Batman y Superman son cosa seria

Con una película refinada de acción y suspenso, la ganadora del esperado duelo cinematográfico entre los dos superhéroes es la audiencia

Batman vs Superman: el origen de la justicia tiene asegurada la visita de millones de espectadores alrededor del mundo. El filme dirigido por Zack Snyder reúne por primera vez en la historia del cine a los dos personajes más populares de la industria cómic, considerado como una fuente inagotable de inspiración que ha generado el cine más taquillero de la última década.

Dos años y medio después del anuncio inicial de duelo entre estos dos titanes de la historieta, los estudios Warner Bros y la editorial DC finalmente completaron su trabajo y la prueba impuesta por las altas expectativas del filme está superada. La película protagonizada por Ben Affleck y Henry Cavill en el rol de los superhéroes del título tiene todo lo que los fanáticos de este género esperan, así como otras cualidades estéticas y narrativas que podrán ser apreciadas por los menos interesados en los problemas de un par de hombres que portan capas.

Tras el frío aunque redituable recibimiento del Superman presentado por Snyder en El hombre de acero (2013), tanto cineasta como productor ejecutivo –Christopher Nolan, director de la aclamada trilogía del Batman interpretado por Christian Bale entre 2005 y 2012– decidieron acudir al Hombre Murciélago no solo para asegurar la atención de los inagotables entusiastas por el personaje, sino también para sentar las bases de un nuevo universo cinematográfico de varios personajes que se reunirán en 2017 en La Liga de la Justicia, la respuesta a los Avengers de Disney y Marvel.

Con esa tarea –sumada el objetivo de hacer meramente verosímil un enfrentamiento entre un millonario cincuentón y un alienígena invencible– era de suponer que el guión concebido por David Goyer pero rearmado y estilizado por Chris Terrio (guionista de la premiada Argo), no lograría lidiar con profundidad todo lo que debía abarcar. Sin embargo, el resultado es un filme de dos horas y media que, más allá de un tercer acto un poco insulso aunque predicible dentro de este género, se presenta como un relato de suspenso con momentos de acción cuidadosamente confeccionados.

Batman vs Superman: el origen de la justicia inicia exactamente dos años y medio después del final de El hombre de acero. Affleck se adentra bajo el manto de un Batman que ha combatido el crimen en Ciudad Gótica durante veinte años que ahora se debate qué rol tomar frente a Superman, cuyas destructivas acciones al final del filme anterior de Snyder ocasionaron la muerte de millones de personas en Metrópolis, ciudad al otro lado de la bahía del hogar de Bruce Wayne.

Batman v. Superman

Atento a las críticas que recibió en su anterior largometraje, Snyder propone en su nuevo proyecto un filme que se toma el tiempo necesario para construir el esperado primer encuentro entre estos dos personajes, así como una galería de personajes secundarios que incluyen a Lex Luthor (Jesse Eisenberg), Lois Lane (Amy Adams) y el mayordomo de Bruce, Alfred (Jeremy Irons). Todos ellos, más las apariciones de algunos héroes cuyos nombres mejor no revelar, son utilizados de manera astuta. Mientras que Irons se luce como el aliado y la figura paternal de Wayne, Eisenberg propone en su Lex Luthor de impronta millennial un antagonista de una maldad bufonesca.

La ambición del director y su equipo rinde sus frutos a nivel audiovisual. Con dos ciudades enteras para explorar, la cámara de Snyder y su director de fotografía Larry Fong se cuela con destreza en los rincones de los edificios, callejones y en una moderna Baticueva que reflejan un trabajo de diseño de arte sobresaliente.

Sobre los protagonistas del título, los seguidores de Superman deben ir avisados que esto no se trata de su secuela, sino de la película de Batman. Desde los créditos iniciales dedicados al momento seminal en el origen del héroe, así como en varias escenas oníricas, el filme tienda a evocarse lo más posible en el Caballero de la Noche. Por si fuera poco, la introducción de la Mujer Maravilla, interpretada por la actriz Gal Gadot, termina de robarse todos los aplausos s gracias a sus intervenciones.

Y aunque Superman sí tiene un momento en particular que lo hace brillar en un filme cuyos focos no están centrados en él, nadie podrá quedar inmóvil ante la primera escena en conjunto de los tres héroes mencionados previamente, un momento lo suficientemente espectacular para establecer un futuro prometedor para DC y Warner Bros.

Lo mejor

Como un Batman más envejecido y paranoico de lo costumbre, Affleck es sin duda uno de los mejores aspectos de la película. El actor no solo demuestra una destreza física colosal en su papel, sino un compromiso emocional fuera y dentro del disfraz.

Lo peor


La duración de la película puede atentar contra los espectadores. Mientras que las piezas narrativas propuestas en el guión de Terrio van apareciendo de manera cautivante, sobre la tercera parte el puzzle se entrevera y el filme recae en un tercer acto de una escala épica pero de un resultado más insulso.



Populares de la sección

Acerca del autor