Básicos para armar la merienda de toda la semana

Planificar es fundamental para lograr una merienda saludable


Una buena merienda debe generar buenos hábitos, no interferir con las siguientes comidas, en su composición, contener al menos algún nutriente valioso y no contener sustancias perjudiciales para el organismo del niño.

Con las meriendas de la escuela, planificar vuelve a ser la mejor estrategia.

En la compra semanal de la casa, se incluyen bebidas y comidas para las meriendas como:

Opciones adecuadas:

· agua, jugos de frutas sin azúcar agregada o con endulzantes como stevia.

· Yogures, naturales de vainilla o con sabores, sin golosinas asociadas.

· postres lácteos con los mismos criterios (flan, cremas, de vainilla).

· frutas, ensalada de frutas, gelatina sin azúcar con frutas.

· cereales, semillas, granola, barras de cereal, pasas de uva, mezclas de frutos secos sin sal agregada (se la ponemos nosotros en casa).

· galletas de cereal o granola, pan de viena, pebete o tortuga, plantillas, pop casero, barquillos, bizcotelas, torta bizcochuelo, budín de naranja, vainilla, muffins. Todo lo casero se puede hacer más interesante manipulando los ingredientes (azúcar rubia, miel, aceite, avena).

También vale comprarlo hecho, en ese caso se aplica el criterio de cuanto más simple, sin relleno, baños ni coberturas, colores intensos, mejor será el resultado.

Ahora a disfrutar de elegirla, incluso con ellos mientras los educamos y cuidamos.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Acerca del autor