gala VI –del 27 de julio al 6 de agosto-, Romeo y Julieta –del 20 de setiembre al 4 de octubre– y El Cascanueces –del 21 al 28 de diciembre–.

Los preparativos para Don Quijote

El elenco del Ballet del Sodre, que llegó al país ayer domingo pero tuvo un día de descanso por el viaje, volverá a los ensayos del Quijote mañana, a falta de pocas semanas para su estreno oficial en el Auditorio Nacional. Será el jueves 25 de mayo e irá hasta el viernes 9 de junio. Las entradas están a la venta en Tickantel y boleterías del Auditorio y van desde $ 60 a $ 850.

Populares de la sección