BARDOT: una musa y un bar

Bardot invita a esquivar la rutina e ingresar a su universo de música, tragos y comida americana. Un lugar pensado para escapar de lo cotidiano y, aun así, sentirse en casa

Por Agustina Amorós

En el año 2012, seis hombres emprendedores con experiencia en el rubro gastronómico tomaban la decisión de asociarse para abrir su propio negocio. "Queríamos emprender, aunque no teníamos definido qué tipo de propuesta llevaríamos a cabo", confiesa Rodrigo Pérez Boga, uno de los socios que da vida al emprendimiento. En setiembre de 2013, tras varios meses de obra para convertir una casa en un bar, Bardot abría sus puertas en la calle Manuel Errazquín casi rambla Mahatma Gandhi. En primera instancia el nombre pretendía hacer referencia al mundo digital (bar-dot), pero una vez que el bar cobró vida, la figura de la actriz y cantante Brigitte Bardot comenzó a nutrir la comunicación y la estética del lugar, "Se dio de forma natural, casi de casualidad". Hoy, aquella emblemática Brigitte, ícono de los años de 1960, es una auténtica musa del bar de Punta Carretas.

UNA MUSA Y UN BAR 03

La propiedad solía ser un loft y parte de esa esencia se mantiene, desde la distribución de los espacios hasta una estufa a leña revestida en piedra que invita a ponerse cómodo. El bar cuenta con un amplio ambiente en planta baja y dos espacios distribuidos en la planta alta. La reforma estuvo a cargo del estudio de arquitectos Álvarez Urioste, quienes se encargaron de superar las expectativas de sus clientes. "Quisimos generar una experiencia distinta a la rutina de todos los días y que, al mismo tiempo, tenga un espíritu hogareño y acogedor", afirman los emprendedores. Su propósito salta a la vista al atravesar la puerta de vidrio y encontrarse con un cálido ambiente de doble altura. "Nuestro amigo Raúl Fernández en su momento se involucró mucho con la decoración. No es un socio del bar, pero fue muy partícipe en cuanto al interiorismo. También el arquitecto Juan Miguel Urioste estuvo muy involucrado en la propuesta decorativa. Todo fue pensado con gran detenimiento", relata Pérez Boga.

UNA MUSA Y UN BAR 04

Los ambientes generan sensación de intimidad, a pesar de que el bar tiene capacidad para recibir hasta a 100 personas (si el clima es favorable). "La reforma tuvo como objetivo potenciar cada espacio y a su vez aprovechar las características originales de la propiedad. Colocamos un deck de madera en el exterior para aprovechar la vista a la rambla", relata Bernardo Garat, otro de los socios.

Todo tiene un porqué


UNA MUSA Y UN BAR 05

En el interior, las paredes se encuentran revestidas con madera de pino en relieve para aportar textura y calidez al ambiente. En distintas partes del bar, botellas de vino y cerveza se exhiben en perfecta simetría. Una robusta pared de piedra se mantuvo fiel a la propiedad original. El lateral derecho del bar es contorneado por un cómodo sillón de cuero verde, diseñado específicamente para ese espacio.

En el centro del salón, se despliegan unas cuantas mesas cuadradas acompañadas de sillas de Viena de roble oscuro. Una amplia barra de mármol gris es iluminada por varias luminarias de metal. Sobre la izquierda, una estética escalera de madera y hierro permite el acceso a la segunda planta. Emblemáticas fotografías de Brigitte Bardot cuelgan de las paredes, inyectando sensualidad en cada ambiente.

La decoración de Bardot pretende trasladar a sus invitados a otra época. "Tomamos la decisión de conseguir todos los objetos a través de remates o hacerlos a medida: nada fue comprado a nuevo o propuesto sin un argumento que lo sostenga", resume Garat.

Sabroso y sensorial


UNA MUSA Y UN BAR 06

La propuesta culinaria fue diseñada por el chef Santiago Garat. La carta es acotada con el objetivo de proponer platos de excelente calidad. La gastronomía es de tipo americana, donde se destacan las hamburguesas caseras y las papas rústicas de la casa. "Tenemos un público bastante equilibrado entre los que vienen a cenar y aquellos que llegan un poco más tarde a tomar algo. En el bar tratamos de adaptarnos a ambos públicos", afirman los socios. Lo sonoro juega un rol protagónico en la propuesta. La oferta musical es amplia: recorre todas las épocas y abarca rock, funk y soul, siempre anglosajón. "No somos exclusivos de ningún estilo o artista en particular, pero tenemos una línea musical bien determinada".


Populares de la sección