BBVA pronostica mejora de competitividad frente a vecinos

Para este año proyecta una expansión de 0,7% de la economía uruguaya
La economía uruguaya crecerá de manera muy tímida durante 2016. En un contexto de caída de confianza del consumidor, un mercado laboral golpeado y salarios reales con crecimiento casi inexistente, no se espera que el consumo pueda "tirar" del nivel de actividad, rol que supo desempeñar en los últimos años. No habrá tampoco una mejora del resultado fiscal para el término de 2016 –que seguirá en 3,5%– y la inflación se mantendrá bastante lejos del rango meta establecido por el equipo económico. Esos son algunos de los pronósticos que contiene el informe "Situación Uruguay" de BBVA Research, el departamento de estudios del Grupo BBVA, presentado ayer.

Sin embargo, no todas son malas noticias para el país en el corto plazo. Producto de la recuperación que, se estima, atravesarán el peso argentino y el real brasileño, Uruguay verá cómo su competitividad mejorará frente a ambos vecinos. Esto es una buena nueva por dos motivos: Uruguay coloca gran parte de su producción en esos países y, además, compite con ellos en terceros mercados.
El trabajo señala que, pese a la leve apreciación que experimentó el peso frente al dólar en los últimos tiempos, no se perdió competitividad frente a los socios regionales dado que sus monedas locales se fortalecieron más. Desde marzo y hasta mediados de mayo, el peso argentino se apreció 4,6%, el real 4,9% y el peso uruguayo 2% en promedio.

De aquí en más, los supuestos de una menor depreciación e inflaciones altas de Argentina y Brasil llevarían el tipo de cambio real multilateral a tener una "recuperación importante". Se espera, en tanto, que el peso siga devaluándose para llegar a $ 35,2 a fines de 2016 y a $ 37,1 un año después.

Cuánto crecerá Uruguay


El contexto económico a nivel mundial mejoró, postula el informe, pero de todas maneras el crecimiento seguirá siendo bajo. Estará atado, además, a cómo evolucione la economía china y qué decisiones tome la Reserva Federal en Estados Unidos. En este escenario, BBVA Research espera que América Latina se contraiga 1,1% este año. Brasil, en particular, caerá 3%.

Uruguay, por su parte, se expandirá un magro 0,7% en 2016 (una revisión a la baja de su última proyección de 1,1%) y retomaría una senda de crecimiento más robusto en 2017 cuando, con la ayuda del sector externo y la inversión, llegaría a 1,5%. Se trata de un pronóstico más optimista del que maneja el gobierno.

El lunes, cuando el ministro de Economía, Danilo Astori, anunció cómo se implementará lo que llamó "consolidación fiscal", informó acerca de las nuevas proyecciones de crecimiento que maneja el Ejecutivo: 0,5% en 2016; 1% en 2017; 2% en 2018 y 3% en 2019. Para BBVA Research, tanto este año como el próximo la inflación seguirá elevada: 9,2% y 8,7% respectivamente.

El informe apunta que, por el lado de la demanda interna, durante el primer tramo del año no se ve ninguna señal de dinamización del consumo privado, que se espera termine el año "estancado" respecto a 2015. Tampoco se proyecta para este año una suba de los salarios reales ni una recuperación de los niveles de empleo.

Por el lado de las exportaciones, el informe del departamento de estudios del banco español vaticina que aumentarán alrededor de 1% este año, impulsado fuertemente por el aporte de la actividad turística. Fruto de la recuperación futura de Argentina –principal emisor de turistas para Uruguay– se podría esperar una mejora en este sector en los próximos trimestres, agrega. En materia de colocaciones en el exterior, el trabajo añade que la recesión que atraviesa el principal socio comercial de Uruguay, Brasil, pegará sobre las exportaciones nacionales. Para las importaciones, en tanto, se espera un decrecimiento del orden del 2%.

Si bien el informe sostiene que hay pocas posibilidades de abatir el déficit fiscal en el corto plazo, da cuenta de un cambio en las prioridades del gobierno en el terreno de los desequilibrios que enfrenta. Hasta 2015, dice, contener precios era su mayor desvelo, mientras que este año el discurso oficial cambió y hace énfasis en cuidar el grado inversor y las cuentas públicas.

Populares de la sección